Histórico triunfo del rugby español ante Rumanía

1
111

La selección española ha vuelto a vencer en el Campeonato de Europa de Naciones y lo ha hecho, de nuevo, frente a una selección que fue mundialista el pasado octubre en Nueva Zelanda. Si en febrero el XV del León lograba una importante victoria frente a Georgia, la víctima ahora ha sido Rumanía. El equipo centroeuropeo sucumbió (13-12) en el partido que se disputó en el estadio Nacional Complutense de Madrid.

Los frutos del trabajo de Régis Sonnes ya son visibles

El proyecto que lidera Régis Sonnes empieza a coger altura. El técnico francés, cuestionado desde su llegada, continúa desarrollando con éxito un trabajo que debe llevar al XV del León al Mundial de 2015 en Inglaterra. Sonnes ya ha sido capaz de crear un bloque definido y amplio, con jugadores más experimentados y que compiten en ligas más desarrolladas. Es perceptible el salto cualitativo que ha dado el combinado español. La Roja del balón oval es capaz de competir durante ochenta minutos sin una inferioridad física mayúscula, no comete errores tácticos de bulto y en 2012 ha vencido a los dos mejores equipos europeos fuera de la elite del VI Naciones.

Rumanía se adelantó pronto. Un golpe de castigo transformado por Valentin Calafeteanu (autor de todos los puntos rumanos, que nacieron de su pie y en golpes de castigo), ponía por delante al conjunto de azul. Mathieu Peluchon, que jugó de apertura y no en la zaga, equilibraba para España minutos después. El combinado español aguantaba en defensa: ni permitía rupturas rumanas ni cometía faltas. Aunque adverso, el marcador al descanso (3-6) era un buen reflejo de la seriedad española.

La salida de vestuarios no alteró la disposición de ambos equipos. Rumania tenía la posesión del oval, España intentaba salir rápido. En torno al minuto diez de la segunda mitad, una veloz jugada de contraataque dirigida por Jaime Nava y Peluchon, similar a algunas de las que dieron el triunfo contra Georgia, llevó al ala Glen Rolls a ensayar. Sergi Aubanell transformó y puso a la escuadra española por delante (10-6).

Rumanía reaccionó y enjugó la exigua ventaja española. A menos de diez minutos para el final, dos golpes convertidos por Calafeteanu ponían de nuevo al XV del Roble por delante (10-12). España, que estaba a tiro de drop o de golpe de castigo, necesita disponer del oval, meterse en campo rumano y optar a la anotación. Jugó entonces España con la delantera, ganando poco a poco metros y centrando el frente de ataque. Ya dentro de la línea de 22 rival, Mickael López retrasó para Peluchon, que lanzó un drop lejanísimo. El oval entró con fuerza entre palos. La selección, por la mínima (13-12), ganaba a una potencia europea.

La histórica victoria frente a Rumania veinte años después, la segunda en la historia del XV del León frente al combinado de los Cárpatos, supone otro espaldarazo al nuevo modelo de gestión. El debate legítimo acerca de los nacionalizados, adoptados, asimilados, herederos u otras expresiones que se utilizan ante la elevada cifra de jugadores nacidos fuera del territorio español, no puede servir para negar la evidente mejora de la selección española y su mejor perspectiva de futuro.

Fotografía: Javier Corbo

1 Comentario

  1. La verdad es que ví el partido en diferido, y apenas el final: lo justo para ver como rumania se colocaba con un 12 en el marcador, y lo suficiente para ver también el que ya es hostórico drop de Peluchón. Independietemente de la nacionalidad de los jugadores, coincidiendo con la opinión de la noticia, hay que tener en cuenta que los inicios siempre fueron difíciles, y que si una gran parte de los jugadores de la roja de rugby son extranjeros no importa si se fomenta la afición al este deporte: es el caldo de cultivo de podibles nuevas generaciones aficionadas al rugby

Dejar respuesta