Fran Perea: “La música ha dejado de estar en manos de la gente que la hace”

2
294

En uno de los momentos más álgidos de su carrera, el cantante y actor Fran Perea charla con La Huella Digital acerca de su última película, De tu ventana a la mía, y de la serie de televisión Luna, el misterio de Calenda. Además, el pasado 3 de abril comenzó la gira en la que el artista presenta su último disco, Viejos conocidos, con el que recorrerá diferentes ciudades de la geografía española.

Fran Perea

Su último disco salió a la luz en 2010, ¿por qué ha tardado dos años en realizar la gira de este trabajo?
Digamos que no soy un músico al uso, sino que compagino la música con la interpretación. Me llegaron proyectos de una película y una función de teatro muy interesantes y, como soy mi propio jefe y no tenía la presión de nadie, decidí aparcarlo sin agobiarme hasta que tuviese tiempo para dedicárselo a la gira. ¡Y aquí está!

¿Cómo fue el primer concierto, celebrado en Denia el pasado 3 de abril?
Fue estupendo, estuvo muy bien. Tenía muchísimas ganas de subirme al escenario. Además, estamos haciendo diferentes formatos. En los teatros llevamos formato acústico, que suena muy bien y que trata de acercar las canciones a la gente, creando un diálogo con el público. Es muy divertido de hacer.

Se nota un cambio entre los sonidos de sus dos discos anteriores, con canciones más poperas, y el de Viejos Conocidos, donde hay mezclas de estilos musicales como reggae, drum & bass, rumba… ¿A qué se debe este cambio?
Los dos discos anteriores eran la banda sonora de una serie de televisión, con un personaje de determinadas características y un proyecto que no era mío. Formaba parte de él, era la cara visible, pero no era mío. Colaboré en alguna letra, incluso en el segundo disco incluí canciones propias, pero no me sentía parte de todo aquello.

El cambio viene por necesidad: es el sonido y el estilo con los que quiero trabajar. Me lo he tomado con calma, sin sacarlo precipitadamente, porque después de todo lo anterior necesitaba darme ese tiempo, meterme en el estudio, trabajar con tranquilidad y encontrar el sonido con el que mejor me sintiese. Además, como soy del sur, quería que éste estuviera presente.

Viejos conocidos es el primer producto de su sello discográfico, Sinfonía en NoBemol. ¿Por qué decidió crear dicho sello?
Por necesidad y voluntad. Creo que la música está atravesando tiempos complicados. El modelo del que veníamos no es un modelo que realmente funcione. La música había dejado de estar en manos de la gente que la hace, algo que es curioso y bastante surrealista; al final de todo el proceso de hacer el disco, quien menos recibe es el músico, el creador. El empresario y todos los demás escalones que forman la industria  tienen diferentes opiniones y agarran de donde pueden. Estas circunstancias son las que me han llevado a crear el sello.

Este disco es un trabajo muy íntimo, en el que cuenta historias personales y de la gente que le ha acompañando a lo largo de su vida. ¿Qué canción le describe mejor?
No lo sé, todas un poco. Es como, “¿a quién quieres más: a tu madre o a tu padre?”. Hay una canción muy especial, “Como terminaba el cuento”, que es una de las primeras, una de las que da alma al disco. Pero ya digo, son todas las canciones, todas forman el disco. Están las que tenían que estar.

La canción “De colores” habla de la intromisión de los periodistas en la vida privada de los personajes populares. ¿Se ha sentido muy acosado por las cámaras?
Sí, aunque por épocas. Son situaciones que vives, que no sabes cómo compartirlas y la canción me salió de esa forma, con un poco de humor, intentando transmitir una experiencia de mi vida cuanto menos diferente.

El videoclip de “Carnaval” contó con la dirección de Álex de la Iglesia. ¿De quién surgió la idea para esta colaboración?
Estoy encantado. Tenía la idea de hacer un videoclip con una historia del circo y él justo estaba realizando Balada triste de trompeta. Se lo propuse, hubo un ‘feeling’ y lo hicimos. Nos lo pasamos muy bien y el resultado es divertido. La cabeza de Álex es grandiosa y cualquier cosa que haga aporta algo diferente.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VdawtOVqUk8[/youtube]

Se suele decir que las segundas partes nunca fueron buenas, pero una de las canciones de este disco parece expresar todo lo contrario…
Se debe a muchas experiencias, sobre todo con personas. De pronto la relación que tienes con alguien se puede romper, pero si en las dos partes hay voluntad se puede construir algo interesante, y esto lo puedes extrapolar a la relación con el mundo en general. Creo que hay veces en que las segundas oportunidades son buenas.

El tema “Na de na” reflexiona sobre las noches de copas, cuando uno dice “me voy para casa” pero al final le dan las tantas de la madrugada. ¿Le sigue ocurriendo o es un capítulo cerrado?
Me sigue pasando… ¡y que me pase por mucho tiempo! Las noches con los amigos es lo mejor del mundo, por lo menos yo disfruto muchísimo y no necesito gran cosa: una buena compañía, mi gente, tomar algo y nos liamos rápidamente.

