Guía rápida de cosas que hacer en Venecia

0
550

Puente_de_Rialto

Venecia es el objetivo anual de millones de turistas. Tal vez sea la magia italiana, sus canales, las fiestas o la gastronomía, pero la ciudad de las góndolas es sin duda un lugar idóneo para perderse. Si tenéis pensado visitarla pronto, nunca están de más unos buenos consejos sobre qué hacer o dónde comer.

Esta ciudad es la capital de la zona del Véneto, en Italia. Conocida como la “ciudad de los canales”, se localiza flotando en una laguna pantanosa entre la desembocadura de los ríos Po y Piave. Es parte de la herencia cultural de la humanidad según la UNESCO por sus características singulares, que atraen a más de 15 millones de visitantes al año, pese a su riesgo continuo de inundación, su plaga de palomas, y un olor característico en temporada de verano.

Está formada por 118 islas unidas entre sí por más de 445 puentes, por lo que en el centro de la ciudad, el tráfico rodado está prohibido, y los habitantes se desplazan por medio de barcos, góndolas, vaporettos o barco propio. Para los turistas, es sencillo el caminar por la ciudad, gracias a las señales aleatorias que hay apuntando hacia las principales zonas turísticas en la esquina de cada calle.

Qué ver        

Puente de Rialto: cualquiera que vaya a Venecia pasará por este puente muchas veces, aún sin quererlo. De piedra, con majestuoso pórtico y arcos, era la única manera de cruzar el Gran Canal hace 400 años. En las calles aledañas, y en el mismo canal, se celebra cada día, de 9 a 12, el Mercado de Rialto.

Plaza de San Marcos: está rodeada de edificios famosos.  Napoleón dijo que era “el salón más bello de Europa”, y el resto de las plazas de la ciudad se llaman campo. Es todo un espectáculo, sea en verano, lleno de palomas y turistas, o completamente inundada, una estampa bastante habitual.

Basílica de San Marcos: hospeda el cuerpo del evangelista San Marco, y es una construcción bizantina. Esconde un retablo de oro, lleno de piedras preciosas,  y arte de inspiración oriental, con muchos mosaicos.

Carnaval: se realizan en febrero, ye s sin duda la fiesta más características de Venecia. Es necesario reservar todo con mucha antelación, ya que la ciudad se llena a rebosar. Dura 10 días, durante los cuales los festejos y las procesiones se suceden, y las tiendas de souvenirs no dan abasto para proveer de las típicas máscaras venecianas a los turistas.

Mascaras_venecianas

Dónde comer

Antes de nada, tener en cuenta dos detalles: siempre fijarse en si se incluye el precio de los cubiertos y el de los impuestos en el precio de la carta. Los cubiertos suelen tener un precio de 1 o 2 euros, y el impuesto del servicio suele ser entre 10 y 15% del precio de la cuenta.

También avisar de que no es posible mantenerse a dieta y pasear por Venecia. Los escaparates son una orgía de sabores, texturas y colores, un marketing de lo más efectivo. Las pizzas, galletas, dulces, helados y otros manjares no identificados se amontonan contra el cristal, a precios demasiado tentadores para negarse al placer.

Gelaterias: te llamarán la atención en cada esquina. Hacen complicadas esculturas en cada sabor de helado, para llamar la atención de los turistas. Y desde luego, hay de todos los sabores: palomitas, pitufo, fresas con champán, chocolates varios…

Pizzería L´Angelo: difícil de encontrar, sin cartel, pero de las mejores pizzas a buen precio que se puede encontrar en Venezia, con pizzas desde 5 €.

Trattoria Antica Sacrestia: huir de lo turístico para probar lo verdaderamente veneciano. Si la economía no está muy boyante, siempre es mejor una trattoria que un ristorante. Es posible ver el menú en su página web.

Qué hacer

Paseo en Gondola: sí, es caro… Pero vale la pena pagar por ver la ciudad a ras del agua (literalmente). Buscad y negociad con los gondoleros, y encontrad a uno que esté dispuesto a cantaros mientras rema. Están en cada calle, en cada puente, y conocen los recovecos más escondidos del lugar. Por dar una idea, un paseo de unos 15 minutos, para 4 personas, cuesta unos 60 euros.

Vaporetto: una alternativa más económica a la góndola son esta suerte de autobuses marítimos que sirven para cruzar de un lado a otro de los grandes canales. Cuesta aproximadamente un euro, son muy precarios y suelen ir unas 10 personas, y dura 5 minutos, a lo sumo.

Visita a Murano, Burano y Torcello: desde la plaza de San Marcos hay numerosos barcos que salen camino a estas tres islas. Es imperativo pasar por delante de la cárcel que hay en una de las islas, por las fábricas de cristal de Murano, y las casitas de colores bordeando los canales.

…y simplemente perderse. Dar vueltas sin sentido por las calles de Venecia es todo un regalo a los sentidos. Cuanto más nos internemos en la ciudad,  más italiano escucharemos. Y más nos costará irnos.

Imágenes de Luis_Jimenez

Dejar respuesta