Gabriela Wiener, de llamadas perdidas y no ficción cotidiana

0
407

La periodista y escritora Gabriela Wiener propone en Llamada perdida una colección de miradas al espejo para descubrirse, a sí misma y ante otros, mediante la no ficción.

Llamada-perdida209Leer a Gabriela Wiener es como hacerle una visita a esa vecina nueva con gafas que no habla mucho, que nos recibe con café esperando en la mesa, elegante en su desaliño, con media teta al aire, para hablar de no importa qué. Así se siente uno ante una prosa sin prisa, sin artificios, y sobre todo muy actual. Quizá la mayor habilidad de un periodista o de un escritor, y ante la que nos deberíamos descubrir, es la capacidad de traspasarnos, superando esa autorreferencia permanente y gratuita, emponzoñada de egos vacuos. En este caso, la autora traspasa con una de las mejores armas –y en contrapartida quizá menos exploradas-, la cotidianidad.

Me gusta pensar que formo parte [del grupo] de esos excavadores que buscan en lo real lo impredecible, y lo extraño (pero también lo abrumador) de la normalidad, el absurdo que contienen las noticias, todo eso que puede ser tan serenamente triste como una llamada perdida. Ahí la justificación del título. En todos estos pequeños trabajos, una persona-personaje instalada en la no ficción –concuerdo con la autora: ningún mundo creado es tan prodigioso en posibilidades como un mundo propio – recapacita sobre su presente, elucubra sobre su futuro y revive su pasado. La autora demuestra su indiscutible don para buscar, y encontrar, temas tan simples como urgentes en el fondo de una maleta, entre páginas de libros viejos o entre los cojines de los sofás. De recordar sus raíces, aunque probablemente no las olvide ni por un segundo. De bailar con los demonios personales, o de sucumbir a ellos.

La maternidad, la convivencia en pareja, el amor, el sexo, la vida y la muerte, la superstición, la madurez o la literatura son algunos de los temas que exploramos en este laberinto de llamadas perdidas. A caballo entre su Lima natal y Barcelona, ciudad en la que se afincó en 2003, este libro -el tercero en su haber- ha sido lanzado recientemente por Malpaso y exprime las poliédricas dimensiones de un ser vivo acosado por interrogantes y certezas, feliz en ocasiones, absurdamente sedienta de respuestas innecesarias la mayoría del tiempo. Un más que grato descubrimiento para quienes no nos habíamos adentrado previamente en el universo Wiener.

Llamada perdida se compone de los epígrafes Llamadas de larga distancia, Llamadas personales, Llamadas perdidas, Llamadas a cobro revertido y  se completa con un pequeño cómic a modo de epílogo, titulado Todos vuelven. Y es una lectura recomendada y recomendable.

Dejar respuesta