Gallardón y la “violencia de género estructural”

0
76

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, causó polémica con unas declaraciones en las que aseguraba que las mujeres embarazadas se encuentran sometidas muchas veces a una “violencia de género estructural” que les obliga a abortar. La diputada socialista Ángeles Álvarez acusó a Gallardón de pretender satisfacer a los sectores fundamentalistas de España, integrados en su mayoría por hombres que pretenden relegar de nuevo a la mujer a la casa y la maternidad.

Hace unas semanas se anunció, entre las reformas más importantes del nuevo Gobierno, la del aborto. Se pretende cambiar la legislación para evitar que las jóvenes de entre 16 y 18 años puedan abortar sin consentimiento paterno. Pero el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, provocó el 7 de marzo en el Congreso una nueva polémica. El exalcalde de Madrid profundizó en las razones de la reforma, asegurando que las mujeres embarazadas están sometidas muchas veces a una “violencia de género estructural” por parte de la sociedad, y que es esa presión la que les obliga a abortar. Con este argumento anunció otro aspecto de la ley: el apoyo a las embarazadas, sobre todo inmigrantes, menores y discapacitadas, ante este riesgo de dicha “violencia de género”.

Como no podía ser de otra manera, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, apoyó a su compañero y añadió que existe otro problema: “los hombres no se responsabilizan” ante un embarazo, lo que a la postre funciona como otro tipo de presión social.

Siempre se han valorado más los derechos del sexo masculino. Se considera el siglo XXI como el del progreso, pero aún hay amplios sectores sociales que quieren relegar a la mujer a la casa y a los hijos, como hasta hace apenas 37 años. Puede ser cuestionable el principal aspecto de la reforma, que haría obligatorio el consentimiento de los padres. Sin embargo, no hay razones para pensar que se quedará ahí.

Esta preocupación la ha mostrado la socialista Ángeles Álvarez, a la que respondió Gallardón con otra respuesta polémica: “Vamos a defender el derecho y la dignidad de la mujer con uno de sus valores fundamentales, que es el derecho a la maternidad”. Se trata de una razón para pensar que la reforma podría ir más allá, tal vez restringiendo el aborto a los tres supuestos que estipulaba la ley de 1985: en caso de grave peligro para la salud física o psíquica de la embarazada; en caso de violación en las doce primeras semanas; y en caso de malformaciones o graves problemas del feto.

Por otra parte, Álvarez acusó al ministro de llevar a cabo esta reforma para satisfacer a los sectores “fundamentalistas” de España, imponiendo una moral religiosa que ataca los derechos de las mujeres. Ahora, los sectores religiosos, que son los principales grupos de presión, están fundamentalmente integrados por hombres, como la Iglesia, y siempre han visto a la mujer como un mero instrumento reproductivo, sin más función en la vida que la casa y los hijos.

El aborto supone un avance en los derechos de las mujeres, en su capacidad de decisión. Gallardón olvidó que el noventa por ciento de las jóvenes de entre 16 y 18 años que abortan tienen confianza con sus padres, que les acompañan durante el proceso. Además, muchas otras mujeres lo hacen ‘motu proprio’, bien porque no consideran que sea el momento adecuado, bien por la situación económica en que se encuentran. De todas formas, es difícil conocer las propuestas de los sectores radicales, pues hablan de prevención frente al embarazo no deseado, pero a la vez condenan cualquier método anticonceptivo.

Fuente de la fotografía: Around the rings1992

Dejar respuesta