Irán no renuncia a la negociación nuclear pese a la penalización de nuevas empresas

0
91

Teherán ha anunciado que seguirá la negociación con el G5+1 a pesar de la penalización impuesta por Estados Unidos a 19 nuevas empresas e individuos que negociaron alguna vez con la República islámica. Así lo anunció el ministro iraní de asuntos exteriores y jefe del equipo de negociación, Mohamad Javad Zarif.

Foto del ministro Zarif, cedida para su uso por www.flickr.comDesde el acuerdo firmado el 24 de noviembre, Irán se compromete a congelar parcialmente su programa nuclear durante 6 meses a cambio de un alivio de las sanciones y el compromiso de no imponer otras nuevas. “Seguiremos con la negociación de Ginebra, pero por supuesto frente a cualquier acto inadecuado y no constructivo reaccionaremos como corresponda, de forma calculada, con objetivos e inteligencia”, declaró el ministro desde su perfil de facebook, instrumento que, a pesar de estar prohibido en el país, usa habitualmente para sus comunicados. El ministro denunció los actos inadecuados por parte de EEUU que, “nosotros respondimos”, afirma Zarif, refiriéndose a la incorporación de 19 nuevas e empresas e individuos en la lista de sancionados por el Tesoro y Departamento de Estado de Estados Unidos. Esta decisión provocó que los técnicos que negociaban el viernes en Viena el asentamiento del acuerdo provisional de Ginebra, abandonasen la mesa de diálogo. Este hecho ha aumentado las críticas de Irán a Washington. Incluso altos cargos del Parlamento y del ejecutivo, como el viceministro de exteriores, Sayed Abás, que ha acusado de romper el pacto de Ginebra.

Por otro lado, el pueblo iraní tiene grandes esperanzas de que el pacto nuclear sea un punto de partida para salir de la crisis económica que asfixia el país. Aún así, las sanciones internacionales impuestas por su programa nuclear son solo una parte de los problemas económicos de Irán. Actualmente el país sufre una inflación que ha llegado a un 42% y una dura recesión. Según los expertos esto podría ser resultado de las sanciones, que han incrementado los costes de producción. Pero también señalan que podría deberse a la mala gestión de la Administración anterior, que según recuerdan, tuvo los mayores ingresos económicos de la historia del país. 

“El objetivo del presidente Hasan Rohaní con las negociaciones nucleares es claramente la economía”, señala un embajador europeo. El actual clima de esperanza ha hecho que incluso el parón se vea como un signo de que los iraníes confían en que va a fortalecerse el rial y va a mejorar la capacidad adquisitiva. Aún así se muestran cautos y saben que aún quedan muchos obstáculos en el camino.

Dejar respuesta