Hora de Aventuras y la anodina obra de Ryan North

0
418

El autor del popular Dinosaur Comics lleva a cabo una adaptación de la serie de Pendleton Ward con un resultado irregular.

 at21“Hora de Aventuras llegó. Coge a tus amigos y vámonos con Jake el perro y Finn el humano. Lo pasaremos guay. Hora de Aventuras” Con esa tonadilla comienza la que probablemente sea de las mejores series de animación que se hayan hecho en lo que llevamos de siglo, una obra con una energía única y capaz de hacer lo que se le antoje sin que los censores puedan tocarla. Libre para experimentar, Hora de Aventuras lleva cinco temporadas construyendo una magnífica historia sobre las extrañas aventuras que viven Finn y su perruno amigo Jake en la tierra mágica de Oo. Con semejante pedigrí como referencia Ryan North, quien lleva años a cargo del inteligente y magnífico Dinosaur Comic, ha escrito un guión para llevar acabo una adaptación de la obra al noveno arte.

Respecto al resultado…

Retomando los eventos de la cuarta temporada, el Rey Lich ha vuelto y quiere destruir el mundo, absorbiendo el planeta entero en una bolsa mágica y luego arrojándolo contra el sol.

Es ese tipo de historias.

Hora de Aventuras ya demostró lo abierta que estaba a colaboraciones cuando David O’Reilly dirigió y escribió un estrambótico episodio de la serie, en el que imprimió su particular estilo visual y logró filtrar su sentido del humor. Es por eso que es tan extraño que esta obra sea tan anodina. North, quien ha demostrado su capacidad creativa con Dinosaur Comics, del que ha salido el interesante concepto del libro Machine of Death, escribe un capítulo que podría pasar desapercibido en la serie. Las señas de identidad de la obra se conservan, pero no se ve el esperado toque de autor. North no aprovecha para jugar con conceptos ni experimentar con los personajes, sino que simplemente escribe un capítulo más. No hay desarrollo de personajes ni una muestra de esa excelente narrativa que tanto enseña pero tan poco cuenta que ha exhibido la serie durante años. No se desarrollan ningunas de las muchas relaciones interpersonales para hacer algo como Lady & Peebles o I remember you. Es un cómic hecho para divertir, y aunque tenga momentos de buena comedia no deja de ser una obra en última instancia intrascendente.

En definitiva, es Hora de Aventuras en su estado más puro, pero precisamente es ahí donde reside su gran problema: que no busca ir más allá. Una serie de historias cortas con colaboradores de la talla de Zac Gorman logran ofrecer precisamente ese toque personal de cada uno de los autores y cierran el trato, pero mirando esta obra con perspectiva estamos ante un cómic que podía haber dado mucho más.

 

Dibujo: portada del cómic, de Chris Houghton y Kassandra Heller

Dejar respuesta