Honda intenta hacerse un hueco en Moto3

1
100

 

Foto: TeamPhotoMoto (Paco Díaz).
Foto: TeamPhotoMoto (Paco Díaz).

¿O debería llamarse el dominio de las KTM? Una cosa o la otra. Lo cierto es que desde que terminara la temporada pasada y Emilio Alzamora decidiera montar Honda en su equipo de Moto3 para 2014, se sabía que todo era una apuesta arriesgada. Quizás es pronto para hablar al respecto. Solo dos test han concluido y el tercero se ha llevado a cabo estos últimos días en el circuito de Jerez. El primero de ellos fue en Almería, en un test privado que realizó el Estrella Galicia 0,0 antes de comenzar los oficiales el pasado 11 de febrero en el trazado valenciano de Cheste.

La temporada pasada el dominio de las KTM en esta categoría fui indiscutible. El campeonato estuvo liderado por tres motos de esta marca encabezadas por Luis Salom, Alex Rins y Maverick Viñales, este último campeón del mundo. Hay que remontarse a los resultados de Miller o Fenati, del que se esperaba un gran nivel en 2013, para observar algún que otro top 10 que consiguieron las FTR Honda en Moto3. La Honda de 2013 no daba más de sí y este hecho retrasó el papel que hubiera podido jugar un Fenati con ganas de más tras la temporada que nos brindó en 2012.

Lo cierto es que este 2014 el acuerdo entre el equipo liderado por Alzamora y la empresa a la orden de Nakamoto se presenta como un soplo de aire fresco a la categoría de Moto3. El año pasado Rins quedó segundo en la clasificación del mundial tras jugárselo al todo o nada en la última carrera. Pero este año las cosas parecen distintas. La nueva Honda ha hecho que las referencias del equipo hayan cambiado y tenga que adaptar al piloto a este nueva moto. ¿Acierto o error? Lo veremos con el tiempo, pero por lo que se observa en los test la adaptación no está siendo fácil. En Cheste los pilotos del Estrella Galicia terminaron en la decimosegunda plaza, para Rins, y en la vigesimotercera, para Álex Márquez, lejos de los puestos de cabeza donde se los vio el año pasado.

A todo esto hay que sumarle la baja de Álex Rins a los test de esta semana de Jerez, ya que una operación de un quiste en una de sus manos le ha hecho perderse estos entrenamientos. Lesión aparte, su compañero de equipo Álex Márquez, ha ido evolucionando en estos tres días la Honda NSF250RW. Pero sigue faltando trabajo por hacer ya que 1.520 es el tiempo que distancia al pequeño de los Márquez de Miller y su KTM.

Una apuesta sin duda arriesgada que deja en las primeras posiciones de la tabla a pilotos principalmente extranjeros, como Miller, Antonelli o Hanika, todos con KTM. Tendremos que esperar a los próximos test de esta categoría que se desarrollaran del 11 al 13 de marzo de nuevo en el trazado de Jerez para seguir viendo la evolución de estas Honda. Esperemos que estén preparadas para el primer Gran Premio de la temporada en Catar. Aunque si algo les sobra a esas motos es el talento de quienes la pilotan.

1 Comentario

Dejar respuesta