Isco dirige la reacción merengue

0
137
Cristiano Ronaldo (30) anotó el segundo gol de su equipo en Elche./ JAN SOLO (flickr)
Cristiano Ronaldo (30) anotó el segundo gol de su equipo en Elche./ JAN SOLO (flickr)

El Madrid, más líder tras la derrota del Barcelona, obtuvo algo más que tres puntos tras su victoria por 0-2 ante el Elche. En una liga donde cada fin de semana el optimismo coge el puente aéreo los blancos tomaron oxígeno y volvieron a mostrar su mejor cara.

Tras el buen resultado conquistado en Alemania el pasado miércoles (0-2 ante el Schalke 04 en la ida de los octavos de Champions) los de Ancelotti aterrizaban en el Manuel Martínez Valero con el claro objetivo de conquistar una victoria vital para afianzar su liderato. En un día en el que Casillas alcanzaba la cifra de 500 partidos disputados con la camiseta blanca en la competición nacional se notó la concentración del equipo desde el inicio.

Los de Fran Escribá (4-4-1-1) apostaron por un sistema defensivo basado en aguantar las acometidas de una delantera madridista que se mostraba de lo más motivada. Ocasiones para Bale, Benzema y un constante Ronaldo que estrelló el balón en el palo y dispuso de numerosísimas ocasiones (de volea, de cabeza o llegando desde ambas bandas) que no vieron puerta, gracias en parte a la buena actuación de Tyton. La conexión del tridente blanco generaba numerosas oportunidades que la defensa local desbarataba como podía.

El Madrid (4-4-2) incurría en continuos fueras de juego ante un Elche que no disparaba a puerta, pero en el 40 llegaba la acción más bonita del duelo. Bale cedía el balón a Benzema que, con una chilena espectacular batía la meta local, aunque su espectacular tanto era anulado correctamente por fuera de juego. Los últimos minutos fueron un resumen perfecto de lo que fue la primera mitad y Bale, Ronaldo, Benzema e Isco tuvieron opciones que no pudieron materializar. Los blancos dominaron todos los aspectos del juego pero no supieron rematar ante un Elche que consiguió mantener el resultado inicial.

Y la segunda mitad comenzó con el primer disparo a puerta de los ilicitanos nacido de las botas de Aaron aunque fue detenido por Iker. Pero los blancos seguían dominando y en el 50 llegaba el 0-1 gracias a un gol de Benzema. Ronaldo inició la jugada por la izquierda y se adentró en el área para ceder al galo y, aunque el balón rebotó en el portero, consiguió empujarlo hasta el fondo de la portería para poner por delante a los de un Carletto que ha recibido en los últimos días el cariño de buena parte de su plantilla.

Los merengues, gracias a la seriedad defensiva (en buena medida por la vuelta de Pepe), a su solidez en el medio del campo (donde un serio aunque discreto Lucas Silva proporciona mucho apoyo a Kroos) y la fantástica presencia de un Isco que genera numerosas ocasiones, posibilitaban que sus tres delanteros lo intentaran una y otra vez. Y fue en el 68 cuando CR7 anotaba el que sería definitivo 0-2. El luso, recogía un centro de Isco y con un fino remate de cabeza lograba un gol más que sumar a su cuenta, que ya alcanza los 29 tantos, y que le mantiene como pichichi de la competición.

A partir de ese momento los blancos dosificaron sus fuerzas y el partido bajó de intensidad aunque Isco y Ronaldo pudieron aumentar la cuenta. Cuando apenas quedaban los minutos añadidos por el árbitro entró un Jesé (por Benzema) que no pudo disputar ni un minuto de partido. Sin duda un nuevo reflejo de los pocos minutos con los que cuentan algunos futbolistas de una plantilla que deberá enfrentarse el próximo domingo al Villarreal en el Bernabéu a las 21:00 horas y que debería dosificar los esfuerzos para poder afrontar con garantías el tramo decisivo de la temporada.

El Madrid parece, tras esta victoria, dejar atrás los problemas y las dudas generadas tras la derrota ante el Atlético de Madrid y se hace fuerte como líder en solitario a la cabeza de una clasificación en la que aventaja en cuatro puntos al Barcelona y en siete al Atleti. Pero un Ancelotti que se ha sentido señalado ante el dubitativo arranque del equipo en 2015, al que ya ha dirigido en 100 partidos, no quiso sacar pecho en rueda de prensa y se mostró cauto asegurando que: “con esta actitud vamos a ganar muchos partidos. El equipo comprendió que el choque era importante. Trabajamos bien la concentración. El equipo ha mejorado y también es mejor su condición física… En la Liga tenemos ventajam pero se va a decidir en el último partido de la temporada”.

Este duelo cerraba un fin de semana perfecto para el club ya que la sección de baloncesto conquistaba la Copa del Rey tras una trabajada victoria (71-77) ante el Barcelona y el Castilla venció por 4-0 (Odegaard, Varela, Mariano y Medrán) al Barakaldo para retener el liderato tras protagonizar una remontada espectacular.

Dejar respuesta