Gangs of New York

0
613

A mediados del siglo XIX, él es de los pocos que camina tranquilo por la ciudad de Nueva York. Espeso bigote negro de puntas al cielo. Patillas que nada tienen que envidiar a las de Curro Jiménez. Cejas pobladas, ojos pequeños y mirada amenazante. Todo un señor. Un auténtico dandy. ¡Con su chistera y todo! Él es Bill El Carnicero y a veces creerás que va a salirse de la pantalla para hincharte a bofetadas. Sin embargo, es posible que le acabes cogiendo cariño. Pero es de los malos… no lo olvides.
Tiempos de incertidumbre. Las bandas lo controlan todo y demuestran su valía a base de palos. ¡Qué digo palos! Machetes, hachas, martillos, hoces, cuchillos… Golpes secos, narices que crujen y ojos que se cierran.
Y en medio de todo, un Leonardo DiCaprio que busca venganza. El niño rubito también quiere su guerra. Y Scorsese se la da.

Escenarios que se tiñen de rojo en cuestión de segundos, pandillas perfectamente identificables por sus detalladas vestimentas, una banda sonora que suena a lo que tiene que sonar, un malo que asusta (Daniel Day-Lewis) y un director audaz; son algunos de los motivos por los que Gangs of New York fue nominada a diez Óscar. No ganó ninguno. Una pena.

También nos dejaremos seducir por “la cosa más dulce”: Cameron Díaz.

Dejar respuesta