Gracias

0
220

Me parece que, cuando a final de año, la UEFA envíe a sus usuarios las encuestas para elegir al mejor equipo del año, el papel del entrenador va a estar reservado para André Villas-Boas. Lo que está mostrando a todo el mundo con el Oporto es, sencillamente, para quitarse el sombrero.

Mi primer contacto con os dragoes esta temporada se dio en los primeros meses de temporada, en una goleada al Leiría (5-1). El Oporto jugó bien pero no le di mayor importancia, al fin y al cabo era un partido de la Liga portuguesa (de aquí en adelante, Liga Sagres). Hasta mediados de diciembre no volví a verlos jugar. En esta ocasión, en la Europa League, ante el CSKA de Sofía, con los portugueses ya clasificados para las eliminatorias finales con cinco victorias de cinco posibles. Para mi sorpresa, se tomaron el partido con total profesionalidad en lugar de poner en marcha las típicas rotaciones cuando el pescado está vendido. 3-1 y un gran espectáculo. Ese fue el momento en el que comencé a tomar conciencia de que la Europa League se le quedaba demasiado pequeña a Villas-Boas y que no hubiera desentonado en la Champions.

No volví a verlos hasta el emparejamiento con el Villarreal, pero prestaba suma atención a las crónicas que llegaban desde el país vecino. Ganar la Liga Sagres con tanta antelación y en casa del máximo rival no es algo normal, por mucho que el campeonato luso sea de segunda fila, y ya eran varias las voces que le otorgaban el favoritismo en la Europa League.

Poco a poco fue despachando a todos los rivales que se le pusieron en el camino… Y llegó el Villarreal. El Submarino Amarillo, adalid del juego espectacular en la Liga BBVA, contra el otrora mano derecha de José Mourinho. No era difícil equipararlo a un Real Madrid – Barcelona en un segundo nivel, una prueba de fuego para André Villas-Boas y su equipo; y volvió a maravillar al mundo. Demostró que el buen fútbol sirve para cualquier ocasión, incluso para destruir a otro equipo de jugones como el Villarreal de Valero y Cazorla. Cinco goles para poner, quizá de forma definitiva, el nombre del Oporto nuevamente en lo más alto del panorama europeo (siempre a falta de la final ante Benfica o Braga), y la imagen de un entrenador joven y atrevido que ha logrado que su presidente, Nuno Pinto da Costa, equipare a estos dragoes con los de 1987, que se alzaron con la Copa de Europa.

No hay cracks de primer nivel en el Oporto, y sí mucho trabajador y mucha planificación para formar un grupo que, a estas alturas de temporada, parece imbatible. Desde Helton hasta Falcao (gran revelación goleadora del año), todos ponen su granito de arena obviando los egos y remando hacia un objetivo común. Hay muchas pequeñas historias merecedoras de ser remarcadas en el equipo en el que en la década pasada escribieron sus hazañas jugadores como Deco o Jardel. Ver cómo se han compenetrado el exsímbolo del Sporting (Moutinho), un brasileño rebotado de Brasil (Hulk), un central deseado en media Europa (Otamendi), dos uruguayos de largo recorrido e inacabable brega (Cebolla Rodríguez y Fucile), y dos colombianos con hambre de triunfar (Falcao y Guarín) no es posible sin un capitán al mando que rija con mucha mano izquierda cada imprevisto.

A España solo han llegado noticias de una rebelión dentro del Oporto. El centrocampista Freddy Guarín se quejaba hacia mitad de temporada de los pocos minutos con los que contaba. Villas-Boas cedió y le fue dando minutos en detrimento de otros jugadores como Belluschi o Rúben (internacionales con Argentina y Portugal, respectivamente), y el volante cafetero no ha hecho más que demostrar su valía abarcando una gran parcela del centro del campo y sumando goles que van cayendo como gotas insistentes sobre una afición sedienta de triunfos. El último, ante el Villarreal el pasado jueves.

De aquí a diciembre queda mucho, y mucho tendrán que cambiar las cosas (o muy grande tiene que ser la injusticia en las votaciones) para que André Villas-Boas no sea el acaparador de los premios a Mejor Entrenador en la UEFA y en la FIFA.

Fuente del texto: Elaboración propia

Fuente de las imágenes:

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/clubfootball/01/39/96/49/1399649_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/clubfootball/01/42/53/08/1425308_full-lnd.jpg

http://es.fifa.com/mm/photo/worldfootball/clubfootball/01/42/21/35/1422135_full-lnd.jpg

Dejar respuesta