Gestión áurea de un producto de plata

0
210

“La Champions League siempre estará arriba”. Eso debieron pensar en la sección de Deportes de Digital + hace un lustro, cuando Canal + aún emitía en abierto y tenía el pleno control sobre casi todos los partidos de la máxima competición europea de clubes. La plataforma supo ofrecer un producto atractivo al consumidor de fútbol, muy distinto respecto al tratamiento de la Liga de Campeones en Televisión Española años atrás. Todo cambió el año pasado: los derechos de Sogecable pasan a manos de TVE y la FORTA. En aquel momento, muchos pensamos que la marca Champions League derivaría en un sucedáneo.

Digital + intenta presentar cada jueves algo parecido a lo que la plataforma ofrecía hace cinco años. La marca ha cambiado: en vez de Champions League ahora tenemos UEFA Europa League; en vez de martes y miércoles, ahora la oferta llega los jueves (quizás un día no tan propicio); en vez de equipos de primerísimo nivel, ahora las plantillas en liza son escuadras defenestradas de la casa de los ricos, antiguos invitados ocasionales o aspirantes a entrar algún día en aquélla. En cambio, si miramos cinco años atrás encontramos piezas no modificadas en este puzzle: narradores de primer nivel, comentaristas contrastados, posibilidad de seguir casi todos los partidos en directo, previa de la jornada y posterior resumen… Y, sobre todo, algo que siempre entusiasmó a este escribidor: las imágenes de los estadios en los prolegómenos. El ambiente previo a la celebración de un partido es único, y en Canal + lo saben.

El próximo Mundial de Sudáfrica será emitido en directo y en exclusiva por Digital + a través de sus distintos canales, aunque todo apunta a que compartirá la retransmisión de algunos partidos en abierto con Telecinco. Es el segundo Campeonato Mundial de Fútbol consecutivo que Canal + ofrece a sus abonados; en Corea y Japón fue Vía Digital la plataforma al frente y en Francia 1998, así como en anteriores ediciones, TVE fue la televisión del Mundial. Aquellos recuerdos que nos dejó José Ángel de la Casa no tienen precio actualmente, aunque entonces todo era distinto: la televisión y nosotros, los telespectadores, también. Esperemos que Sudáfrica 2010 sea, sin la presencia de aquel mítico narrador y de algún que otro baloncestístico genial, una competición de primer nivel; confiamos en que el tratamiento informativo sea un producto de oro.

Fuente del texto:
Elaboración propia
Fuente de la imagen:

www.uefa.com

Dejar respuesta