GP de Canadá 2011

3
219

La carrera más larga de la historia termina en un mar de llantos para los chicos de Maranello, que se ahogan en la temporada más loca que se recuerda.

Lo vivido este fin de semana en las calles de la isla artificial de Montreal ha sido el Gran Premio más aburrido de lo que llevamos de temporada, solo salvado por las pocas vueltas que se disputaron y la locura que parece no separarse de Lewis Hamilton. Las únicas noticias buenas para los españoles nos las han traído Jaime Alguersuari y Pedro Martínez de la Rosa: el primero acabó en puntos por primera vez esta temporada, mientras que Pedro, que se subía in extremis el viernes al monoplaza de Sauber, mostraba todo su potencial dominando un volante completamente desconocido para él. Porque lo de Fernando… Bueno, es simplemente para comer aparte.

Este año estamos viviendo las carreras más espectaculares de los últimos tiempos, pero los encargados de este deporte parecen empeñados en destrozarlo. Montreal prometía ser escenario de una fabulosa carrera gracias a la aparición de la lluvia, pero Dirección de Carrera decidió frustrar las esperanzas de los espectadores y ordenaba la salida por detrás del coche de seguridad. Veinticinco vueltas después, un nuevo chaparrón inundaba el circuito y la carrera se detenía con bandera roja. Y por si fuera poco, casi dos horas después, cuando se reanudó la carrera, el coche de seguridad se mantuvo inexplicablemente demasiado tiempo en pista; tanto, que empezó a marcarse claramente la línea de carrera antes de que se apagasen las luces del safety car.

Es cierto que la Fórmula 1 es un deporte de riesgo, un deporte con una historia negra muy extensa. Pero es cierto también que muchas de las mejores carreras de la historia se han corrido en condiciones imposibles, y la épica y el valor que damos a las grandes figuras de este competitivo mundo se la han labrado, precisamente, en ese tipo de carreras. Si en la época de Senna, Mansell, Prost y compañía, Dirección de Carrera hubiese sido tan estricta, ni Senna sería el rey de la lluvia, ni Prost “El Doctor”. Eliminar la salida por un asfalto mojado, que no impracticable, es eliminar la emoción y la habilidad que a estos pilotos se les presupone. Claro que es difícil pilotar en estas condiciones, pero se supone que estamos hablando de los mejores pilotos del mundo, de unos tipos que son capaces de ir al límite sin traspasarlo, sin estrellarse. Y el que se coma el muro, que hubiera sido más fino en su pilotaje. Resulta, además, irónico cuando uno tira de hemeroteca y recuerda las palabras de hace pocos meses de Bernard Ecclestone recomendando la instalación de aspersores en los circuitos para provocar condiciones de pista cambiantes. ¡Para qué, si en dichas situaciones se para la carrera! Personalmente, me pareció un comportamiento ridículo de Dirección de Carrera.

Fernando Alonso no vivió su mejor fin de semana. El monoplaza era competitivo en seco, pero la carrera fue en mojado. Cambiaron neumáticos justo cuando llovía (como gritaba, asombrada, la comentarista de LaSexta Nira Juanco), y volvieron a cambiarlos justo antes de que se parase la carrera. Luego, un leve toque con Button, sin aparentes consecuencias, lo dejaba extrañamente varado en el piano de la cuarta curva. Y para colmo, por si no fuera suficiente, el causante del choque (que en todo caso, fue un incidente normal de carrera), Button, ganó la carrera, lo que indica que Alonso podría, al menos, haber acabado en el podio. En Maranello tiemblan, y ya hasta Domenicalli se muestra partidario de tirar la toalla y centrarse por completo en el monoplaza de 2012.

Button fue el gran ganador, como suele suceder en los últimos tiempos cuando las condiciones de pista son cambiantes. El británico efectuó una carrera inteligente y fina, pese al golpe que se llevó de su compañero Hamilton. Machacó constantemente los tiempos y no se desesperanzó hasta el mismísimo final, gracias a lo cual “alguien con mucho poder y que le quiere mucho” le recompensó con un fallo de Vettel en la última vuelta que aupaba a Button a lo más alto del podio. Victoria merecidísima que le coloca como rival directo de Vettel.

Por otra parte, Hamilton parece enfrascado en una locura que puede acabar muy mal. El jovencito británico se cree realmente el sucesor de Senna, pues se considera el mejor de la parrilla y el único que se puede comparar al genial brasileño. En el pasado Gran Premio de Mónaco se desmarcaba con unas declaraciones en las que intentaba convencernos de que es víctima de una persecución de la FIA, como cuando en los finales de los años 80 Senna luchaba contra la afrancesada FIA y su campeón, Prost. Y ahora cree estar a la altura del brasileño en los adelantamientos, pensando a lo mejor que el resto de pilotos son unos mancos que deben dejarle pasar “como a Pedro por su casa”. O Hamilton recupera el rumbo, o como pronostica el tricampeón de Fórmula 1 Niki Lauda, “esto acabará en una muerte”, y el problema es, como en las carreteras de todos nosotros, que puede que el muerto no sea él, sino aquel a quien se lleve por delante.

En lo que al resto de españoles se refiere, la mejor noticia fue, sin duda, la aparición de Pedro en la parrilla del Gran Premio. El piloto catalán era elegido por Sauber para sustituir al “Checo” Pérez, que con unos mareos debió abandonar después de los free practice 1 del viernes, consecuencias directas del fortísimo golpe que sufrió a la salida del túnel en Montecarlo. Y Pedro demostró por qué sigue tras tantos años en este difícil mundo, con una carrera genial que debió acabar en los puntos. Desgraciadamente, un leve toque con Button (la bestia negra de los españoles este fin de semana, aunque realmente no se le puede culpar de nada) le obligaba a pasar por boxes y le relegaba a la 12ª posición final. Aun así, McLaren asegura que la confianza en su piloto de pruebas se ha visto reforzada tras este Gran Premio, pues saben que tienen un valor seguro en caso de tener que usarlo para una sustitución.

