G. P. de Malasia 2011

0
229

Sepang termina después de una trepidante carrera en donde las estrategias han vuelto a ser determinantes y, por qué no decirlo, bastantes difíciles de comprender. El Mundial 2011 de Fórmula 1 trae con sus primeros coletazos la emoción que aseguraba la nueva normativa de la FIA.

Los monoplazas más rápidos del planeta han vuelto a volar, por segunda vez esta temporada, sobre el abrasivo asfalto del Circuito Internacional de Sepang, dejándonos imágenes espectaculares y duelos que se han convertido en el remedio más eficaz contra el “hipo crónico”. Adelantamientos, coches volando, polémicas de ingeniería… Los Red Bull marcan el ritmo (bueno, perdonen, el Red Bull de Vettel, porque Webber parece llevar un monoplaza diferente) mientras los demás buscan la manera de imitar al mayor genio de la Fórmula 1 actual, Adrian Newey, un genio que no veíamos en este deporte desde el fallecimiento de Colin Chapman, inventor del “efecto suelo”. La nueva normativa de la FIA, que prohibía el uso del f-duct y los difusores dobles, mientras incorporaba el revolucionario alerón trasero móvil, parece surtir efecto, y junto al trabajo realizado por Pirelli, que ha fabricado unos neumáticos imprevisibles, 2011 se presenta, y se va confirmando, como uno de los mundiales más emocionantes en muchos años… si el resto de escuderías alcanzan a Red Bull.

Fernando Alonso, que clasificó 5º el sábado, tuvo una carrera con resultado agridulce. Su salida no fue mala, aunque Massa demostró que se puede hacer mejor. El piloto brasileño lleva dos años mostrándose como uno de los mejores en las salidas, en donde suele contrarrestar la diferencia que le separa de Alonso en calificación. El asturiano luchó cuanto pudo, pero su alerón trasero se averió sobre la vuelta 18 y esto le impidió adelantar a Hamilton cuando la carrera llegaba a su fin, por lo que tuvo que arriesgar más de la cuenta, perdiendo parte del alerón delantero contra el tren trasero del británico. De un más que asegurado tercer puesto, paso a ser sexto, y gracias, porque una sanción posterior de Dirección de carrera podría haberle hecho bajar más posiciones. Sin embargo, salvo este pequeño detalle, la carrera de Alonso fue lo que se espera del asturiano, y los cambios producidos en el departamento de estrategia parecen dar sus frutos, pues la Ferrari palió su falta de rendimiento con una mejor estrategia que sus rivales directos.

Como hemos dicho, Alonso y Hamilton fueron sancionados con 20 segundos después de la carrera, por el duelo que ambos protagonizaron en el último tercio. En el caso del británico, el motivo de la sanción fueron los cambios de dirección que realizó en la recta principal de Sepang cuando se defendía de Alonso, algo por lo que ya fue advertido el año pasado en este mismo trazado en aquella espectacular maniobra defensiva ante el Renault de Petrov. Alonso, sin embargo, fue sancionado por la colisión contra Hamilton al considerar Dirección de carrera que fue una maniobra demasiado arriesgada con resultado desfavorable para el piloto al cual adelantaba, ya que Hamilton tuvo que volver Boxes a cambiar neumáticos. La sanción supuso la perdida de una posición a Hamilton y ninguna a Alonso, que se encontraba a 28 segundos de Kobayashi (que quedó finalmente séptimo a 8 segundos del asturiano).

La Ferrari ha creado un buen monoplaza para las carreras, pero McLaren y Red Bull lo han hecho mejor. En el caso de los de Woking, su revolucionario concepto en los pontones laterales parece dar efecto, aunque la escudería británica tuvo que introducir importantes modificaciones antes de Melbourne que, según Martin Whitmarsh, les hicieron ganar un segundo entero. Pero en Maranello no son mancos, y Aldo Costa, jefe de ingenieros, ha manifestado que preparan un nuevo alerón delantero, evolución del que montaban el año pasado, que flexa como el de Red Bull, y que no fue introducido en el F150 Italia porque, supuestamente, era ilegal. Pero las declaraciones de la FIA, que argumentan su legalidad en las pruebas de resistencia obligatorias para todos los equipos, han provocado que Ferrari vuelva a su antiguo diseño, ya que la ventaja que otorga es de casi un segundo, por lo que seguramente veamos una gran mejora en el rendimiento de la scuderia, que piensa tenerlo listo para Barcelona (GP de España).

