¿Hacia dónde va Siria?

0
97

La Casa Árabe de Madrid acogió ayer la conferencia que trataba de resumir cuáles son las claves del conflicto sirio, cuyo origen se halla dos años atrás.

siria

Presentada por Eduardo López Busquets y moderada por Haizam Amirah-Fernández, investigador del Real Instituto Elcano, la conferencia ¿Hacia dónde va Siria? Dos años de conflicto a debate contó con la presencia de las periodistas Mayte Carrasco y Rosa Meneses, además del portavoz de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio, Ussama Jandali. En ella se intentaron dar unas pinceladas sobre este asunto que se ha prolongado en el tiempo de un modo sobrecogedor y, aun así, no siempre consigue hacerse eco en las “agenda-setting” internacionales.

 El primer aspecto que se trató fueron las raíces del conflicto en el país. Según Amirah-Fernández, es importante señalar que en función de cómo se definan los orígenes de la crisis siria podemos tender a tomar partido por un tipo de análisis u otro acerca de la misma; si bien todos los ponentes coincidían en que esta revolución nace en “el contexto de unas revueltas en la región que generan ondas de choque en todo el norte de África”, Amirah-Fernández puntualizaba que en esta caso concreto la rapidez en que dichas revueltas llegaron y se extendieron fue única. Por su parte, Jandali añadía que los detonantes se asientan en una “base materialista”: las reformas neoliberales se combinaron con el “despotismo de una dictadura [el régimen de Bashar Al Assad] que se parece mucho a un régimen medieval”, y que además “cuenta con un beneplácito de la comunidad internacional nunca visto”, en palabras del activista hispano-sirio.

A continuación, los ponentes se centraron en el desarrollo de la revolución. En este sentido, Carrasco señaló la radicalización como el “aspecto más importante en los medios”. La información sesgada, incompleta e incluso no contrastada que nos llega desde Siria no siempre clarifica que coexisten múltiples fuerzas internas que conforman el conflicto en el interior del país, y que no se trata de una guerrilla de radicales; por su parte, Amirah-Fernández articulaba en tres fases el desarrollo de la revolución: la primera, marcada por las promesas de reforma de Al Assad paralelas a una represión brutal; la segunda, a la que denominó “solución securitaria”; y la tercera, la fase militar, que es en la que nos encontramos. Castigos colectivos, ataques directos contra los civiles y un ejército que actúa como una milicia sectaria contra la población con su política de tierra quemada son los rasgos definitorios de la Siria de 2013. Pese a todo quedaba tiempo para el optimismo: para Jandali el levantamiento ha sido un completo éxito, al valorar muy positivamente que los sirios se hayan alzado contra la tiranía de un régimen personalista y autoritario, para el cual la oposición no era ni siquiera una opción, y sigan resistiendo.

El último tramo de la conferencia lo ocupó la mirada al panorama actual y futuro. Para Carrasco, “los medios de comunicación nos llevan a una visión negativa de los países árabes porque la información es simple y escasa”. Lo cual, sumado a que “no hay nadie que represente a la población siria que se ha levantado, y que pueda firmar algo que pueda servir para años posteriores”, como apuntaba Jandali, da como resultado que el pueblo sirio “no se plantea una negociación, a no ser que ésta pase por la caída de Bashar”. En general se apreciaba un tono pesimista sobre el devenir del conflicto, y sobre todo fue reiterada la crítica hacia la pasividad de la comunidad internacional que, perfectamente consciente de lo que sucede en Siria, no denuncia ni actúa para impedir que la devastación continúe; antes bien, mantiene intacto con su no implicación el delicado equilibrio internacional de intereses. Como punto final se abrió un diálogo con los asistentes, algunos de los cuales plantearon sus preguntas y puntualizaciones. Este domingo la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio organiza una manifestación en Madrid como gesto solidario en el segundo aniversario de la revolución pro-democrática. La marcha discurrirá desde la Puerta del Sol, de la que arrancará a las 12 horas, hasta la embajada siria.

Fotografía: Rocío Martínez

Dejar respuesta