Jaime Urrutia presenta ‘Canciones para enmarcar’, un libro sobre las canciones que han marcado su vida

0
148
Urrutia y Ordovás, en el acto | Ana Suárez
Urrutia y Ordovás, en el acto | Ana Suárez

Con todos los asientos ya ocupados y una veintena de fieles seguidores que, por falta de sitio, tuvieron que quedarse de pie, hay que decir que la puntualidad de Jaime Urrutia se hizo notar.

Este martes, a eso de las siete de la tarde, tuvimos la suerte de estar con Jaime Urrutia mientras nos presentaba su libro Canciones para enmarcar. Y digo estar, no asistir, porque una de las cosas que podríamos destacar de esto fue la cercanía y naturalidad con la que pasamos el rato.

Llegó acompañado de algunos de sus hermanos y amigos más íntimos. Para empezar, un representante de la Editorial Larousse España quiso dar las gracias y la bienvenida por asistir. Así fue como, al momento, Jaime Urrutia acompañado de Jesús Ordovás, periodista y autor del prólogo del libro, tomaron asiento. Nada más sentarse, Jesús tomó las riendas de la presentación y rompió el hielo con una lluvia de elogios y piropos hacia su amigo y autor del libro. De esta manera empezaron a describir qué es el libro, el cual definieron como una selección y una autobiografía del propio Jaime en la que va contando la génesis de por qué ha escogido esas canciones al mismo tiempo que las va contextualizando y describiendo directamente desde su baúl de recuerdos y vivencias. En él explica por qué le gustaron esas canciones y en qué momento de su vida le atraparon. Aprovechó para agradecer a su hermano por haberle introducido en el hábito de escuchar música mientras le acercaban una cerveza a la mesa.

Quiso recordar los comienzos de Gabinete Caligari, y confesó “empezamos calcando a los grupos de rock “siniestro” y todos los grupos de los que estábamos colgados”. Dice que nunca pensó que el grupo durara más de tres o cuatro años y contó que el éxito de “Camino Soria” probablemente se esconda en la duración de la canción.

A lo largo de la presentación, fueron incontables las veces que se hizo referencia a Bob Dylan como una de las mayores influencias para Urrutia a la hora de definir su propia personalidad e innumerables las anécdotas que compartieron con nosotros.

Jaime quiso contarnos cómo fue la propuesta para escribir el libro y comenzó diciendo que Enrique Vicién, de la editorial Larousse, le llamó un día con la excusa de que le gustaba mucho el programa en el que participaba en Cadena Ser, La Ventana, en el que un día por semana, junto con Ariel Rot, se dedicaba a hablar de sus canciones favoritas, proponiéndoles qué les parecía trasladar el formato del programa a un libro. A Ariel no le interesó y fue Jaime el que siguió adelante con el proyecto. Dice que le gustó la experiencia de dedicarse por completo a escribir el libro durante esos meses porque le sirvió para rememorar aventuras y experiencias que creía ya olvidadas. Al final necesitaba un prologuista y no dudó en contactar con Jesús Ordovás, quien aceptó sin pensarlo dos veces.

Hablando de las canciones enmarcadas tanto en las páginas del libro como en la memoria de Jaime, podemos citar canciones tan distintas como conocidas mundialmente: “The Crystal Ship” de los Doors, “Perlas Ensangrentadas” de Dinarama + Alaska, “Starman” de David Bowie, “In The Guetto” de Elvis Presley y muchas otras pasando por los Beatles, Antonio Molina, Johnny Cash, Marisol, Aretha Franklin, Madonna, los Who, The Police o Louis Armstrong, y cómo no, Bob Dylan. Aunque reconoce que “Puentes de Aguas Turbulentas” de Simon & Garfunkel es una de las canciones que se le olvidó añadir en la lista de Canciones para enmarcar. Y a la pregunta de “¿cuál sería una canción propia que incluirías en el libro?, contestó sinceramente: “Cuatro Rosas”.

Más tarde compartió cuáles son los planes que tiene ahora y dijo que se encuentra de gira con su banda, aunque también en solitario con “Al Natural”, tocando en bares y pequeñas salas en un estilo más acústico. También confirmó que está preparando un nuevo disco que empezó antes de comenzar el proyecto del libro, y ahora ha retomado.

Al final, para terminar la amena y cercana charla, se ofreció a firmar ejemplares del libro a cualquiera que quisiera. 

Dejar respuesta