¿Ha querido ser cantante desde siempre o fue algo que sólo se planteó a partir de Los Serrano?
Anteriormente ya tocaba la guitarra, había tenido mis grupos… Digamos que la música me acompaña desde que soy un chavalito. Nunca te planteas realmente si vas a poder dedicarte a ello profesionalmente toda tu vida, pero de pronto surgió Los Serrano, que fue un bombazo y me abrió la puerta a muchos proyectos. Unos me gustaban más, otros menos, pero me permitieron estar donde estoy ahora.

Ahora actúa en la serie Luna, el misterio de Calenda. ¿Cómo va a compaginar la gira con los rodajes?
Pues en eso estamos, como locos. Han coincidido las dos cosas e intento poner las dos partes de acuerdo, echando horas de trabajo. No queda otra.

En los pocos días que lleva en antena, ¿qué impresiones le deja la serie?
Muy buenas, está teniendo muy buenos resultados de audiencia y todo apunta a que seguirá así. Ha tenido más de tres millones de espectadores. Por tanto, podemos estar contentos y agradecidos por la respuesta del público.

Acerca de su personaje, Nacho Castro, ¿qué es lo que más y lo que menos le gusta de él?
Me gusta mucho el arrojo que tiene y las meteduras de pata que eso conlleva. No hay nada que no me guste de él, me lo paso muy bien, así que no puedo decir nada negativo.

¿Se siente identificado con él en algún aspecto?
Me siento muy identificado con el hecho de que quiere quedar bien con todo el mundo, algo que a mí me ocurre en muchas ocasiones. Eso te puede meter en líos.

¿Qué le aportó su trabajo en la película De tu ventana a la mía?
Muchas cosas. Trabajar con Paula Ortiz en un guión maravilloso, ver que los proyectos pequeños pueden ser muy grandes, trabajar con Maribel Verdú y Roberto Álamo… Me ha aportado muchas satisfacciones. Y el hecho de trabajar desde un personaje que habla poquísimo, que habla con los ojos, hace que tengas que estar muy concentrado.

De entre todas sus interpretaciones en teatro, cine o televisión, ¿cuál sería su preferida en cada uno de esos medios?
Digamos que una no existe sin la anterior, se van complementando. Si hago de Nacho es porque llevo unos años haciendo teatro, de ahí he hecho a Marcos en Los Serrano… Es una especie de cadena e intento que cada personaje sea un cambio del anterior, por lo que no podría elegir una en concreto.

¿Qué papel, de todos los que ha interpretado, le ha gustado más?
He disfrutado mucho con Chris, en la función de Todos eran mis hijos.

¿Y el que menos?
No sé, no me gusta hacer varemos negativos de las cosas que hago.

¿Cuál le resultó más difícil?
El Garganta, en la película El camino de los ingleses, de Antonio Banderas. Era un texto muy poético y complicado, aunque Antonio me echó una mano en todo lo que necesitaba.

¿Cómo ha cambiado el Fran Perea de Los Serrano al Fran Perea de Luna?
Pues han pasado unos ocho o nueve años, así que han cambiado muchas cosas. Imagino que para mejor.

¿Qué le gustaría cambiar de su vida como personaje conocido?
¡Virgencita, que me quede como estoy! Quizá a veces el prejuicio de ciertas personas hacia a ti, que dicen “éste es el de la tele”… Pero bueno, ni siquiera pido cambiar eso, porque hace que la gente se sorprenda cuando me ven en teatro o haciendo cualquier otra cosa.

¿Qué es lo que más echa de menos desde que empezó a ser popular?
Quizá ir más a Málaga, estar más con mi familia. Pero nunca se sabe, igual dedicándome a otra cosa me tendría que haber ido a Haití, por ejemplo.

¿Le preocupa lo que los demás piensen de usted?
A uno siempre le preocupa lo que piensen los demás. Además, creo que es muy interesante escuchar lo que te dicen, lo que la gente piensa, porque las opiniones te pueden ayudar a hacer cosas mejores.

¿Cómo se definiría?
Una persona muy normalita. No tengo gustos raros ni excentricidades.

Nombre un actor al que admira.
Carlos Hipólito.

¿Y un músico?
Jorge Drexler.

¿Cuál es su meta?
Seguir dedicándome a esto, que es lo que me gusta.

Una vez acabada la entrevista, Perea se detiene por un instante y medita en voz alta sobre la situación de la industria discográfica, malherida por la piratería y con un reparto injusto de beneficios en donde el gran perjudicado no es otro que el artista. En consecuencia, muchos músicos han optado por convertirse en sus propios productores, responsables y jefes. “Tienes que organizar todo, coordinarte, contactar con la gente para que monten la iluminación, el escenario… Y si no se venden todas las entradas de los conciertos, no obtienes ningún beneficio”, concluye Perea.

Fotografía: Cristina de Fermín

2 Comentarios

  1. Si señor! Pedazo de artista, jajá. Aún no he escuchado el nuevo disco, pero gracias a esta entrevista me quedo con muchas ganas de escucharlo, y en cuanto tenga un rato lo haré.
    Muy buena pregunta la de qué ha cambiado del Fran Perea de Los Serrano al Fran Perea de ahora; y aunque hayan pasado 8 o 9 años, a mi me sigue gustando igual, tanto él como sus proyectos como su música, y eso que hace 8 o 9 años yo era bien pequeñitaa, jeje.
    Buenas sensaciones.

Dejar respuesta