Gimnasios: Elimina los excesos navideños

0
187

Pasadas estas fiestas navideñas de regocijo familiar y excesivo consumo alimenticio de suculentas exquisiteces tales como mariscadas, cochinillo asado, dulces, alcohol, etc., todo ello, claro está, en cantidades industriales, hace necesaria la reflexión hacia una firme proposición de incluir entre nuestros propósitos de año nuevo el llevar a cabo actividades o alternativas que nos permitan desprendernos de se lastre que son los kilos de más y la necesidad de depurar el organismo con miras a empezar enero de un modo más sano y dinámico al que estamos acostumbrados.

Lo único que se necesita son ganas y un poco de fuerza de voluntad, que aunque todos sabemos que da mucha pereza, os aseguro que los beneficios son insuperables y constituyen un método realmente bueno para mejorar nuestra calidad de vida mucho más allá de lo que todos podamos imaginar. Cada uno a su manera, a su ritmo, con una progresión más o menos lenta, mientras se mantenga constante servirá más que de sobra para lograr conseguir de una vez ese objetivo tan ansiado de mejorar nuestro cuerpo por fuera, y, sobre todo y lo que es más importante, por dentro.

Con el ritmo de vida que la mayoría llevamos, los niveles de estrés que sufrimos, las agresiones externas a las que nos vemos expuestos todos los días, es de obligado cumplimiento hacer un paréntesis en nuestra ajetreada existencia para dedicar un ratito a nosotros mismos.

Por todo esto, mi recomendación esta vez son esos lugares llamados gimnasios, desconocidos para algunos y odiados por otros, pero que una vez dado el primer paso se convierten en una sana terapia para todo el mundo. Atrás quedan las aburridas salas de musculación en las que uno no sabe por donde empezar. No. Actualmente contamos con una amplia oferta de centros deportivos que proporcionan múltiples y variadas clases de todas aquellas disciplinas que se puedan imaginar, de manera que resulta casi imposible cansarse ya que puedes ir cambiando de actividad cuanto quieras y no hay horarios (están abiertos unas catorce horas al día ininterrumpidamente, y puedes entrar a la clase que quieras –éstas suelen tener lugar cada hora, más o menos-). Las más comunes son:

  • Tai-Chi, Yoga, Pilates, y combinaciones entre ellas. Son disciplinas orientales milenarias, ideales para quienes no quieran o no puedan hacer demasiados esfuerzos y para todos aquellos que sufran de nerviosismo, insomnio, tensión, dolores de espalda, cervicales, lesiones, contracturas, etc. Aunque consisten en movimientos lentos y pausados, son clases intensas y se nota la mejora en muy poco tiempo.
  • Spinning. Se trata de pedalear al ritmo de la música en una bicicleta estática. Éste es el bueno para quemar las calorías y grasas después de una época de excesos como es navidad, o si te gusta montar en bici.  Es duro y cansado, pero merece la pena.
  • Aquafitness. Gimnasia en el agua. Los movimientos son más fáciles ya que dentro del agua pesamos menos y podemos movernos más ágilmente, pero en realidad estamos haciendo el doble de fuerza por la resistencia que ejerce nuestro cuerpo, por lo que resulta mucho más efectivo. Muy recomendado también para perezosos y para quienes padecen de dolores musculares, especialmente de espalda.
  • Artes marciales. Combinadas con boxeo, fitness y ejercicios de musculación. Sólo para entrenados, desgasta mucho.
  • Bailes. Desde el hip-hop, latinos, pop y funk hasta street dance, bailes de salón, pasando por excentricidades muy de moda ahora como la danza del vientre. Mejoran la coordinación y el equilibrio.
  • GAP y entrenamiento global. Utilizando diversos instrumentos en diferentes ejercicios se persigue moldear las distintas partes del cuerpo.
  • Step. Sesión coreografiada al ritmo de la música subiendo y bajando de un escalón, con el fin de trabajar el tren inferior.
  • Cursos de natación. Adaptados a las necesidades de cada uno, según la edad y el nivel que se tenga, para lograr aprender a nadar de forma profesional y hacer un entrenamiento cardiovascular completo en cada sesión.

Todos estos centros disponen de tratamientos de  hidroterapia, centro adicional de estética, personal cualificado para orientarte y guiarte en todo momento, entrenamientos individualizados, sala de musculación y zona de piscinas de libre acceso, sauna y baño turco.

Los mejores gimnasios que disponen de este esquema de trabajo, con numerosos centros abiertos por Madrid y por toda España son:

Fotos:
www.bodyfactory.es

Compartir
Artículo anteriorLa cuna de la Navidad
Artículo siguienteMiedo

Dejar respuesta