Gana Evans, resiste Contador y pierden los hermanos Schleck

1
213

El australiano Cadel Evans se ha proclamado vencedor del Tour evaporando las esperanzas de los hermanos Schleck, que más preocupados por controlar a Contador, se olvidaron de atacar cuando debían, quedando así relegados al segundo y tercer lugar del podio de París. Frank se dedicó a intentar desconcentrar a Contador en lugar de atacar sobre la bicicleta. Volver a sacar el tema de la rotura de cadena de su hermano el pasado Tour y el hecho de que Alberto no le esperara fue muy feo ya que al instante surge la pregunta de por qué en las caídas del español este año no le esperaron a él. La diferencia está en que el triple campeón del Tour no dijo una palabra y un año después ellos lo siguen usando para tratar de presionar. Andy, tras pasar dos semanas escondido, dejando que los demás se desgastaran, demostró que puede ganar de modo excepcional. Es gracioso que pasara tantas etapas defendiendo su derecho a no atacar, y el día que todo le salió bien dijera que su modo de correr le obliga a ir al ataque. ¿Por qué no lo hizo desde el principio entonces? Contador lo ha intentado siempre que ha tenido fuerzas, eso es lo que diferencia a un corredor de un campeón. La falta de iniciativa y el férreo control sobre el español es lo que les ha llevado a perder el Tour.

El primero en felicitar al campeón fue Contador: “Cadel Evans se merece el Tour y es un digno vencedor. Su forma de correr no es espectacular, pero ha demostrado estar muy fuerte, ha disputado etapas, hoy ha hecho una gran contrarreloj y es justo ganador”. El madrileño, que terminó quinto, sufrió varias caídas que le magullaron y destrozaron la rodilla, tuvo problemas con la bicicleta y se encontró muy solo. El Saxo Bank no ha podido ayudarle en ningún momento, y en cada ataque se le veía sin ningún compañero capaz de acompañarle. Evans, Schleck o Voeckler, en los momentos decisivos se vieron protegidos por sus equipos, pero el español solo ha podido contar con Samuel Sánchez, del Euskaltel, para intentar darle la vuelta a su difícil situación en carrera.

Ha pagado el agotamiento: por la preparación surrealista y llena de incertidumbre que ha realizado este año; por el extraordinario esfuerzo realizado en el Giro, del que se proclamó campeón con una superioridad aplastante y en el que ninguno de los otros favoritos a llevarse el Tour participó; por la presión ejercida por parte de ciertos aficionados y medios que le han querido ver fuera de carrera desde el primer día (las portadas francesas anunciando su abandono a diario son buena muestra de ello) e irremediablemente por las acusaciones del último año.

Cualquiera en su lugar no hubiera acudido al Tour, pero decidió ir a por todas; tal vez tuvo que hacerlo por “obligación” o “agradecimiento” hacia su equipo o por orgullo a pesar de estar falto de fuerzas, el caso es que desde el principio sabía que no iba a ser fácil.

No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte y lo aguantas mientras avanzas. Hay que soportar sin dejar de avanzar, así es como se gana. Si tú sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces, pero tendrás que soportar los golpes”. Como inspirado por Rocky Balboa, Contador ha aguantado con el valor que le caracteriza.

El Tour comenzó el 2 de julio y la bienvenida no fue como se esperaba:

Etapa 1: 191 km entre Passage du Gois – Mont des Alouettes. El Tour empezó de la peor manera para el actual campeón, ya que se vio involucrado en una caída a 8 km para el final en la que sus rivales no se ven envueltos y le sacan más de un minuto en la general. Philippe Gilbert es el primer ganador.

E2: 23 km contrarreloj por equipos en Les Essarts. Cadel Evans, avisando desde el principio, se coloca segundo en la general, y Saxo Bank no pierde tanto tiempo como cabía esperar, aunque Contador sigue perdiendo tiempo respecto a sus rivales directos. La etapa la gana el equipo Garmin.

E3: 198 km entre Olonne sur Mer – Redon. Farrar logra la segunda victoria para Garmin y se la dedica a su compañero Weylandt fallecido en el Giro de Italia. Gran tercer puesto de José Joaquín Rojas y protagonismo español con la buena actuación de Ventoso, José Iván Gutiérrez y Rubén Pérez.

