Fuga de cerebros: La tonta no es la rubia

2
988

Nos encontramos ante unos chavales que proceden según un patrón de razonamiento muy similar al de los adolescentes de American Pie. El director Fernando González Molina consigue con éxito importar y adaptar al mercado español, ese cine “palomitero” de risa fácil que tanto ha triunfado entre los jóvenes de EEUU.

Una historia de desmadre continuo, con un sentido del humor más escatológico que al que nos tienen acostumbrados este tipo de comedias y unos guiños “torrentianos” al buscar la risa en el chiste sobre la desgracia ajena, hacen de esta, una película divertida para poder ver con los amigos. No pasa nada si el de las pizzas llama al telefonillo o te pierdes cinco minutos de película. El argumento es lo de menos. Aquí lo importante es la risa por segundo. Por eso me sorprendo cuando leo tantas críticas que calumnian esta cinta alegando la simplicidad de la trama argumental o de los personajes. Es como aquel al que no le gusta el cine de asesinatos y critica “Seven” porque hay muchos muertos.

Si tuviera que decir algo negativo haría hincapié en dos aspectos de la película que se desprenden directamente de la concepción del cine con fines exclusivamente comerciales. Es más que legítimo que el cine persiga estos fines. El problema está cuando los asesores, durante el rodaje, piensan sólo en términos de marketing. Y entonces el espectador se choca con esa escena erótica de Amaia Salamanca y Mario Casas que no viene nada a cuento. Aunque en el fondo es lo que el público quiere, pues como dice el refrán “Amaia tira más que dos carretas”.

Además de esta escena, fuera de contexto, para lucir a Mario sin gafas y enseñar a Amaia semidesnuda, el director introduce un trasfondo moralizante que suaviza el ácido impacto que esta cinta podría haber producido en el espectador. De manera que la carrera de chistes políticamente incorrectos es arruinada, en parte, por ese afán de contentar a todos, Incluso a los ciegos, discapacitados y gafotas torpes.

Ah y esta vez los tontos son ellos, no la rubia.

2 Comentarios

  1. Posiblemente una de las mayores mierdas que haya visto en castellano. Tiene delito que se critique desde la industria del cine el poco apoyo que éste recibe por parte de las salas de este país, pero es que al ver este tipo de peliculas es imposible negar la cantidad de basura que fabricamos (lo que no significa que también se hagan pelis buenas aquí). Este cine me da vergüenza

Dejar respuesta