La participación de la mujer en la sociedad actual ha quedado relegada a un segundo plano, y en muchos casos, la esfera pública y múltiples trabajos les son negados. En el poder judicial, el ámbito político, el mundo económico, y el sector de la reales academias, la situación no es diferente.

En cuanto al poder judicial

El número de hombres y mujeres que podemos observar en el mapa interactivo son datos obtenidos tras conocer el número exacto de ambos sexos que conforman los diferentes Tribunales Superiores de Justicia de las distintas Comunidades Autónomas, y que son los siguientes:

  • Tribunal Superior de Justicia
  • Tribunal Superior de Justicia Pendientes de plaza
  • Audiencia Provincial
  • Juzgado de lo Penal
  • Juzgado de lo Contencioso Administrativo
  • Juzgado de lo Social
  • Juzgado de Vigilancia Penitenciaria
  • Juzgado de Menores
  • Juzgado de Primera Instancia e Instrucción
  • Juzgado de Primera Instancia
  • Juzgado de Instrucción
  • Registro Civil Exclusivo Único
  • Juzgado de lo Mercantil
  • Juzgado de violencia sobre la mujer

Dentro del ámbito político, después de observar los diferentes datos obtenidos, podemos decir que de las 17 Comunidades Autónomas analizadas, en ocho de ellas son las mujeres las que son superiores en número a los hombres, pero en otras ocho comunidades son los hombres los que ocupan más puestos en los Tribunales Superiores que las mujeres. Sin embargo, es en una Comunidad donde tanto hombres como mujeres ocupan los mismos puestos, Cantabria, donde encontramos 40 mujeres y 40 hombres.

Por tanto, aunque los datos arrojan estos resultados en los que parece que hay igualdad entre hombres y mujeres en todos los tribunales, la realidad es muy diferente, ya que las mujeres tienen más dificultades para llegar a ocupar cargos importantes en estos juzgados, además de tener en cuenta que el análisis de estos datos está concentrado entre los jueces y magistrados que tienen edades comprendidas entre 41 y 70 años.

En el ámbito político la situación de la mujer no dista mucho de la presentada anteriormente. La mujer política se enfrenta a una doble discriminación: primero, la marcada por la división sexual del trabajo que la empuja a dedicarse a oficios que impliquen poco poder de decisión y, segundo, la perpetrada por el sistema político que mantiene una infrarrepresentación de la mujer dentro del sistema.

Dentro de la división sexual del trabajo consideramos una serie de discriminaciones como el acoso sexual, la carga del trabajo doméstico y la falta de apoyo institucional para la conciliación. Todo esto agrava esta problemática de la falta de representación.

El contexto en el que se enmarca la vida de las mujeres es el del sistema patriarcal que perpetúa la discriminación estructural excluyendo socialmente a la mujer, feminizando la pobreza y provocando así una desigualdad en la participación en los puestos de poder y control social y cultural.

Es necesario un nuevo marco en el que se enfoque de manera más amplia la problemática de la desigualdad de género intentando desafiar las estructuras existentes y construyendo puentes entre los movimientos feministas y el Estado y los poderes institucionalizados para permitir el acceso a expertas de género a los documentos oficiales.

Los cinco factores principales que favorecen esta desigualdad son:

  • Carencia de poder.
  • Déficit de autoridad.
  • Políticas de empleo sin perspectiva de género.
  • Estereotipos de género en la educación, la formación y el empleo.
  • Sobrecarga de responsabilidad doméstica y de cuidados.

El sector económico también muestra grandes diferencias en cuanto a la presencia de hombres y mujeres, pues la de ellas en las empresas del Ibex 35 es mínima si la comparamos con la de los hombres. El peso relativo de las mujeres en los máximos órganos de gestión es de un 16,8%. Un ejemplo de ello lo vemos en que, de los 445 puestos de vocal que hay actualmente en el Ibex 35, sólo 75 de esos puestos están ocupados por mujeres.

Pese que la ley de igualdad del año 2007 buscaba una “presencia equilibrada de mujeres y hombres” en los órganos de gestión de las grandes empresas, la presencia de las mujeres en España es 3,4 puntos más baja a la media que podemos encontrar en la Unión Europea.

