Imitando a las estrellas

0
165

El gigante americano de la industria de defensa Lockheed Martin acaba de anunciar que ha logrado un avance significativo en el desarrollo de un reactor nuclear de fusión. Según dicha compañía, en cinco años tendrán un prototipo funcional y podrán iniciar la comercialización en un plazo aproximado de diez años

fusion estrellas imagen

El anuncio ha sido hecho mediante un video en el que afirman haber recogido las mejores ideas de las diferentes líneas de investigación existentes, pero apenas dan detalles de su solución. Sí describen sus plazos de tiempo hasta alcanzar la primera versión comercial dentro de diez años, que sería un reactor de 100MW que cabría en un camión. También hacen hincapié en las posibles aplicaciones a su principal negocio, la industria aeroespacial, y plantean la posibilidad de aviones con una autonomía de vuelo de años.

Si la multinacional americana tiene éxito en el desarrollo de su concepto de reactor, estaríamos ante uno de los mayores logros de la humanidad: disponer de una fuente de energía en principio inagotable. Los riesgos de contaminación radioactiva con la energía de fusión son escasos, la actividad de los residuos tiene una duración del orden de 100 años (frente a decenas de miles de los residuos de los reactores de fisión) y su volumen es pequeño.

Otro aspecto interesante del anuncio de la compañía americana es que plantea la construcción de reactores de tamaño medio, que podrían instalarse cerca de las ciudades y evitar el transporte de electricidad a grandes distancias como en la actualidad.

Las reacciones de la comunidad científica no se han hecho esperar, y se ha producido una oleada de comentarios en los que predomina el escepticismo y se critica a la multinacional por no desvelar más detalles técnicos. A este respecto conviene recordar que la energía de fusión lleva más de 50 años en desarrollo, con ingentes sumas de dinero puestas en su investigación por las naciones avanzadas, que los diferentes proyectos no han conseguido hasta la fecha resultados prácticos y la fecha de su disponibilidad siempre está decenas de años en el futuro. El ejemplo más claro es el proyecto ITER, basado en el diseño tokamak, en el que participan Rusia, USA, la Unión Europea, China, Japón, Corea e India (estos países engloban la mitad de la población mundial) y que en la actualidad construye un prototipo experimental en Francia que tiene previsto activar las reacciones de fusión en 2027. Este prototipo está destinado a obtener los conocimientos necesarios para el diseño de un futuro reactor de demostración.

Para los profanos, conviene recordar que la energía de fusión se basa en replicar las reacciones nucleares que tienen lugar en el sol y en las estrellas. El combustible que se utiliza es deuterio y tritio, isótopos del hidrógeno. El deuterio es abundante en la naturaleza y se obtiene destilando agua con lo que las reservas son inagotables. En cuanto al tritio, se obtendría en los mismos reactores exponiendo litio a los neutrones que en ellos se generan.

Dejar respuesta