E4: 172 km entre Lorient – Mur de Bretagne. Emocionante etapa con el primer aviso de Contador, que por un instante pareció ganar una etapa que le arrebató Evans. Gran esfuerzo del madrileño y buen trabajo de Samuel Sánchez. Andy Schleck no se desgasta.

E5: 158 km entre Carhaix – Cap Frehel. Cavendish arrasa. Rojas, de nuevo protagonista, y numerosas caídas empiezan a eliminar corredores. Contador se cae de nuevo y se daña más aún la rodilla derecha.

E6: 226 km entre Dinan – Lisieux. Bajo lluvia y viento se desarrolló la etapa más larga de todo el Tour. Tras una escapada larga Hagen se alza con la victoria. Rojas continúa realizando una gran carrera y Contador sigue con mala suerte y cambia varias veces de bicicleta.

E7: 215 km entre Le Mans – Châteauroux. Cavendish logra su segunda victoria en otro día marcado por caídas y abandonos. Etapa tranquila que permite ver a un pelotón magullado y dolorido, aunque aguantan en carrera.

E8: 190 km entre Aigurande – Super-Besse Sancy. Hushovd continúa liderando la clasificación. Alegría para el Movistar con la victoria de Rui Costa en la primera etapa de montaña. Contador comienza a dar signos de recuperación a pesar de sus heridas de guerra.

E9: 208 km entre Issoire – Saint-Flour. La alegría viene por la victoria de Luis León Sánchez. El murciano se lleva una etapa que dedica a su hermano y a su futura hija. El francés Voeckler se pone líder y Evans tercero. Pero previo al primer día de descanso se produce un incidente vergonzoso. Un coche de la televisión atropella de modo increíble a Flecha y Hoogerland que marchaban escapados. Además de permitir que el resto de corredores fugados se alejaran, provocan heridas en el español y el holandés que, renqueantes, terminan sin ninguna posibilidad de disputar la etapa. Más problemas para Contador con una nueva caída y problemas con su bicicleta. Nuevos abandonos: Vinokourov y Van den Broeck, con diversas fracturas, tienen que decir adiós. Expulsan al coche de la carrera, pero los ciclistas perjudicados tienen que aguantarse.

E10: 161 km entre Aurillac – Carmaux. Greipel se alza con la victoria sobre Cavendish. Rojas se marca otra buena actuación y Voeckler mantiene el liderato. Contador aguanta.

E11: 168 km entre Blaye les Mines – Lavaur. Cavendish logra otro triunfo bajo la lluvia. Contador sigue resistiendo aunque no logra reducir la ventaja con los favoritos.

E12: 209 km entre Cugnaux – Luz Ardiden. Premio para el asturiano Samuel Sánchez, que logra una merecidísima victoria tras realizar una carrera muy inteligente. Contador no ha podido evitar perder más de 10 segundos respecto a los favoritos. El madrileño se ha defendido de los ataques que parecían querer probar el estado de su dolorida rodilla. Voeckler mantiene el liderato gracias al enorme trabajo de todo su equipo.

E13: 156 km entre Pau – Lourdes. Hushovd logra un triunfo en una jornada de reservar fuerzas en la que no hay cambios entre los favoritos ni de líder.

E14: 168 km entre Saint Gaudens – Plateau de Beille. Vanendert se venga de Samu y le devuelve la jugada. En esta ocasión el belga acaba primero y el español segundo. Los favoritos, a pesar de la diferencia que sacan a Contador, se preocupan más de vigilarle que de atacar, y Voeckler continúa aprovechándose de esa circunstancia para permanecer líder. Se confirma que Saxo Bank no está a la altura de lo esperado (excepto Jesús Hernández y Daniel Navarro).

E15: 187 km entre Limoux – Montpellier, previa a la jornada de descanso. Cavendish logra su cuarta victoria y la general permanece sin cambios. Contador sigue en séptimo lugar, muy alejado de los puestos de cabeza. No logra reducir la distancia, pero confía que la llegada de la montaña, si sus heridas se lo permiten, cambie las cosas. Voeckler sigue de amarillo.

E16: 163 km entre Saint Paul Trois Châteaux – Gap. Hushovd gana una etapa marcada por la resurrección de Contador que logra rebajar más de un minuto con los favoritos. Espectacular comportamiento del madrileño que decidió atacar en lugar de esperar y controlar a los demás. Ya prometió que cuando tuviera fuerzas atacaría, y lo hace de un modo sensacional. Samuel Sánchez también ha completado una gran etapa.

