Hugh Laurie y la hija de su mejor amigo

0
557

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas la cartelera se llena de estrenos con una temática centrada en estas fechas tan señaladas. Llega a las salas españolas una película dispuesta a romper el molde, su director, Julián Farino, apuesta por una perspectiva arriesgada sobre la familia en Navidad con La hija de mi mejor amigo, una comedia que no dejará a nadie indiferente.

Cartel de la película

Esta es una película navideña para personas escépticas con las películas navideñas”. Con éstas palabras el productor de La hija de mi mejor amigo, Anthony Bregman, nos prepara para lo que probablemente se convierta en la comedia navideña del año. Si bien el contexto nos enmarca dentro del ambiente esperanzador y tierno que envuelve estas fiestas, la trama da un giro radical cambiando los villancicos por el conflicto familiar y social. Eso sí, todo desde un ángulo profundamente cómico.

La película está ambientada en Orange Drive, un suburbio de Nueva Jersey, en el cual conviven dos familias que comparten una estrecha amistad desde hace años: los Wailling y los Ostroff. Terry y Cathy Ostroff (Oliver Platt, Allison Janney) representan la clara imagen de un matrimonio que perdura a base de centrarse cada uno en aquello que más les importa, su única hija Nina (Leighton Meester) es todo lo opuesto a lo que sus padres esperan, situación que la lleva a irse de casa desde muy joven. Al otro lado de la acera viven David y Paige Wailling (Hugh Laurie, Catherine Keener), cuyo matrimonio se ha estancado en la monotonía. Sus dos hijos Vanessa y Toby (Alia Shawkat, Adam Brody) representan los dos extremos, ella incapaz de aceptar el cambio y de irse de casa y él independiente y con éxito.

Pero todo cambia por Acción de Gracias cuando Nina vuelve a casa tras cinco años de ausencia. Su madre, que aún guarda la esperanza dereconducir a su hija, pretenderá unir más a ambas familias juntando a Nina con Toby. Pero es Navidad, y en Navidad todo puede pasar; de manera que Nina termina fijándose en David, el padre de los Wailling, que no dudará en corresponderla. Este romance dará un giro radical a la vida de estas dos familias llevándolas a situaciones inesperadas e hilarantes, haciendo que cada uno renazca a su manera y reconsidere cuál es la auténtica receta de la felicidad.

Su director, Julián Farino, sorprende con un planteamiento de la trama capaz de tratar temas serios de una manera muy conmovedora y divertida, logrando captar a la perfección tanto a los personajes como el tono mismo de la película. Del reparto cabe destacar el brillante juego de historias, logrando que, pese a que David y Nina son los que ponen la situación en marcha, todos los personajes sean igual de relevantes para contar la historia. Farino escogió a Hugh Laurie desde el principio: “tiene una mezcla de encanto, inteligencia y soltura, pero sin ningún elemento depredador en él”. Unos rasgos muy importantes si se tiene en cuenta que hablamos del romance entre un padre de familia y una veinteañera, puesto que tenía que ser un actor suficientemente agradable para gustar al público y no resultar un aprovechado. Sin duda el encanto de Laurie será una pieza clave y con un doble juego ya que los personajes se escandalizarán con la situación y sin embargo el público lo terminará viendo aceptable y normal.

Esta rompedora comedia podrá disfrutarse a partir del 14 de diciembre en nuestros cines de la mano de un reparto magistral. Este año la Navidad viene cargada de risas, peleas familiares, nuevas oportunidades, romances prohibidos y una pregunta que cada cual deberá responderse al salir de la película: ¿Eres feliz?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=NIZoACaBffw[/youtube]

 

Imágenes cedidas por Likely Story/ Olympus Pictures

Vídeo cedido por Tripictures

Dejar respuesta