“Inglorious Basterds”: Los Malditos Bastardos de Tarantino

0
267

Malditos Bastardos¿De qué va?: En 1941 los nazis han invadido Francia y se dedican a exterminar judíos. A su vez, el grupo liderado por el teniente Aldo Raine (Brad Pitt), infiltrados en Francia y conocido como “Los Bastardos”, se dedican a exterminar nazis cortándoles la cabellera entre otras muchas perrerías. Un cine, su propietaria judía (la bellísima Melanie Laurent), una actriz alemana (convincente Diane Kruger) , un héroe de guerra nazi (el español Daniel Brühl), un oficial cazajudíos de las SS (Christoph Waltz) , los bastardos y por supuesto el mismísimo Adolf Hitler se verán envueltos en un plan con mucha sangre y violencia para intentar terminar antes de tiempo con la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién sale?: Brad Pitt es la cara más conocida del reparto, y digo conocida porque tanto Mike Myers o Rod Taylor aparecen pero se esconden tras un excesivo maquillaje.
Pitt da a su Aldo Raine la misma caradura y socarronería que al boxeador de “Snacht, Cerdos y Diamantes”, lo que quiere decir que está más que correcto ya que a las ordenes de Guy Ritchie hizo uno de sus mejores papeles. Eso si pueden respirar tranquilos sus admiradores porque está muy alejado de la cara de pánfilo de su Benjamín Button.

Malditos BastardosLas chicas de la función están magníficas, sobre todo Melanie Laurent haciendo de la judía Shoshanna. Deslumbra con su belleza, su aparente juventud y ese vestido rojo que la pone Tarantino. Lógico y normal que el director haya caído rendidito a sus pies. La otra chica Diane Kruger, se aleja de los productos alimenticios al lado de Nicolas Cage (Las dos Búsquedas), y se convierte en la mágnífica maestra de ceremonias de la mejor escena de la película: el encuentro de la actriz alemana más famosa de Alemania con el grupo de los bastardos.

No hay que olvidar que la dirige Quentin Tarantino, con lo que las dos horas y media de metraje están llenas de buenos diálogos, y mucha violencia marca de la casa. El director de “Pulp Fiction” intenta meter su mano en la historia de la Segunda Guerra Mundial y vaya si lo consigue, dejando a la platea con la boca abierta.

Malditos BastardosLas apariciones citadas de Myers y Rod Taylor se las puede considerar simples cameos, aunque sobre todo el primero a pesar del maquillaje sigue recordando a Austin Powers con sus tics. De entre todo el reparto hay que destacar a Christoph Watlz como el cazajudíos Hans Landa, ya que se le puede considerar el protagonista de la película al aparecer en la mayoría de escenas y comerse con patatas a sus compañeros. Da a la vez tanto miedo y tanta risa que su trabajo le valió ser nombrado mejor actor en el pasado Festival de Cannes y huele a nominación al Oscar segura.

Crítica: Tarantino ha madurado. Ha pasado de contar historias originales con diálogos geniales y mucha sangre casi siempre ha contar historias de siempre con diálogos no tan geniales y algo menos de sangre. Lástima que haya perdido un poquito de su arte por el camino. Estamos ante una película antigua pero rodada con ciertos toques de comic moderno, algo que debió aprender el director de Frank Miller en “Sin City”, y que la cinta agradece. La historia es buena, los actores están más que correctos, los malos son muy malos, los buenos no tanto, y tiene algunas escenas geniales (la inicial y la del café). Sin embargo la sensación al salir del cine es de decepción porque podía haber sido mucho mejor.

Malditos BastardosLos escenarios se nota que son de cartón piedra, y algunas actores se les nota inseguros, por desgracia el catalán Daniel Brühl está en la cabeza de la lista. Los buenos actores salen más bien poco y la historia se difumina en demasiadas subtramas, alguna carente de interés, aunque al final todas confluyan en un único punto. Eso si nadie como Tarantino había contado la historia como lo hace él y logrando el mérito de que cada personaje hable en el idioma que debe hablar: franceses en francés, ingleses en inglés y alemanes en alemán. Algo muy de elogiar que lamentablemente es muy probable que se pierda en la versión doblada que se estrena en España el 18 de Septiembre.

Calificación: Entretenida y muy original, algo que no pueden decir un cuarto de las películas en cartel, podía haber sido una obra maestra y se ha quedado en una buena película, que tampoco es nada malo.

Dejar respuesta