E17: 179 km entre Gap – Pinerolo. La sociedad Samu – Alberto vuelve a poner la emoción al Tour. Magnífico esfuerzo de los españoles que pedalean con valentía y corazón mientras algunos de los favoritos siguen decepcionando. No tienen el premio merecido de recortar tiempo, pero el espectáculo que ofrecen es admirable. Gana Hagen y Rubén Pérez realiza una gran etapa.

E18: 189 km entre Pinerolo – Galibier Serre Chevalier. Andy Schleck atacó por primera vez desde que empezara la carrera y se lleva la etapa de modo espectacular. Inició la escapada a 60 km de la meta y le salió bien. Sólo el orgullo de Voeckler y Evans impide que destrozara el Tour, y el francés logra retener el maillot a base de esfuerzo. Contador pierde más de 4 minutos y Samuel algo más. Las cosas se ponen muy complicadas para los españoles que, a pesar de la falta de fuerzas, han completado la etapa con la cabeza alta. Leopard ha sabido jugar en equipo, algo con lo que no puede contar Contador, y le ha salido a la perfección. Pero donde unos ven solo una derrota, otros encuentran lugar para la admiración, para engrandecer, más aún, la categoría de mito de un ciclista enorme, que demuestra la misma exquisita clase danzando con su elegante pedaleo sobre la bicicleta, que llegando destrozado a la meta con el Tour virtualmente perdido para felicitar a Andy Schleck y Cadel Evans por su actuación.

Con los deportistas que ganan siempre ocurre que cuando llega una derrota (Rafa Nadal en Wimbledon tras ganar Roland Garros es un ejemplo) parece que surgen críticas de todos los rincones, de esos lugares donde los gritos son más fuertes cuando acompañan los éxitos. Pero poco importa lo que cada cual quiera decir porque la realidad es que Contador ha dado una nueva lección de dignidad deportiva, un ejemplo de cómo no rendirse jamás ante la adversidad. Verle escalar perdiendo las fuerzas y sacar el corazón al atravesar la meta para terminar en la enfermería por el intenso dolor, lo único que hace es engrandecerle.

E19: 109 km entre Modane Valfréjus – Alpe-d’Huez. Un monumento al ciclismo y a la historia de Alberto Contador. Imposible vivir una etapa más bonita. A veces el deporte es muy cruel y no gana el que lo merece. Lo hecho en esta jornada por el madrileño no quedará grabado en la placa en honor de los que se llevan esa etapa, pero quedará en la memoria de todo el que ama el ciclismo. ¡Qué grande eres Contador! Los comentaristas de Teledeporte, Perico Delgado y Carlos de Andrés, daban las gracias a Alberto por la maravilla que acababa de regalar al ciclismo. Menuda declaración de amor por un deporte que no ha estado a la altura de un irrepetible campeón como él. No ha ganado la etapa, entró tercero, pero sí el respeto eterno. ¡Muchas gracias, Contador! Un tipo que se escapa a más de 90 km de la meta tras lo sufrido en la etapa anterior, con todo lo que lleva sobre su espalda, demuestra que lo que le hace a uno campeón no es el hecho de ganar. Le alcanzaron y volvió a escaparse hasta que ya no pudo más. ¡Qué valentía! Ganó Rolland pero éso ya no importó. Gran actuación de Samu y Evans mientras que Voeckler perdió el liderato que recogió exultante Andy Schleck.

“Me queda un sabor buenísimo. Estoy super contento. No he tenido las mismas piernas aquí que en el resto de las carreras. No cambiaría nada de lo anterior para que el resultado del Tour fuera otro” reconocía Contador tras el enorme esfuerzo que vio recompensado con el premio a la combatividad.

E20: 42 km de contrarreloj en Grenoble. Exhibición de Cadel Evans, que arranca el Tour a Schleck de modo espectacular, convirtiéndose en el primer australiano que lo logra. No solo ha superado los 57 segundos que les separaban, sino que le ha sacado más de 2 minutos. Por dos veces se había quedado el australiano a las puertas, y a los 34 años ha logrado proclamarse campeón mostrando una gran valentía en esta etapa y una gran inteligencia el resto del Tour para no desgastarse y aguantar. Los Schleck han pagado su falta de ambición en momentos clave de la carrera y el control que ejercieron sobre Contador, al que temen muchísimo aunque esté en unas condiciones difíciles. Alberto hizo una gran contrarreloj finalizando tercero. Ganó Martin.

