Jane Birkin, Gainsbourg y los amores que comienzan mal

0
144

Conocida a nivel mundial, la cantante Jane Birkin saltó el pasado viernes al escenario del Instituto Francés de Madrid para ofrecer un emotivo recital con las canciones más importantes de quien fuera su pareja durante doce años, el ya fallecido compositor y cantante Serge Gainsbourg.

Una sonriente y entregada Birkin saludó al público madrileño ataviada con una camisa blanca y un pantalón negro de corte masculino. Rodeada por cuatro músicos japoneses (un pianista, un trompetista, un batería y una violinista),  la cantante abrió el espectáculo con “Requiem pour un con” y continuó llenando de energía la sala con “Tombée des nues”. Como comentó en la rueda de prensa posterior al concierto, Birkin no se siente “embajadora” de Gainsbourg, ya que “la figura de Serge es más reconocida ahora que cuando murió y no le hace falta”. Aun así, la musa francesa lleva recorriendo el mundo durante varios años con Arabesque y Gainsbourg vía Japan, sendos homenajes a su viejo amor y mentor.

Enérgica, la artista continuó su repertorio con temas tan conocidos como “Di Doo Dah”, “En rire de peur d’être obligée” o “Marilou sous la neige”. “¿En qué idioma preferís oírme hablar?”, preguntó Birkin a un publicó mayoritariamente francés y que tuvo la fortuna de escuchar “Amour des feintes”, la última canción que la vocalista grabó con Gainsbourg antes de la muerte del segundo, acaecida en 1991 debido a una crisis cardíaca.                                                                                                      

Haciendo referencia a la tremenda notoriedad y al respeto que tiene Francia por la figura de Gainsbourg, la también actriz prosiguió su actuación con “Le couteau dans le play” y “Ballade de Jonny Jane”. Como explicó Birkin más tarde, la primera vez que vio a Serge “no hubo un flechazo”, sino que tuvieron un difícil comienzo durante el rodaje de la película Slogan, puesto que ella era una jovencita británica a la cual acababan de ofrecer su primer papel como actriz. Sin embargo, y como afirma la propia Jane,  los amores que empiezan mal “son mucho mejores”.

Tras interpretar piezas como “Con c’est con ces consequences” o “Une chose entre autres”, la cantante bajó a su violinista del escenario y entre las dos cantaron el divertido tema “Comic strip”, seguido de otros tan emotivos como “Les amours perdues”, “Jane B.”, “Ah! melody” o “Fuir le bonheur”. Muy elegante, y en una especie de español mezclado con italiano, Birkin agradeció la amabilidad de todo el equipo técnico y los responsables de la organización, y luego aprovechó la finalización de “Haine pour aime” para presentar uno por uno a los músicos que la acompañaban, un cuarteto de japoneses a los que la artista se trajo desde el país nipón tras el Tsunami de 2011.

Cuando parecía que el concierto había llegado a su fin con las canciones “Baby alone in Babylone” y “Les dessous chics”, la insistencia del público hizo que la cantante volviera sobre sus pasos para regalar tres últimos temas: “La chanson de Prévert”, “L’aquoiboniste” y “La gadoue”. Como explicó Birkin a la prensa, en el futuro no se plantea hacer más homenajes a la carrera de Gainsbourg, cuyo recuerdo sigue muy presente en el panorama cultural galo. Muy al contrario, la artista piensa centrarse en su carrera como actriz teatral, otro campo en el que intentará seguir emocionando a todos sus seguidores.

 Fotografía: Iñaki Martínez Bilbao / Newsphotopress

Dejar respuesta