‘Harfang’: un cómic de brujas y dragones

0
241

Los cuentos de los hermanos Grimm siguen siendo, a día de hoy, fuente de inspiración para historias. Harfang de Aurore publicado por Fandogamia es el ejemplo de que la tradición de los cuentos tradicionales en Europa sigue vigente. Una pareja, una bruja, un dragón y una espada son los ingredientes necesarios para construir una perfecta historia de aventuras. El amor es el eje de la gran mayoría de historias clásicas de Occidente; si a ello se le suma el misterio y las maldiciones, nos encontramos con una historia de lo más prometedora.

Una boda es el contexto iniciático de esta historia de amor, aventuras y acción. Dos jóvenes prometidos, Lynette y  Bran, se van de excursión al bosque para pasar un rato a solas: para hablar de todo y de nada. Durante su lúdico viaje comienza a llover. En su búsqueda de refugio, los enamorados llegan hasta el valle maldito de Geumjhi. Las leyendas cuentan que una bruja mora en un castillo en ruinas. En este lugar, acontecen desapariciones entre los osados que se atreven a acercarse a dichos vestigios de lo que un día fue una fortaleza, convirtiéndose en prisioneros para siempre.  Lynette se quedará retenida. ¿Qué será de los dos? ¿Hasta dónde será capaz de llegar Bran para liberar a su amor?

Aurore, ilustradora francesa, construye Harfang como una adaptación libre del cuento de Jorinde y Joringel de los Hermanos Grimm. Manteniendo la estructura argumental prácticamente intacta, la autora nos trae un cómic con personalidad propia. Su título, Harfang, ya es de lo más revelador en su significado: búho nival. El contenido de la obra nos muestra una sociedad construida sobre cimientos orientales, en el diseño gráfico de los personajes y del contexto. Eso nos hace separarnos más de la historia original. Una clásica historia de amor, con obstáculos ajenos a la pareja, cuenta con elementos actuales en la comprensión de las nuevas corrientes de pensamientos, consiguiendo actualizar esta historia con una más que notable calidad.

Fandogamia publica Harfang en una edición cargada de color, aventura y varios extras que recogen desde una versión resumida del cuento original a bocetos e ilustraciones de la obra. Aurore realiza un trabajo excelente en la ilustración de este cómic, consiguiendo una historia redonda en cuanto a guion, el dibujo y ya sensibilidad del uso de los colores. Todo ello, hace que la lectura de la obra sea ingeniosa, divertida y adictiva. Las criaturas mágicas proponen sus propias normas de juego, ¿qué estaríais dispuestos a hacer por vuestro amor verdadero?

 

 

Dejar respuesta