Homogeneizar el paisaje extingue especies endémicas de caracoles

0
306
Theba pisana /  ©Vicenç Bros
Theba pisana / ©Vicenç Bros

Una investigación realizada por dos instituciones catalanas y la Universidad de Oporto (Portugal), arroja entre sus conclusiones, que la repoblación con pinos en la cuenca mediterránea causa la desaparición de algunas especies de gasterópodos, provocando un impacto negativo en la calidad y estabilidad de los bosques.

La replantación en zonas degradadas y afectadas por los incendios, con árboles del grupo coníferas, ha sido una práctica generalizada para la restauración de esas áreas. Uno de los motivos principales de ésto es que esos árboles favorecen la regeneración de los bosques, siendo los primeros en introducirse en terrenos pobres para favorecer su evolución y evitar la erosión, según publica el Jardín Botánico de la Universidad de Málaga en su web. Sin embargo, las consecuencias a largo plazo sobre la biodiversidad de los hábitats repoblados no han sido suficientemente estudiadas.

Con el objetivo de conocer las causas y las consecuencias de este tipo de práctica, investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Granollers, técnicos de la Diputación de Barcelona y del Centro de Investigação em Biodiversidade e Recursos Genéticos (CIBIO) de la Universidad de Oporto (Portugal), han realizado un análisis en el Parque Natural de la Sierra de Collserola, espacio protegido colindante a la ciudad condal. La investigación ha consistido en estudiar las secuelas que ha dejado la repoblación sobre las especies de babosas y caracoles terrestres en dicho Parque, ya que éstos son indicadores de la calidad y estabilidad de los bosques en los que habitan.

La condición de ‘indicadores’ se debe a la dependencia estricta de las condiciones del microhábitat, de esas especies, y a su baja tasa de dispersión, que provoca su localización acotada en una zona. Gracias a esta característica se pueden identificar las condiciones de adecuación de un entorno, ya que si estos animales sufren alguna repercusión biológica negativa significará que el medio que habitan ya no es el adecuado.

Para realizar el estudio se compararon la riqueza de especies en los siete hábitats más característicos del espacio protegido. De ello se concluyó que los bosques de coníferas y los bosques mixtos son los hábitats con las diversidades más bajas de gasterópodos terrestres. Por el contrario, las áreas con un alto nivel de heterogeneidad ambiental tienen las comunidades de moluscos más variadas. Así lo ha explicado Vicenç Bros, de la Oficina Técnica de Parques Naturales de la Diputación de Barcelona y coautor del estudio publicado en la revista Biodiversity and Conservation.

En declaraciones para La Huella Digital, Vicenç Bros afirma que una de las consecuencias más perjudiciales de la repoblación homogénea, a largo plazo, sería la rarificación de otras especies vegetales y animales, como aves y reptiles, que dependen del hábitat de los espacios deforestados para su supervivencia.

Hasta el momento, son seis las especies de gasterópodos que se han extinguido en el Parque a causa de la homogenización paisajística y el abandono del cultivo de las tierras, según declara el investigador. Y concluye, “los resultados de la investigación proporcionan a las autoridades ideas sobre cómo adaptar los planes de gestión de bosques”, para mejorar la calidad del hábitat de las especies de ambientes deforestados; y destaca la necesidad de crear heterogeneidad paisajística para aumentar la biodiversidad de esas especies en las áreas de bosque mixto de pino.

Imágenes cedidas por Vicenç Bros

Dejar respuesta