Frío mercado de invierno

0
65

El descanso navideño de la mayoría de las ligas europeas se acompaña de la apertura de un período, en mitad de la temporada, que permite hacer fichajes para reforzar las plantillas. En España languidece esta opción, muy utilizada en los años precedentes de bonanza económica. Esta temporada no se prevé ninguna incorporación de relumbrón al campeonato; los traspasos brillarán por su ausencia y el dinero invertido será muy poco.

Se prevé poco movimiento en la sede de la LFP en enero. Fotografía: R.H.T. (Minuto 91)
Se prevé poco movimiento en la sede de la LFP en enero. Fotografía: R.H.T. (Minuto 91)

En enero de 2007 y sumergido el Real Madrid en una importante crisis deportiva, eran presentados como nuevos jugadores del club tres jóvenes promesas del fútbol sudamericano. Los argentinos Fernando Gago y Gonzalo Higuaín y el brasileño Marcelo Vieira recalaban en el conjunto blanco después de que el entonces presidente, Ramón Calderón, autorizase al director deportivo del momento, Predrag Mijatovic, el desembolso de más de 40 millones de euros por unos jugadores que, a excepción de Gago, tenían un escaso bagaje en la elite.

La inversión terminó por salir rentable. El Madrid conquistó aquel campeonato liguero y hoy, seis años después, disfruta de dos de aquellas tres adquisiciones. Higuaín y Marcelo, son referentes del actual bloque que entrena José Mourinho y están considerados como futbolistas punteros internacionalmente en sus respectivas demarcaciones. El caso de estas contrataciones en 2007, es quizá uno de los últimos en mostrar una opulencia y una dimensión económica hoy imposibles. Aquellos meses de enero que servían para remozar las plantillas son parte de otro tiempo.

Mediada la década de los noventa del pasado siglo, y en plena reconversión de las normas rectoras del fútbol, se institucionalizó la existencia del mercado de invierno. La nueva alternativa fue bien adoptada en la Liga española, que pronto empezó a ser una de las más dinámicas del continente en este período atípico. La opción permitía remediar, o intentarlo al menos, la mala planificación estival de algunos clubes. Llegaron a los equipos españoles buenos jugadores, siendo alguno de ellos clave en el punto de inflexión que se produjo tras ser fichados. El Barcelona se reforzó con Edgar Davids en 2003, quien ayudó a sostener el proyecto, luego triunfal, de Frank Rijkaard.

En el momento de máximo esplendor, hubo desembolsos millonarios y terminaron recalando en España futbolistas de nivel internacional. Sin embargo, los últimos años están deparando muy poco movimiento. No hay estrellas porque no hay dinero para que puedan cambiar de aires. Mustio y descolorido, este tiempo de fichajes es un reflejo de la situación económica de los equipos de la Liga de clase media o de aquellos que luchan por eludir el descenso. Muchos de ellos se han convertido en entidades zombis, sin apenas capacidad económica, y asfixiados por el volumen de unas deudas que los tienen atrapados.

El declive de las capacidades económicas está fomentando la introspección, la mirada hacia los recursos propios dentro de los equipos. La cantera se erige hoy, también al calor de los éxitos internacionales de cualquiera de las categorías de la selección española, como la solución para reforzar las plantillas. La alternativa es más barata y tiene un menor riesgo de imagen. La afición se identifica antes con un chico de la casa; los clubes no arriesgan con la incorporación de futbolistas extranjeros de dudoso nivel y sin apenas posibilidades de arraigo posterior.

A falta de unos días para que con el año nuevo empiece el permiso que autoriza los fichajes, no parece que el mercado de 2013 vaya a ser prolífico en novedades. La escasez de liquidez limita las posibilidades; la posesión en exclusiva de un futbolista se descarta en la mayoría de los casos y se opta por las cesiones, una fórmula más económica y con menos riesgo para todas las partes. El 31 de enero terminará un período invernal para mejorar las plantillas que se prevé gélido.

Compartir
Artículo anteriorCien años de atletismo
Artículo siguienteMenú de Nochevieja
Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense. Máster en Profesorado de Educación Secundaria y Bachillerato por la Universidad de Castilla-La Mancha. Política. Deportes. Colaborador en diario La Tribuna. Artículos publicados en Politikon y la edición web de El País

Dejar respuesta