Olvídense por un segundo de todo lo que aquí se ha dicho, porque la emoción y espectáculo que este año nos trae la Fórmula 1 corre el peligro de no materializarse en lo que a la lucha por el campeonato se refiere. El problema tiene un nombre propio: Adrian Newey. El genial ingeniero de Red Bull ha creado un monoplaza cuyo rendimiento es, sencillamente, increíble, y que nos devuelve a la memoria aquel 2004 en el que Schumacher se paseaba por los circuitos sin rival alguno, y que le valió para ser por séptima vez campeón del mundo y batir todos los registros (la mayoría de vueltas rápidas de los circuitos las poseen Barrichello y Schumi con el monoplaza de Ferrari 2004). Vettel parece haber superado sus problemas juveniles, y la madurez que proporciona el campeonato conseguido el año pasado, parece ser más que suficiente para que esta temporada el titulo vuelva otra vez a sus manos. Eso si, si la fiabilidad les acompaña, uno de los mayores defectos en los ingenios de Newey.

Por lo demás, el GP de Malasia nos trajo algunas imágenes difíciles de olvidar, como el intento de vuelo sin motor de Petrov, que veía incrédulo como se quedaba con el volante en las manos en un aterrizaje poco ortodoxo. También es de destacar el décimo puesto del campeón de la DTM 2010, Paul Di Resta, que por segundo gran premio consecutivo obtiene puntos, demostrando que la decisión de Force India de darle un volante para la presente campaña fue de lo más acertada. Hispania hizo, una vez más, lo que pudo, y al menos esta vez logró estar en la carrera, aunque no la acabase. El equipo español va poco a poco, y según afirman sus dirigentes, pronto alcanzarán y superarán a Virgin.

Más triste fue la carrera de Jaime Alguersuari. El de Toro Rosso quedó por detrás de su compañero, Sebastian Buemi, en decimocuarta posición, pero si dar muestras de tener un rendimiento aceptable. Al final de la carrera, el catalán se mostraba contrariado por el rendimiento suyo y del monoplaza, declarando que daban pena e iban arrastrándose por la pista. Esperemos que esta situación mejore pronto, pues muchos confiamos en el que creemos es uno de los mayores talentos de la Fórmula 1, y confiamos en poder ver al español el año que viene en uno de los monoplazas de Red Bull (escudería madre de Toro Rosso) y luchando de tú a tú con Alonso. ¿Se imaginan un duelo por el Mundial de pilotos entre dos españoles? Esperemos que dentro de poco no sea cuestión de imaginación.

Por último, debemos destacar el buen trabajo de Renault, que con su innovador sistema de escapes, con la salida de gases por delante de los pontones laterales, ha conseguido dos podios seguidos. El concepto de Lotus Renault es arriesgado pero diferente, y a tenor de los resultados, bastante acertado. Los que somos fans de Robert Kubica no podemos dejar de lamentar ese fatídico accidente que sufrió en los Rallys, pues con este monoplaza, seguro que el polaco hubiese luchado por el Mundial de pilotos.

Acabó el Gran Premio de Malasia con las posiciones como siguen: 1º Vettel; 2º Button; 3º Heidfeld; 4º Webber; 5º Massa; 6º Alonso; 7º Kobayashi; 8º Hamilton; 9º Schumacher; 10º Di Resta; 11º Sutil; 12º Rosberg; 13º Buemi; 14º Alguersuari; 15º Kovalainen; 16º Glock; se retiraron, por orden inverso, Petrov, Liuzzi, d´Ambrosio, Trulli, Sergio Pérez, Barrichello, Karthikeyan y Maldonado.

Y sin tiempo para respirar comienza el Gran Premio de China, en donde pilotos e ingenieros volverán a luchar encarnizadamente por ser los mejores en el híper-competitivo mundo de la Fórmula 1. Las largas rectas del circuito chino volverán a ofrecer el espectáculo de adelantamientos al limite, y las increíbles parabólicas de la entrada a la recta de atrás y la primera curva serán todo un desafío para los nuevos neumáticos Pirelli, que sin duda contribuirán a que éste vuelva a ser un Gran Premio inolvidable lleno de sobresaltos y sorpresas. Esperemos que los fans de Alonso puedan, al fin, ver ganar al asturiano. ¿Se lo van a perder?

Fuentes del texto:
Retransmisión en directo del Gran Premio de Malasia por LaSexta Tv.
Retransmisión en diferido del Gran Premio de Malasia por http://www.lasextadeportes.com/formula1/tv/diferido/carrera.
Fuentes de la imagen:
http://es.eurosport.yahoo.com/formula1

Dejar respuesta