"Hoy No Me Puedo Levantar". La historia de un sueño

0
164

‘Hoy no me puedo levantar’ es ya uno de los espectáculos más conocidos del país. La asociación inminente con el grupo Mecano se convirtió en un camino al éxito. Y es que la nostalgia de las canciones de uno de los grupos más importantes de la historia de la música española y el alegato a la nueva vida que comenzaba en los ochenta hacen comprensible que 1.225.000 personas hayan visualizado el espectáculo en Madrid. Ahora se acercan al resto de España, se van de gira.
Corrían los años ochenta, años de cambio, de furor alocado, de adaptación a una situación que a España le venía grande. Estaba comenzando una nueva etapa demasiado desconocida para un país recién salido de una dictadura; corrientes renovadoras llegaban de todas partes y vientos de libertad movían el país. En aquel contexto, tres chicos dispuestos a tomar parte en esa nueva revolución formaron un grupo que trastocaría los moldes de todo lo conocido hasta ese momento y, posiblemente, de lo que vendría después. Ana Torroja, José María Cano y Nacho Cano se convirtieron en Mecano, algo más que un conjunto musical. Años más tarde, cabe afirmarlo rotundamente: hicieron historia.

Hace un tiempo, las canciones del grupo se convirtieron en musical. Millones de espectadores visualizaron la historia de los personajes durante su estancia en el Teatro Rialto de Madrid; el pasado julio se mudaron. Ahora recorren el país con una historia que, como bien se han encargado de publicitar, es capaz de hacer llorar, reír y bailar al mismo tiempo.

Recuerdos, sería la más simplista definición que se le podría hacer al musical. Recuerdos, de los que vivieron la época quizás más importante de la historia moderna del país y de los que, al menos, podemos imaginarla a través de las canciones. El eje del espectáculo es la consecución de un sueño, el de triunfar en la música, complementado con tramas de amistad y amor. Descrito así podría parecer una historia demasiado común, una especie de camino sobre seguro. Nada más lejos de la realidad, los actores saben expresar el espíritu embaucador de los años 80 combinado con la vitalidad necesaria para interpretar, cantar y bailar al mismo tiempo.

Colate y Mario son dos chicos que dejan el pueblo para irse a Madrid a cumplir un sueño, el de triunfar en la música. Llegarán a una ciudad en plena transición, a una ciudad que nada tenía que ver con la de años atrás, era un nuevo Madrid. Allí conocerán nuevos amigos, nuevas sustancias, nuevos lugares…en definitiva, un mundo diferente. La historia de amor con María le pone el toque romántico; el descubrimiento de la movido madrileña por Colate lo picaresco y la referencia al 23F la rigurosidad histórica. Las desviaciones negativas de los dos protagonistas vienen a confirmar que no es oro todo lo que reluce, en los años ochenta también existían problemas de hoy.

Tres horas y media de actuación sirven para hacer un repaso de las canciones más importantes de Mecano, que son encajadas de forma magistral para describir las situaciones que en cada momento acontecen a los personajes. De una forma instintiva las canciones del grupo tienen una capacidad asombrosa para convertirse en la canción definitoria de un momento o una persona; los productores del espectáculo han sabido utilizarlo, haciendo que cada una de las escenas adquiera carácter personal y el espectador se torne parte de su historia.

Con una estructura y contenidos semejantes a los que durante años conmovieron Madrid, escenario, actores y espíritu de los ochenta recorre ahora la geografía española levantando al público de los principales teatros.

Interpretativamente, un éxito; musicalmente, un éxito; la trama, un éxito. Más de un millón de personas no pueden estar equivocadas. Hoy no me puedo levantar se ha convertido ya en un musical historia en la trayectoria de los teatros españoles. Y es que, por encima de todo, es la historia de un sueño. Un sueño en la época, sobre todo, de ilusión y esperanza.

Dejar respuesta