G.P. de Japón 2010

0
250

Los monoplazas más rápidos del planeta han vuelto a completar más de 300 kilómetros de emoción constante en uno de los circuitos legendarios de la Fórmula 1, Suzuka. Aún quedan tres supervivientes pero solo uno podrá descorchar la botella de champaña en Abu Dhabi.
Suzuka nos ha regalado una carrera fantástica llena de sobresaltos ya desde la salida, con un accidente múltiple que provocó la salida del safety car en la primera vuelta. Alonso sigue vivo a catorce puntos del liderato que, con 220 puntos en cabeza, una jornada más, posee el australiano Webber. Vettel se reengancha a la lucha empatado a puntos con Fernando, mientras McLaren parece tirar la toalla y empieza a pensar ya en mantener la segunda plaza en el Mundial de Constructores. Solamente Ferrari puede quitársela pero, al parecer, Massa no está por la labor pues, tras una estúpida maniobra de mucha fe, acabó con su carrera en la primera curva llevándose por delante al Force India de Sutil

El fin de semana de Fernando Alonso fue genial. Dio lo que pudo con un monoplaza claramente inferior a los Red Bull, pero su ritmo constante hizo que sólo acabase a dos segundos de Webber, que finalizó segundo. Sin embargo, los chicos de la escudería austriaca no sufrieron en ningún momento, controlando la carrera de principio a fin. Quedan tres pruebas para que finalice el Mundial más apretado de la historia, pues finalmente se correrá en Corea, y Suzuka era el peor circuito para Ferrari, así que todos los fans de Alonso tienen motivos más que suficientes para estar esperanzados.

La Ferrari lleva buen rumbo. Su monoplaza es el que más ha evolucionado de la parrilla, y si no fuese por las nefastas actuaciones de Massa, estarían luchando de tú a tú con McLaren por la segunda plaza del Mundial de Constructores. El brasileño pierde toda la fuerza durante la semana con declaraciones de una prepotencia injustificada, declarando que él no será un nuevo Barrichello (recordando la etapa de Rubens junto a Schumacher), pero negándose a sí mismo después en carrera. Ferrari le ha dado un ultimátum, pero en Italia ya lo han decapitado desde que casi toca a Fernando en el Gran Premio de casa, en Monza.

Lo de Red Bull no tiene nombre. Han vuelto a dominar un fin de semana más, consiguiendo el tercer doblete para la escudería en lo que va de año. Sin embargo, la cosa no está finiquitada, pues de los tres Grandes Premios que quedan, sólo Abu Dhabi les es favorable sobre el papel, una baza que aún guardan pues, como se sabe, allí acabará el Mundial, y es más que probable que en esa carrera Webber, Vettel y Alonso se disputen el titulo como si de una superfinal se tratase. Esperemos, no obstante, a ver si en Corea o Brasil alguien más se baja del carro.

Y los que ya se han bajado, a tenor de las declaraciones de sus pilotos, han sido los británicos de McLaren. La escudería de Woking dice (casi) adiós al Mundial. Hamilton sacó, como siempre, el máximo rendimiento de su monoplaza, que estaba por delante de Ferrari en este Gran Premio, pero una rotura en su caja de cambios le penalizó cinco posiciones en la parrilla de salida. Por si fuera poco infortunio éste, el británico volvió a romper la caja de cambios durante la carrera, cuando parecía que se acercaba a Fernando, quedándose sin la tercera marcha y volviendo a penalizar cinco posiciones en la salida del proximo Gran Premio de Corea. Pero peor fue para Button, quien sufrió una de esas incomprensibles estrategias de McLaren y clasificó con neumáticos duros y más combustible del necesario, según dicen las malas lenguas, para que frenase a los Red Bull después de la parada de estos y Hamilton se acercase. Estrategia extraña que nos recuerda a las sutiles maniobras de Ron Dennis allá por 2007.

Destacable es, sobre todo, la carrera de un joven piloto que va camino de convertirse en uno de los más grandes de la historia japonesa en esta competición: Kamui Kobayashi. Con este chico no puedo ser objetivo, ustedes me perdonarán, pues su conducción al límite y sus espectaculares adelantamientos no me lo permiten. Sólo dos carreras hicieron falta para que ya el año pasado muchos pensásemos que estábamos ante un piloto genial, único, llamado a ser una leyenda en este difícil mundo de la Fórmula 1. Su talento natural provocó el invierno pasado que sea el primer piloto japonés que llega a la Fórmula 1 sin patrocinadores, como los grandes, sirviendo para su contratación solo sus magistrales actuaciones el año pasado (repito, sólo dos carreras). Dio, una vez más, espectáculo en la pista y regaló a todos los aficionados nipones un fin de semana que no olvidarán en muchísimo tiempo.

Poco más nos dejó el Gran Premio de Japón, salvo el espectacular duelo que mantuvieron Rosberg y Schumi. El heptacampeón luchó a brazo partido contra su compañero de equipo y compatriota, pero la finura requerida para no acabar con los dos Mercedes en la grava es incompatible con el estrecho asfalto de Suzuka, y el joven alemán solo tuvo que conducir por el medio de la pista para que el viejo alemán no pudiese adelantarle. Al final, una rueda trasera desprendida de su monoplaza privó a Rosberg de finalizar una carrera que no olvidará jamás, pues mantener a raya al siete veces campeón del mundo es un privilegio que muy pocos han conseguido.

Para finalizar, es destacable la evolución de la mítica Williams, que pelea con Renault por vencer a Mercedes y ser la mejor escudería de la “segunda división”. También Toro Rosso tiene motivos para estar contenta, pues aunque su monoplaza es el peor de la parrilla (sin contar con los tres equipos nuevos), sus dos talentosos pilotos lo hacen parecer cada fin de semana mejor de lo que realmente es. Tanto Buemi como Alguersuari completan kilómetros a un ritmo consistente y acumulan la experiencia necesaria para luchar algún día por el prestigioso Mundial de Fórmula 1.

Finalizó el Gran Premio de Japón 2010 con las posiciones como siguen: 1º Vettel; 2º Webber; 3ª Alonso; 4º Button; 5º Hamilton; 6º Schumacher; 7º Kobayashi; 8º Heidfeld; 9º Barrichello; 10º Buemi; 11º  Alguersuari; 12º Kovalainen; 13º Trulli; 14º Glock; 15º B. Senna; 16º Yamamoto; se retiraron, por orden inverso, Rosberg, Sutil, Kubica, Hülkenberg, Massa, Petrov, Liuzzi y Di Grassi.

Poco más de una semana para que los pilotos vuelen sobre el nuevo trazado de Corea, una pista rápida con algunas curvas realmente interesantes y la recta más larga del Mundial, con 1200 metros. Los cercanos muros harán de este circuito todo un desafío, además del asfalto, cuya última capa de cemento fue esparcida hace apenas unos días y que es un verdadero quebradero de cabeza para los ingenieros, pues su adherencia es aún una incógnita. Hay incluso quien asegura que no estará completamente asentado para el gran premio, lo que convierte a Corea en la carrera más imprevisible de todo el campeonato. Para quien no pueda esperar a verlo, y tenga la PlayStation 3 (perdonen la publicidad), les recomiendo que se alquilen el nuevo juego de Codemaster, Formula 1 2010, y comprueben por si mismos este espectacular trazado asiático. Hasta entonces, diviértanse.


Fuentes del texto:
Retransmisión en directo del Gran Premio de Japón por LaSexta TV.

Fuentes de la imagen:
www.antoniolobato.net
deportes.es.msn.com/formula-1

Dejar respuesta