Frío

0
259

Sentado. Fuera hace frío y parece otra época. Un hombre envuelto por luces de neón se deleita observando con minuciosidad el hilo aventurado que ha decidido escaparse del resto del rebaño y asomar en soledad del entramado de su guante izquierdo. Qué idea tan estúpida. Hemos sido conscientes de que tal suceso ha conseguido en el señor organizar toda una hurdimbre de pensamientos que encadenados van desde lo más simple hasta el sentido último del porqué.

Arrodillado sobre su cansancio comprueba que pudo haber sido de otra manera. El matrimonio, sus consecuencias, la indiferencia, abortar, casa y coche y además un llavero de recordatorio. Niño. No se trata de un gran acontecimiento, nadie le espera. Para más datos puede ser domingo de lluvia pero él no se puede mojar. ¿Hubiera sido mejor reponder sí? Está absorto, rodeado de una cantidad de indiferencia por todo aquello que no está sucediendo contra su reflexión y la duda. Todo espera fuera para ser activado y puesto de nuevo en funcionamiento. Parece luchar por algo por lo que no merece la pena competir.

Piensa que carece de sentido un mueble sin que él arriesgue sus fotos dentro, su madre sin hambre, un perro amordazado. Se trata de un hombre corriente, un señor que para poder definirlo con mayor precisión no hace falta más que obviarlo. Es uno más, sin grandes defectos ni atribuciones que alagar. Lo tiene todo para haber conseguido ser quien es y le falta el resto para dejar de estar allí pensando a partir del hilo sonámbulo. Ha desconchado muchas botellas en pro de la felicidad. Ha advertido a su hijo en reiteradas ocasiones del peligro de esto, la indiferencia que proporciona aquello, miedo si desconoces; cuidado. ¿Por qué nunca le he hablado de lo que produce placer? Aquí sentado ahora mismo soy incapaz de sentir placer, estoy aturdido pero continúo.

Ya es difícil poder encontrar algo que seguir de modo coherente y sin perder aspavientos por el camino de retirada. ¿Cómo contarle a alguien lo que no sé? Además se va a fiar de mí, espero que me obedezca cuando en realidad temo todas sus consecuencias, es mejor que no me hagas caso. Existe un desafío profundo y nada placentero en conseguir no echar a perder la vida de nadie. Muchos se lo proponen, pero yo detesto ser capaz cuando intento lo contrario. Ni siquiera los últimos cinco minutos cuentan como el resultado de algo que solo puedo observar a partir de grietas por todo el cuerpo. Llega al siguiente peldaño intelectual: es en este momento de delectación autorreflexiva cuando se reconoce, no puede asegurar que reía rejuvenecido. Hoy por ahora ha muerto para ser capaz de conseguir estar erguido y contrito en suficiente complaciencia con todo lo que odia y no puede ignorar. Me hubiera gustado poder ser otros muchos, pero nunca lo dije en serio porque no me miraba lo suficiente al espejo. Capacidad para amar, encontrar, reconstruir, fingir, coleccionar. Y la causa final pudiera ser que también vino desde niño desprotegido con una inclinación natural a la credulidad, a creer lo que otros nos dicen. Preguntas y te responden, entonces crees, se acaba de recriminar cuando su mujer ya está preparada para salir a la calle. En su tez una capa más de moreno de fábrica, le gusta mantenerse negra todo el año, aunque bajo cero bailen los patinadores.

-Nos vemos la semana que viene Lola. La dependienta.

-Seguro, buenas tardes. Oye, –al marido– creo que deberías comprarte otros guantes, mira como llevas esos.

Fuente de la imagen:
www.tobasign.com

1 Comentario

  1. Mierda, me he equivocado. Decía que estaba revolviendo entre antiguas cartas y fotos, y me he encontrado tus cartas de hace mil años. Acto seguido me da por buscarte en internet y descubro un periodista en potencia. Dios mío! ¿Qué es de tu vida? ¿Donde estás? No se si leerás esto (veo que los artículos son de 2006) pero por si acaso te dejo mi e-mail. Estoy estudiando Periodismo y trabajando en Telvisión. Si lees esto contacta conmigo y nos tomamos un café. No se si estas en Madrid o en Alicante. Mi e-mail es belen.merino@hotmail.com. Qué ilusión me ha hecho encontrarte!!! Espero que la vida te esté tratando bien. Un fuerte abrazo, Belén.

Dejar respuesta