Histórico acuerdo nuclear entre Irán y las grandes potencias

0
93

Esta semana Irán se ha reunido en Ginebra con las cinco potencias mundiales –EEUU, Reino Unido, Rusia, China y Alemania- para acordar unas medidas de control más exhaustivas en las obligaciones y verificaciones del programa nuclear.

La República Islamista de Irán se compromete a facilitar el acceso diario a sus instalaciones y a no enriquecer el uranio por encima del 5% en ninguna de sus centrales nucleares. Esto supone que este material no podría ser purificado para convertirse en el material fisible necesario para crear una bomba atómica. “Es un avance muy significativo para el desarrollo de nuestras relaciones de una forma más constructiva”, certificaba el comunicado conjunto transmitido por la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

Este convenio parece zanjar la desconfianza entre las potencias que se remonta a 2002 cuando un grupo de disidentes reveló la existencia de un programa secreto que hizo sospechar a los miembros del Tratado de No Proliferación (TNP) de la posibilidad de que Irán pudiese estar creando la bomba. Debido a esto, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) exigió a Teherán que demostrara su inocencia y poco tiempo después el país anunció la detención de sus maniobras y consintió el control de los inspectores.

Hassan_RouhaniPese a no encontrar nada sospechoso, el OIEA alertó al Consejo de Seguridad de la ONU de que Irán no estaba cooperando y decretaron cuatro resoluciones condenatorias a las que el presidente Mahmud Ahmadineyad respondió desafiante aumentando la producción industrial, las centrifugadoras y dificultando el acceso a los revisores. Esto provocó que Washington atacase el sector financiero iraní bloqueando sus ventas de petróleo en 2011. Se inició entonces una sucesión de sanciones, medios pactos y pruebas frustradas de negociación que parecen haber concluido con el acuerdo del fin de semana.

El nuevo presidente Hasán Rouhaní está cumpliendo con sus objetivos electorales de salvar la economía, reavivar la ética y la interacción con el resto de países. Es por ello que disfruta de un gran respaldo popular que quedó demostrado con la gran acogida que recibió el equipo negociador en el aeropuerto. “La mayoría de las sanciones impuestas contra Irán estaban afectando a la economía. Lo que hemos conseguido va a permitir que se liberen algunos haberes iraníes. Creo que las cosas van a mejorar, incluso la cotización de la moneda ha subido”, explicaba Mostafa Jafari, uno de los jóvenes allí presentes.

Diana Malamud de la agrupación Memoria Activa ha indicado que tanto este acuerdo como el memorándum con Argentina, “son necesarios”, pero que Irán no los firma por “un real interés por la Justicia, sino por una necesidad comercial de abrir mercados”.

Por primera vez en muchos años, el país instaura una relación próspera con estos países y aunque sólo sea por beneficios mercantiles es un avance que facilita el desarrollo y la mejora de las condiciones de vida que durante tres décadas han estado ausentes por intereses económicos y asuntos ideológicos.

Dejar respuesta