La hepatitis, una enfermedad desconocida para 500 millones de pacientes

0
159

El consumo excesivo de alcohol, las relaciones sexuales sin protección y el contacto sanguíneo son las principales vías de contagio de la hepatitis, una enfermedad que afecta a 500 millones de personas en todo el mundo y cuyo tratamiento oscila en torno a los 645 euros mensuales.

Mapa gráfico de los países con mayor número de enfermos por hepatitis en 2007

El estudio COME, que se presentó entre los días 18 y 22 de abril en el Congreso Internacional del Hígado, se centró en analizar los costes semestrales de 1.088 pacientes que padecen alguna de las variantes hepáticas -hepatitis B y C, cirrosis o carcinoma hepático-, poniendo de manifiesto que este tipo de enfermedades tienen un coste económico mínimo por paciente en la Unión Europea de 644,77 euros al  mes.

En el ciclo de conferencias se explicó que más de la mitad del dinero obtenido en el tratamiento contra la enfermedad se invierte en gastos hospitalarios, mientras que el 41 por ciento restante se emplea para la práctica de las operaciones oportunas. Asimismo, se habló de la existencia de otro coste indirecto latente: los pacientes y los cuidadores familiares pierden un promedio de 1,15 días al mes en productividad.  

Markus Peck-Radosavljeic, miembro de la Sociedad Europea del Hígado, sostuvo que los resultados del estudio muestran fielmente el precio de los tratamientos para combatir las enfermedades hepáticas. Asimismo, el experto señaló que estas patologías aumentan con el paso de los años, siendo necesaria una información precisa sobre el impacto financiero, lo que permitiría valorar y desarrollar estrategias de tratamiento más efectivas. Sin embargo, Peck apuntó que lo más importante es la concienciación por parte de las autoridades sanitarias, a fin de que estas inviertan las partidas necesarias en acciones de carácter preventivo.

La hepatitis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación del hígado como consecuencia de infecciones virales, bacterianas o parasitarias. Además, esta enfermedad se caracteriza por las variantes patológicas que presenta, siendo la hepatitis A y B las que registran una mayor incidencia en el ser humano.  

La hepatitis A se transmite a través de alimentos contaminados o falta de higiene, llegando a provocar epidemias en las zonas donde no hay un buen tratamiento de las aguas de consumo. En la actualidad, los enfermos pueden luchar contra la infección gracias a las vacunas existentes. Por el contrario, la hepatitis B, que se transmite mediante el contacto sanguíneo, puede desembocar en cirrosis, cáncer de hígado o insuficiencia hepática.

Según la Asociación Española de Enfermos de Hepatitis, unos 500 millones de personas en todo el mundo están infectadas por el virus de la hepatitis B o C, y la gran mayoría de estos pacientes no saben que están enfermos. El motivo principal del desconocimiento es la falta de diagnóstico en  la mayoría de los infectados, que no suelen presentar síntomas previos. Además, el cuarenta por ciento no forma parte de los grupos de riesgo. En España, por ejemplo, hay más de 600.000 personas que padecen hepatitis C, casi un tres por ciento de la población total del país.  

Imágenes: Hakenwalder Hugo/ below

Dejar respuesta