Frank Gómez de la Serna: "Yo vivo en Vallecas y ni vivo, ni quiero vivir en Beverly Hills"

2
879

Cuando habla las palabras se visten con una voz grave, casi cavernosa, y sus manos, moviéndose al compás de la conversación, parecen pedir a gritos unas cuerdas que pulsar. No se puede negar que Frank es, de los pies a su cabeza de largo cabello –pasando por unos ceñidos pantalones de cuero- todo un guitarrista. Más concretamente empuña la guitarra acústica y rítmica del grupo vallecano Mägo de Oz. Y es precisamente en Vallecas donde está su ‘Casa de la guasa’, donde el aroma a incienso se mezcla con los Pink Floyd y el mundanal ruido madrileño.
¿Cómo te iniciaste en el mundo de la música?
Siempre he tenido mucho aprecio por la música, y me dio por la guitarra como me podía haber dado por cualquier otro instrumento. Mi padre es un loco del vinilo y con mi hermano he escuchado mucha música y muy diferente, además. Por eso me dan igual los estilos y distingo la música en dos categorías: la buena y la mala.

¿Podrías dar algún ejemplo de música buena y música mala?
No es dar ejemplos. Mira, una cosa que te haga sentir algo, está bien hecha. Puede ser una pieza musical, un cuadro… Si tiene arte y te mueve el alma, el cuerpo y te traslada a otro mundo, está bien hecho.

Metiéndonos en la temática Mägo de Oz, parece que os habéis vuelto más verdes con el tiempo, ¿es cosa de la moda ecologista?
Esta fiebre viene de muy atrás. Llevo veinte en la música y antes que nosotros ya estaba Asfalto cantando que La paz es verde. En nuestras canciones nos gusta hacer reflexionar, y los Gaias son una reflexión sobre la naturaleza. No es meter el tema a saco por meterlo. Luego Belfast es un disco de versiones y La Ciudad de los Árboles… bueno, tiene nombre verde, pero no es de temática hippie.

Sin embargo todos son una historia de historias, ¿no es eso más complicado a la hora de plantear el álbum?
Muchísimo más complicado. Pero cuando estás haciendo algo que te gusta, no importa. Además, llevamos muchos años juntos y nos encanta esta manera ¡Lo mismo un día nos ponemos a hacer cada canción de un pedo diferente y ni nos sale! (Risas)

Comentemos algunas de estas historias de La ciudad de los Árboles. Por ejemplo Ahora voy a salir, la Rianxeira, que es un homenaje a vuestra gente de Méjico, ¿os sentís como profetas fuera de vuestra tierra?
La verdad es que un poco, sí. Llevamos diez años por aquél continente y desde siempre los hemos sentido muy cercanos a pesar de estar separados por un océano. La primera vez que fuimos nos recibieron en el aeropuerto 3000 o 4000 personas con la Bruja sobre la bandera de Ecuador dándonos la bienvenida con tanto cariño que al recordarlo aún se me ponen los pelos de punta.

En el disco incluís un nuevo Resacosix, esta vez en la barra, en el que abandonáis la cerveza para brindar con champán. Muy sibarita, ¿no?
Si te fijas, es como “ya que brindamos, pues lo hacemos a lo grande”. Es un tema que versiona una canción de uno de los mejores discos del mundo, A night at the Opera de Queen. Yo me lo llevaba a una isla desierta, fijo (Risas).

Los estribillos de La ciudad de los árboles son muy pegadizos, ¿a quién pretendíais enganchar?
A todas (Risas). Bueno, ¡y a todos! Cuando sale un single se elige él solo. El primero de La ciudad de los árboles iba a ser Deja de llorar porque era la más cantable. Luego en el estudio cuando estábamos mezclando la Ranxeira nos dimos cuenta de que al irnos nos pasábamos cantándola todo el día.

¿Ni siquiera queríais enganchar a esos fans que se os escaparon desde vuestro cambio?
Es que mira, el cambio lo hace la gente. Si hablas conmigo hace 10 años, era el mismo que ahora. Lo que pasa es que el Finisterra empezó a vender, y cuando la pijita de clase empezó a cantar Fiesta pagana, la gente pensó “estos no son mis Mägo”. Al principio todo esto sí que nos dio mucha rabia porque nosotros seguíamos componiendo igual. Lo que pasa es que te sale un tipo de tema según el momento.

Pero el gran cambio fue en Gaia.
Y por eso después hicimos Belfast¸ para demostrar que seguíamos ahí. Aunque nos vayamos a Andrómeda, nosotros seguimos con los pies en la tierra. Yo no vivo ni quiero vivir en Beverly Hills. Yo vivo en Vallecas. Y los cambios musicales son buenos. A menos que se te vaya demasiado la pinza, claro.

Y a veces sirven para ampliar el público.
Pero lo que busca un artista es mantener el que ya tiene. Yo no me podría ni mirar al espejo si hiciera mi trabajo sólo para llegar al gran público.

Bueno, tampoco te digo vender uno y comprar otro. Más bien ampliar.
Ahora llegamos a gente de más edades, y eso es bueno, ¿no? Muchas veces nos ponemos puertas al campo nosotros solos y llamamos metal, heavy metal o heavy rock a algo para lo que tenemos una palabra muy amplia y muy bonita: rock. El mundo de la música es muy rico, y queremos aprovecharlo todo. Es que no se puede hacer un Santo Grial durante 13 discos…

¿Entonces sois indefinibles estilísticamente?
Nos preguntan muchas veces cómo nos consideramos, si folk, metal, heavy rock, heavy metal, rock metal… Pues rock. Y en el rock puedes hacer guiños hasta a la música clásica. De hecho ya en Jesús de Chamberí hicimos un charlestón ¡Si hacemos ahora eso nos crujen! (Risas)

En este disco no hay ni una canción de esas vuestras de 20 minutazos
En Gaia III sí habrá, pero este ha sido un disco para descansar del barroquismo de Gaia II. Nos apetecía un disco sincero, de Rock n’ Roll del Mägo de antes y ahí una canción de 20 minutos ni habría sido sincera ni nos apetecería. Ahora ya sí que nos apetece un huevo complicarnos y rodearnos de tubas, trompetas, órganos, coros… Ahora sí que estamos preparados para eso.

(Aquí puedes leer la entrevista en su versión completa)

Fuentes del texto:
http://www.magodeoz.com/
http://www.rockandaluz.com/-noticias/print.php?id=1181393233&archive=
http://www.losmejoresrock.com/ENTREVISTAMAGODEOZ07.htm
http://www.rockestatal.com/entrevistas/entrevista_a_mago_de_oz.htm
Fuentes de las imágenes:
Jorge Sánchez

2 Comentarios

  1. ola si este mansaje le llega a frank le kiero decir k si lee esto k eres todo para mi enla vida
    y k algun dia podamos conocernos y ser muy buenos amigos atentamente tu fan NO 1 tkm

  2. lei la entrevista hace un par de meses , la cuestion es que la guitarra que esta usando frank es mia , y me gustaria que la persona que tomo las fotografias pudiera proporcionarme la sesion fotografic

Dejar respuesta