Ahora llegarán los comentarios interesados, palabras fáciles mezcla de maldad e ignorancia, reproches o acusaciones. Vendrán de parte de todos aquellos que no son capaces de ver más allá de sus propios fantasmas, pero Contador también ha aprendido a convivir con ello. Al final, lo que queda son las carreteras llenas de banderas con el nombre del madrileño por cada etapa del Tour de Francia, cada mensaje de apoyo y las esperanzas de una afición que ha pasado tres semanas empujando para que Contador lograra otra gesta.

Ha sido precioso ver cómo ha luchado, su enorme calidad, su sociedad con Samuel Sánchez, el respeto con que le tratan sus compañeros; es un super clase dentro y fuera de competición. Y no se rinde: “El año que viene volveré para ganar”.

E21: 95 km entre Créteil – Paris Champs Élysées. Evans, Andy y Frank Schleck completan el podio de este Tour que ha sido tan complicado para Alberto Contador, que finaliza quinto. La gran noticia es que Samuel Sánchez gana el maillot de campeón de la montaña y acaba sexto. “Estoy muy orgulloso de cómo ha ido el Tour para mí y para mi equipo, ha sido espectacular”. Cavendish se lleva su quinta etapa con la victoria en la etapa final.

Una duda surge tras el final del Tour¿se enviarán los resultados de los controles antidopaje de todo el pelotón a los mismos laboratorios donde se enviaron los análisis de Alberto Contador? Porque si hay una norma debe ser la misma para todos. Si un laboratorio detecta sustancias que otros son incapaces de percibir, o se analizan todos de manera igualitaria en el mismo sitio y con los mismos medios o nada tiene sentido. Habrá que esperar.

El mal sabor de boca lo deja el comportamiento de parte del público. Es vergonzoso ver la falta de respeto con la que mucha gente acude a la carrera y grita, insulta, zarandea e incluso golpea a los ciclistas impunemente. La dirección de carrera no hace nada al respecto y los corredores se ven indefensos. Contador, cuando se iba solo, tuvo que aguantar cómo alguien disfrazado de médico casi le tiró al suelo. El madrileño se lo quitó de encima de un manotazo que bien pudo costarle una caída. Una cosa es animar pero todo el que pone en peligro a una persona, a un profesional que va desarrollando su trabajo, no puede quedar como si nada hubiera pasado. Ensombrece el comportamiento ejemplar de la mayoría de la afición que llega horas antes y que admira y respeta el enorme esfuerzo que realizan los corredores.

Ahora Contador descansará de la extraordinaria temporada que ha realizado, a pesar de todo, y en las próximas semanas espera poner punto y final a la pesadilla que ha soportado durante todo el año. Pero no le falta el apoyo que le ha acompañado desde el principio y deportistas como Fernando Alonso siguen dando muestras de cariño al madrileño. En una entrevista publicada en ABC el pasado día 8 de julio, el piloto asturiano se mostró muy claro ante la pregunta: “¿Qué opina del caso Contador?” contestando: “El ciclismo tiene este problema: la persecución que vive desde los organismos oficiales. Ya se ha demostrado una vez que fue una contaminación, pero se sigue dando vueltas y vueltas… Más morbo, más polémicas. Si esos niveles se hubiesen dado en otro deporte, en el fútbol por ejemplo, nunca habrían salido a la luz. No habría pasado nada. El sistema es demasiado duro con el ciclismo”.

La conclusión de este Tour es que si Contador, mermado y sin fuerzas, ha sido capaz de protagonizar e incluso decidir la carrera y terminar en un dignísimo quinto puesto, el futuro solo puede depararle más éxitos. “Vine para ganar el Tour, y a pesar de no haberlo conseguido, creo que lo he intentado todo. Me voy satisfecho, y contento por el balance del año. Ha habido muchos factores negativos al principio de la prueba, decidí seguir sabiendo el riesgo que tenía de no ganar, pero me voy contento. Me quedo con los mensajes de “gracias” que tenía en el móvil. Las muestras de cariño que he recibido, me valen más que otro Tour en mi palmarés”.

 

Fuentes del texto:

Elaboración propia

www.as.com

www.rtve.es

Fuentes de las fotografías:

 

www.velonews.competitor.com

www.as.com