Gigante Milito

0
190

Hay jugadores que tienen algo especial. Puede que no sean los más virtuosos con el balón en los pies, pero su forma pasional de jugar al fútbol les permite formar parte del Olimpo de los grandes. Desde el pasado mes de Agosto, José Mourinho pide a gritos un delantero centro para el Real Madrid. El luso era consciente que la pareja formada por Higuain y Benzema podía no ser suficiente ante una temporada tan cargada de partidos, y la baja por lesión del “Pipita” ha terminado de darle la razón.

Como es habitual en estos casos, los medios de comunicación comenzamos a peinar el planeta fútbol para encontrar un “9” que encaje dentro de las necesidades madridistas. Y en mitad de muchos nombres insípidos apareció el de Diego Milito. Argentino con todas las letras, goleador sin discusión, el ex delantero del Real Zaragoza sería el jugador perfecto para la conquista de la décima Copa de Europa blanca.

Milito nunca olvidará este año 2010. Los grandes jugadores se tienen que ver en las grandes noches. Y Diego no falló en la cita más importante de su carrera. Madrid, 22 de Mayo. Inter de Milán y Bayern de Munich se juegan en el Santiago Bernabeu la final de la Champions League. Los italianos llevaban más de cinco décadas sin reinar en el viejo continente y por ello la presión para los nerazzurri era brutal. Habían eliminado al Barça en semifinales y eran los principales favoritos para el partido. La capital de España hablaba italiano. El partido comenzó muy igualado, con ambas escuadras midiendo las fuerzas del contrario. En la fiesta de Robben y Sneijder el que se moviera no salía en la foto. Y la defensa bávara se movió. En el minuto 35 de la primera parte los Van Buyten, Demichelis y compañía dejaron que la pelota llegará a los pies de Milito. Error.Sólo había una posibilidad: GOL. Celebración con rabia, con sentimiento, con ilusión. En la segunda mitad, a falta de 20 minutos, sentenció la final con un remate que lo elevaba para siempre a los altares del deporte rey. Ese partido selló su pasaporte para Sudáfrica 2010 y ahora podría abrirle las puertas del Real Madrid.

Milito ya forma parte de nuestros recuerdos futbolísticos y sería un gran colofón a su carrera que le permitieran jugar en este Real Madrid. Los pases de Xabi Alonso tendrían un dueño claro, Cristiano sería feliz con un socio que sabe jugar de espaldas a la portería y Mou vería incrementada la competitividad en esa demarcación, algo que siempre resulta beneficioso en todos los vestuarios. Desde que se fue Van Nistelrooy el Madrid necesita un depredador: un Suker, un Morientes, un Ronaldo…. uno de esos jugadores que remata a puerta sin preguntar. Milito cumple con todos los requisitos necesarios para pasar con nota la dura prueba de selección.

Parece increíble, pero la prestigiosa revista France Football no incluyó al argentino en su lista de 50 candidatos para llevarse el Balón de Oro, premio que corona cada año al mejor futbolista de la temporada. Es cierto que estos trofeos tienen un valor relativo, pero no deja de ser injusto su no inclusión en la lista. A los románticos nos da igual.Hace unos meses lo dijo Xavi Hernández: “ Cuando eres pequeño sueñas con ganar un Mundial o una Champions, no el Balón de Oro.”

Dejar respuesta