Generación “sí-sí”

2
805

“La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere”, decía Jean Cocteau. Los jóvenes del club siglo XXI celebraron el pasado 24 de noviembre un coloquio sobre el tema: cómo será el sector juvenil en estos años venideros y cómo se reforma todo con la reforma laboral. Dos vocablos que no tienen por qué ser divergentes, sino que también pueden ser complementarios: jóvenes y reforma.

A partir de aquí, me pregunto: ¿por qué sólo se habla de los jóvenes ni-ni? ¿Por qué los jóvenes que podrían llamarse sí-sí no aparecen en las estadísticas? El pasado 23 de noviembre podíamos leer en el periódico 20 Minutos en la edición de Madrid: “cumplen a raja con sus estudios, colaboran con tareas de voluntariado y fichan con el empresario como cualquier hijo de vecino; son los 101.200 jóvenes de la región de entre 16 y 29 años que estudian y trabajan al mismo tiempo, el 8’6% del más de un millón de madrileños en esas edades según datos del INEM a partir de la EPA correspondiente al tercer trimestre del 2010”. Añade: “no coinciden en metas ni objetivos, un total de 75.800 jóvenes de la comunidad de Madrid, algo más del 6% comenzaron el mes de octubre sin hacer nada: ni estudiar ni trabajar”. Es una inactividad que ha dado nombre a toda una generación.

Los ni-ni siempre han existido. Particularmente en época de crisis siempre se oye más hablar de ella. En los 80 también hubo una crisis en la que los jóvenes también tenían muy difícil el hecho de incorporarse al mercado laboral provocando que muchos desistieran. Por tanto, no es algo nuevo, ni que se hayan inventado algunos por marketing. Lo que cambiamos es el nombre de las etiquetas, como la conocida JASP: “Jóvenes aunque sobradamente preparados”. Y luego estaba la generación puente: “Vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos”. Todo ello relacionado con el síndrome de Peter Pan en el que no se quería crecer.

Un informe elaborado por la BBVA dice que los jóvenes europeos siguen siendo optimistas en la posibilidad de encontrar trabajo. Esto significa que no estamos con los brazos cruzados. Ahora individualmente hay muchos jóvenes inconformistas, que enfocan ese inconformismo hacia colectivos más desfavorecidos, pero no hay un movimiento como en otras ocasiones que esté presente en la calle, en los medios, etc. Hoy no hay ninguno que dé la voz por todos y que dé un paso al frente.

Tenemos más opciones que las que se tenían antes. ¿Qué modelo se está fabricando? El modelo según el cual para ser famoso no hay que hacer particularmente ningún esfuerzo, que basta con entrar con un reality televisivo, que basta tener alguna relación con algún personaje conocido… El fenómeno ni-ni es preocupante, porque en cualquier país del mundo el potencial que posee no es el IBEX, sino la juventud que con formación, información, honestidad y seriedad puede conseguir que este país o cualquier país tenga futuro.

El término ni-ni no sólo se ha de aplicar a los jóvenes. Ahora mismo hay medio millón de personas que han desistido de buscar trabajo porque no lo encuentran. El matiz es que éstos no pueden debido a cómo esta nuestra economía. Como decía William Shakespeare: “Los viejos desconfían de la juventud porque han sido jóvenes”. Sí es verdad que somos más conformistas, permanecemos más callados que nuestras anteriores generaciones. Tenemos un 40% de jóvenes en paro, y aquí somos nosotros los que tenemos que tirar del motor de la protesta. Por otro lado, sólo las noticias negativas son las que recibimos en nuestra sociedad y así es difícil quitarnos la etiqueta.

Fuentes del texto:
20 Minutos
INEM
BBVA

Fuentes de las imágenes:
http://www.escuelasdecursos.com/wp-content/uploads/2010/11/estudiantes-universitarios01.jpg
http://temadeactualidad.files.wordpress.com/2010/05/generacion-nini.jpg

2 Comentarios

  1. Buena publicación María del Mar! cierto que hay generación ni-ni y si-si, pero es como algunos por que quieren y otros porque no les queda remedio. Aunque en la generación ni-ni, son mayoría los que se decanta por una vida de ocio, y en la generación si-si a la mayoría no les queda remedio, si quieren seguir estudiando.

  2. Buena publicación María del Mar! cierto que hay generación ni-ni y si-si, pero es como todo, algunos por que quieren y otros porque no les queda mas remedio. Aunque en la generación ni-ni, son mayoría los que se decanta por una vida de ocio, y en la generación si-si a la mayoría no les queda otra, si quieren seguir estudiando.

Dejar respuesta