Gran Hermano 15: el vicio llega a su fin

1
694

Los seguidores de Gran Hermano están de capa caída. Después de varios rumores, la cadena de Mediaset ya ha confirmado que la final del Reality llegará el próximo 18 de diciembre. Otra edición llega a su fin, y con esta ya son quince las temporadas con las que cuenta Gran Hermano, el reality por excelencia en más de medio mundo.

A diferencia de la edición anterior, esta ha obtenido mejores datos de audiencia a lo largo de los tres meses en los que ha estado en la parrilla de Telecinco, probablemente por el enganche que ha tenido desde un principio. Y es que está edición, sin duda ha sabido atrapar al espectador desde la gala inaugural.

El primer programa nos presentó a los futuros habitantes de la casa, entre ellos Omar, un joven madrileño que tuvo que crecer con la ausencia de sus padres: su padre le abandonó de pequeño y su madre murió al poco tiempo. Los de Mediaset supieron dar con su hermano secreto, hijo del padre que le abandonó y meterlo en la casa de Guadalix junto a Omar. Un culebrón donde los haya. A esto se le sumaban ingredientes como un torero y su apoderado viviendo bajo el mismo techo que una férrea animalista, una musulmana y un devoto cristiano y un joven concursando con su cabra.

paula y luciaLa edición 15 de Gran Hermano empezaba con todos los componentes para enganchar hasta los más reacios de la “telebasura”.

El amor no tardó en llegar a la casa más conocida de España y es que Omar buscando el amor que fuera de la casa no le dio su novia, se enchochó con Paula, una rubia pija que más que hablar, berreaba.  Carantoñas, besos y arrumacos a todas horas hasta que entró una nueva concursante en Gran Hermano: Lucía, la exnovia de Omar. Si la audiencia era poca, se disparó todavía más cuando la despechada exnovia entró a la casa “en son de paz para vivir su sueño de ser concursante de Gran Hermano”. Y es que, ¿si Pasión de Gavilanes volvió loca a media España, como no iba a triunfar un programa con una situación semejante?

A Omar le faltó tiempo para abandonar a la rubia y quedarse con la que él aseguraba que sería la madre de sus hijos: Lucía. Pero su historia conjunta en la casa les duró poco ya que la audiencia apenas tardó dos semanas en echar a Lucía de la casa; los espectadores querían poner a prueba a Omar y ver si volvía a caer en los brazos de Paula.

Aunque la recta final del concurso se está haciendo algo pesada con tantas relaciones amorosas sin culminar (motivo por el que quizás esta edición haya durado menos de lo normal) Gran Hermano 15 ha sabido reunir a la gente indicada dentro de una misma casa para conseguir entretenimiento, morbo y diversión que es al fin y al cabo lo que la audiencia pide.

Ahora solo queda esperar a ver quién es el afortunado o afortunada que se lleva el maletín con los 300.000 euros, aunque muchos crean ya que la dirección del reality lo ha sabido siempre desde un principio…Fran y Azahara

 

Fotografías Propiedad de : Fotografía 1 de 20minutos.es 

Fotografía 2 de telecinco.es 

1 Comentario

Dejar respuesta