Hojas de ayer

1
183

Aquí, en este frío limeño. Absurdo.
Vuelta la página para atrás en el recuerdo.
Se castiga al alma con un juicio burdo,
cántaros llenos de bestias atesoran lo que pierdo.

Este frío enfermo escupe sangre,
zurribanda al corazón mío en dolo.
Boca que a gritos de corazón siente hambre,
realidad fría que me ha vuelto a ver solo.

Este frío súpito llega al corazón perdido,
calivando al despertar del día entero.
otra vez a los huesos se me congela el llanto.
La cara de pesar. Quizás triste. Quizás de espanto.

En días como hoy: ¡Ipso Facto! ¡Moriré!
Y duros, con la boca mundana hablarán de mí estulticias.
La calma del padre no controla al hijo
del amor perdido, pródigo de sus caricias.

La voz baja. La seriedad de la envidia.
Pronto cosechará el descanso eterno:
En este frío, frío y solo a mi corazón emprende.

Cansado de las hojas del mañana, nadie comprende.

Fuente de imagen:
http://www.periosia.blogspot.com

1 Comentario

Dejar respuesta