La inmunización, factor clave en la supervivencia del ser humano

0
156

Gracias a la intensificación de las campañas de vacunación llevadas a cabo por organismos gubernamentales, el nivel mundial de mortalidad con posibilidad de cura ha disminuido de forma considerable. El proceso de inmunización beneficia al ser humano en su conjunto, con independencia de la edad o el sexo, y supone, a día de hoy, una de las intervenciones de salud pública más exitosas y rentables para la supervivencia del hombre.

La Semana Mundial de la Inmunización, celebrada entre los día 21 y 28 de abril, tuvo el propósito de destacar el valor de esta sencilla acción a la hora de salvar vidas humanas y de fomentar la vacunación contra enfermedades peligrosas. Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) empleó estos siete días para emprender campañas de vacunación, unir a los diferentes países en la lucha por esta causa y educar sobre su importancia. Además, estos movimientos globales pretenden impulsar el tratamiento sanitario en aquellas áreas en las que el acceso es costoso y consolidar los beneficios de la vacunación a medio y largo plazo.

Según la OMS, gracias a la inmunización se evitan entre dos y tres millones de muertes al año. Supone una de las intervenciones de salud pública más exitosas y rentables, previniendo en todos los grupos de edades enfermedades como la difteria, la  Hepatitis A y B, el sarampión o poliomielitis.

Los datos consultados sostienen que este proceso de vacunación ha aumentado en los niños, beneficiado sin duda por el aumento en el nivel de acceso a vacunas contra el tétanos o la tos ferina. Sin embargo, se estima que todavía hay 19,3 millones de niños, la mayoría de ellos registrados en África y en el Sudeste Asiático, que no han recibido tratamiento para esta última enfermedad.

Al igual que los fallecimientos por sarampión el número de muertes a causa de la  poliomielitis se ha reducido notablemente en los últimos años, salvo en países como Pakistán, Afganistán o Nigeria. No obstante, aún existen enfermedades como la neumocócica, que carecen de medidas efectivas para su prevención y que anualmente provocan la muerte de un millón de lactantes y niños.

Los beneficios de la inmunización también se hacen patentes en adolescentes y adultos, pues contribuye a prevenir enfermedades potencialmente mortales que tienden a surgir en la edad adulta como cáncer de hígado, meningitis o gripe.

En la actualidad, y entre las investigaciones desarrolladas por científicos en el campo de la vacunación, destaca la incesante labor de estos expertos por conseguir la vacuna contra el VIH. En septiembre de 2011, científicos del Centro Nacional de Biotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lograron desarrollar una vacuna experimental, la “MVA B”, creada a partir de proteínas del “subtipo B” de esta enfermedad, logrando superar con éxito la Fase I en humanos voluntarios.

Pese a que la noticia abrió un nuevo campo de investigación en la lucha contra el Sida, aún quedan dos fases por estudiar: determinar el grado de seguridad de esta vacuna y su capacidad de protección a largo plazo.

Asimismo, la inmunización incluye otras medidas necesarias para la prevención de las diferentes enfermedades, como el suministro de productos para evitar la malnutrición -vitamina A-.

Imágenes: xavi talleda/Gov-Ba

Dejar respuesta