Internet. Único testigo de la represión en Birmania

0
142

Como ya predijeron algunos gurús avanzados hace años, Internet se ha configurado como el arma más peligrosa para las dictaduras y tiranías del siglo XXI.

El régimen militar de Myanmar (ex Birmania) se empeña en vendar los ojos de la opinión pública internacional. En pleno siglo XXI, las estrategias de propaganda distan mucho de aquellas técnicas empleadas en la Segunda Guerra Mundial, en Vietnam o en cualquiera de los conflictos tradicionales.

En los últimos días, Internet se ha convertido en el único altavoz de los birmanos. En la web circulan fotos poco nítidas y vídeos de escasa calidad que están dando la vuelta al mundo. Los militares tratan de acallar el nerviosismo de la comunidad internacional, pero la decisión de cerrar a cal y canto el país provoca el efecto contrario. Hasta ahora, Internet ha sido empleado por budistas y opositores como vehículo de transmisión de torturas y asesinatos indiscriminados; pero, los militares, se han encargado de clausurar los cibercafés del país para evitar tentaciones. Los testigos birmanos se ven obligados a aplicar nuevos trucos para burlar las medidas de vigilancia del régimen en Internet. Mediante los “screenshots”, se puede saber qué páginas web se han visitado recientemente; y el gobierno de Myanmar no duda en emplearlos para poner en marcha la represión. Las dificultades agudizan el ingenio; y los opositores tratan ahora de sacar del país las imágenes tomadas con cámaras digitales y teléfonos móviles mediante el contrabando para darlas a conocer.

A pesar de los esfuerzos del régimen, los militares no están consiguiendo frenar la avalancha de información que da testimonio de lo que ocurre en el país. Son muchos los ejemplos que confirman la falta de previsión de los represores militares que, desde el primer momento, han subestimado el poder de Internet. La falta de corresponsales en el país, queda sufragada con la difícil y comprometida colaboración de valientes opositores que ejercen de improvisados periodistas. En esta ocasión, no ocurrirá como en 1998, cuando poco supo el mundo de los tres mil muertos durante las protestas. Hoy, una vez más, la batalla se libra en Internet.

Páginas Recomendadas:
english.dvb.no/index.php
moemaka.blogspot.com

Dejar respuesta