Actualmente hay tres empresas en el Ibex 35 que no tienen a una sola mujer en sus consejos de administración: Gas Natural, Sacyr y Técnicas Reunidas. La primera empresa se excusa señalando que “en ningún caso ha limitado, vetado o restringido el posible nombramiento de un consejero por razón de sexo, circunstancia que de por sí jamás ha sido tenida en cuenta”. Hasta 2002, María Isabel Gabarró era vocal de la compañía eléctrica y ahora está en el consejo de Repsol. Sacyr también tuvo una consejera hace varios años, entre finales de 2011 y principios de 2012. Se trataba de María Victoria Sánchez Sacristán. En 2013 contaron con la presencia de una consejera independiente, Isabel Martín Castellà, quien tuvo que renunciar en enero de 2014. Técnicas Reunidas nunca ha tenido mujeres en su consejo de administración, señalando que en 2014 no se ha abierto un procedimiento de nombramiento de consejeros o consejeras.

REE, Jazztel e Iberdrola son las empresas que cuentan con un mayor número de mujeres en su consejo administrativo

Las empresas que cuentan con un mayor número de mujeres en su consejo, contando también con las vocales, son:

  • Red Eléctrica de España  45,5%
  • Jazztel  37,5%
  • Iberdrola  35,7%
  • Santander y FCC  33,3%
  • Enagás  25%
  • Abertis  23,5%
  • Indra, IAG, Grifols y Acciona  23%
  • Inditex  22,2%
  • Caixabank  21%
  • DIA, Bankinter y Banco Popular  20%

Comparación entre hombres y mujeres y altos cargos del Ibex 35

En la siguiente tabla podremos ver la diferencia entre el número de hombres y mujeres en los altos cargos de dirección del Ibex 35. Ya solo en el número total de personas que participan en este conjunto de empresas es muy diferente entre ambos sexos. Mientras que encontramos un total de 467 hombres (hasta 2014), el número de mujeres es infinitamente inferior, encontrando solo un total de 48.

 

Girando hacia el ámbito de las reales academias observamos que en el año 2015, de los 547 miembros con número que formaban parte de las Reales Academias, solo 53 eran mujeres. Aun así, la cifra ha aumentado con respecto a 2005, donde 23 eran las mujeres académicas numerarias de las Reales Academias. La Real Academia que cuenta con una mayor presencia de mujeres es la Real Academia de Doctores de España, con 11 mujeres académicas numerarias.

Angela del Valle López, Milagros García Crespo, Evangelia Palacios Aláiz, Ángeles Calvo Torras, Blanca Castilla de Cortázar, Rosa María Garcerán Piqueras, Monica de la Fuente del Rey, Rosa Basante Pol, Rosario Lunar Hernández, Beatriz Yolanda Moratilla Soria y María Corazón Mira Ros son las académicas numerarias que forman parte de la Real Academia de Doctores de España.

Por el contrario, la academia que cuenta con un menor número de mujeres es la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, con sólo una mujer académica numeraria, Encarnación Roca i Trías, primera mujer en pertenecer a la Academia de Legislación y Jurisprudencia de Cataluña en 1980 y desde el 21 de noviembre de 2011 ocupa la Medalla número 39 de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

María Magdalena Olivieri fue la primera académica de mérito de la Real Academia Nacional de Bellas Artes de San Fernando, y María Isidra de Guzmán y de la Cerda en 1784 fue la primera Académica honorífica de la Real Academia Española de la Lengua. Aun así, hasta 1935, no ingresaría la primera académica de número en una Real Academia española, fue en la Real Academia de Historia y su nombre era Mercedes Gaibrois Riaño.

El 9 de febrero de 1978, Carmen Conde fue la primera académica con número de la Real Academia Española, ocupando la letra K, en sustitución de Miguel Mihura. Solamente Isidra Guzmán, académica por imposición de Carlos III en 1784, había formado parte de esta institución con anterioridad.

Puestos en las Juntas Directivas

A la hora de referirnos a las Juntas directivas de las Reales Academias podemos ver que las cifras son parecidas, ya que de los 94 miembros que las conforman, solamente 10 son mujeres, una cifra inferior a las de 2011, donde 12 eran las mujeres que se encontraban dentro de las juntas directivas de las Reales Academias.

La Real Academia de Doctores de España, la Real Academia Española y la Real Academia Nacional de Farmacia son las que cuentan con un mayor número de mujeres, dos cada una; mientras que las Reales Academias como la de Bellas Artes de San Fernando, de Ciencias Morales y Políticas, de Jurisprudencia y Legislación y Nacional de Medicina no cuentan con ninguna mujer en la junta directiva.

En la siguiente línea de tiempo podemos observar en que año entraron las primeras mujeres académicas a las distintas Reales Academias españolas:

Mujeres en los puestos de poder: los datos

Dejar respuesta