Y no nos olvidamos de Algersuari, que consiguió sus primeros puntos y toma un poco de aire en la lucha que mantiene con su compañero de equipo, Buemi, para conseguir un puesto en el codiciadísimo volante del Red Bull de Adrian Newey. Tarea difícil, más aún sabiendo que Ricciardo, piloto reserva de Toro Rosso, tiene casi asegurada su promoción a piloto oficial la temporada que viene.

También es muy destacable la carrera de Schumacher, que tiró de veteranía para conseguir un cuarto puesto que sabe a muy poco después de ver como tenía opciones reales de podio, y por qué no, también de ganar en el Gran Premio en el que más veces ha ganado, el rey absoluto de Montreal, con siete victorias. Se defendió como solo él sabe ante Button y Webber, pero el nivel de Red Bull y McLaren está muy por encima de Mercedes, y cuando la trazada seca se extendió, Schumi no pudo hacer nada ante el DRS y la aerodinámica de sus perseguidores. Una defensa que, por breves momentos, nos recordó a aquella fabulosa carrera en Imola 2006 (Gran Premio de San Marino) cuando Schumacher se defendió increíblemente ante Alonso devolviéndole al asturiano lo que éste le hiciera justo un año antes en el mismo trazado.

Acabó el Gran Premio de Canadá con las posiciones como siguen: 1º Button; 2º Vettel; 3º Webber; 4º Schumacher; 5º Petrov; 6º Massa; 7º Kobayashi; 8º Algersuari; 9º Barrichello; 10º Buemi; 11º Rosberg; 12º de la Rosa; 13º Liuzzi; 14º d´Ambrosio; 15º Glock; 16º Trulli; 17º Karthikeyan; 18º Di Resta; se retiraron, por orden inverso, Maldonado, Heidfeld, Sutil, Alonso, Kovalainen y Hamilton.

En apenas semana y media llegaremos a la segunda carrera disputada en nuestras fronteras, el Gran Premio de Europa sobre el trazado urbano de Valencia. Punto de inflexión para la Scuderia Ferrari, que decidirá si continua o no luchando por este Mundial. Los chicos del mazo volverán a intentar golpear con las “alas” que Newey se ha inventado, para que Vettel sea campeón antes de acabar el verano. Y esperemos que la locura de Hamilton sea transitoria y recuperemos a ese piloto agresivo hasta el límite, pero que hasta ahora siempre había sabido bordearlo con precisión sin traspasarlo. Y por qué no, la primera victoria de Alonso. Puestos a soñar, solo cabe disfrutar.

Fuentes del texto:

Retransmisión en directo del Gran Premio de Canadá por LaSexta Tv.

Retransmisión en diferido del Gran Premio de Canadá por http://www.lasextadeportes.com/formula1.

http://www.caranddriverthef1.com/

Programa Marca Motor de MarcaTV.

Fuentes de la imagen:

http://mm.motor21.com/Espa%C3%B1ol/Deportes/Motor/F%C3%B3rmula_1/Noticias/103591/alonso-canada-pista.jpg

http://www2.diariomotor.com/imagenes/2011/06/posts/Jenson_Button_McLaren_GP_Canada_2011.jpg

http://www.cadenaser.com/recorte/20110613csrcsrdep_2/XLCO/Ies/Fernando-Alonso-retirada-GP-Canada.jpg

http://www.misionlandia.com.ar/images/stories/deporte/motores/F1/Mc-Laren/button_canada_afp.jpg

3 Comentarios

  1. hombre decir que la carrera fue aburrida es exagerar la frustracion de que fernando no pudiese terminar la carrera… muchos criticos opinan que pese a los retardos, etc, etc; fue la mejor carrera del campeonato, ya que se pudo ver a un michael schumacher mostrando su veterania en agua y con un coche inferior que recordaba al kaiser de otrora, a un gran button con su fina conduccion, a un sebastian vettel campeon del mundo nerviso en los ultimos giros, como si fuese novato, entre otras cosas. Quizas el Gp no fue de la manera mas tipica, pero si genero emocion en la segunda parte

  2. Si, todo eso lo digo; cuando se reanudó la carrera tuvimos una carrera al sprint con muchisima emoción; a mi´, también lo digo, me encantó ver como Schumi tenía opciones de ganar, pues no me gustan mucho las críticas que se le hacen, sigue siendo uno de los mejores de la historia, y lo demostró cerrando a Webber en la recta hacia el agua para que no pudiese frenar y asi no ser adelantado, pero al final se impone el potencial del coche.
    A mi no me pareció aburrida por que Alonso se estrellara, sino por la gestión de la salida, por lo que se mantuvo el safety en pista… y esta opinión la comparten, entre otros, Alguersuari, Javier Rubio, Andy Soucek o Helmut Marko. Si no, te aseguro que esta hubiera sido la mejor, pero no tiene ni punto de comparaciíon con Malasya o Mónaco.

  3. y por cierto, según se comenta por “el paddock”, lo que le paso a Vettel fue que puso el mapa motor de calificación para que Button no llegase, después de que le ajustasen el ala delantera, lo que le provocó demasiada carga trasera facilitando el trompo. Y ya era hora, pues no estaba cometiendo ningún error, y sus números son solo comparables a los de Schumi en 2004

Dejar respuesta