Halloween: ¿Negocio, fiesta o tradición?

2
300

Se acerca el 31 de octubre, Halloween, la noche más terrorífica del año, y muchos se plantean las preguntas de siempre: ¿Por qué hemos de celebrar dicha festividad? ¿Tiene un significado para nosotros o, por el contrario, es una fecha que aprovechan los grandes almacenes para hacer caja?

La palabra Halloween procede de la expresión inglesa “All Hallow’s Eve” (víspera de todos los santos). Su origen es muy antiguo, se remonta a la celebración “Samhain” de la cultura celta en el que se festejaba el fin de la temporada de cosechas y la llegada del “año nuevo celta”. Además, como los celtas eran muy espirituales y creían en el más allá, aprovechaban la fiesta para purificar sus almas y alejarse de los espíritus malignos. Ya en esa época se realizaban prácticas como la hoguera, el uso de máscaras, la adivinación e incluso el famoso “truco o trato”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=8GbdB7PlGtc[/youtube]
El irlandés Van Morrison y sus compatriotas The Chieftains interpretan “Star Of The County Down”.

A mediados del siglo XIX, llega la fiesta a EEUU gracias a los emigrantes europeos, pero no se celebra de forma masiva hasta principios del XX. Originalmente, esta festividad se celebra en todos los países anglosajones como Inglaterra, EEUU, Canadá… Sin embargo, se ha ido extendiendo y popularizando durante las últimas décadas a través de medios como el cine y la televisión.

Cada año parece más normal ver las tiendas repletas de pelucas, caretas, disfraces y todo tipo de artilugios postizos de terror, y mi pregunta es: ¿cuál es el motivo por el que esto ha ocurrido? Hace treinta años esta situación era impensable en nuestro país y prueba de ello es que nuestros mayores son los más reticentes a lo hora de celebrar Halloween. Si preguntamos a alguno de ellos puede que nos respondan con frases como “¡Qué manía en celebrar esa fiesta yanqui!”. También podemos obtener comentarios como “Esas fiestas sólo son fruto del consumismo, un invento de los comercios para enriquecerse al igual que en San Valentín”. Visto desde ese aspecto, no les falta razón: ciertamente, Halloween implica dinero, pero, ¿y qué fiesta no lo hace?

Desde mi humilde opinión, esos pensamientos han quedado algo obsoletos, puesto que cada uno está en su derecho de aportar el significado que le plazca a la fiesta o, ¿es que acaso no hay ateos que celebran la Navidad, una fiesta esencialmente religiosa? Hasta donde yo sé, en España, la mayoría de las personas que celebra Halloween son jóvenes y niños; niños cuya máxima ilusión es disfrazarse y hacer algo especial en el colegio; y los jóvenes, bueno, ¿qué decir de los jóvenes? Para nosotros cualquier excusa es buena para hacer una fiesta, reunirse con los amigos y, ¿por qué no?, hacer algo diferente y excitante. Considero que es una divertida y original forma de evadirse de los problemas durante unas horas y dejarse envolver por las historias de miedo, las calabazas y los sustos. Por tanto, sea cual sea tu justificación, disfruta la noche de Halloween y vívela a tu manera.

Fuentes del texto:
http://sobrehistoria.com/la-historia-de-halloween/
http://www.traxxo.com/

Fuentes de las imágenes:
http://blogdisfraces.files.wordpress.com/2010/08/imagenes-halloween.jpg

2 Comentarios

  1. Pues yo también opino que por qué no pueden coexistir “Don Juan Tenorio” y Halloween?. Me parece bien que haya alternativas al ocio y que hay cabida para todos. Para los gustos, los colores.

  2. Buena reflexión, aunque en mi opinión creo que no se deben olvidar los verdaderos motivos por lo que se celebra cada fiesta, y aunque le otorguemos un significado propio a cada una de ellas, tenemos que conocer su significado para no degradarlas, para mantener siempre el respeto hacia quienes lo celebran pensando en su sentido originario. Y estoy pensando más concretamente en la Navidad. La autora hace muy bien en reflejar en su artículo la historia, el verdadero sentido de la fiesta actual, no se debe olvidar.

Dejar respuesta