Hermanos de Baile

0
189

En cualquier ciudad del mundo los artistas callejeros tratan de encontrar su sitio. Muchas maneras de expresarse para conseguir no perder el norte entre las multitudes. Como notas musicales que buscan su función en el pentagrama, seis bailarines llegan al teatro Arenal para dejar la ciudad postrada bajo sus pies.
Raúl Ortega junta en un mismo escenario tres maneras diferentes de entender el mundo y el baile. Y no puede conseguir un mayor acierto. Claqué, hip-hop y flamenco se unen en una armoniosa composición llena de ritmo y energía.

Seis monstruos  sobre un escenario de dos metros cuadrados. Una obra sincera y personal. Sin escenografía. Solo ellos, frente a frente, con el público. Todo un acto de valentía. Y el público lo aplaude; porque es que es un placer contemplar el arte que desprenden estos magníficos artistas que son capaces de conjugar tres estilos de baile totalmente diferentes creando algo todavía mucho más bello. Cuando sales del teatro, te das cuenta de que eres incapaz de decidir cual de ellos te ha gustado más. Simplemente un trabajo brillante.

Fuentes del texto:
Dossier de prensa
Fuentes de las imágenes:
Cedidas por el equipo

Dejar respuesta