Flor de muerte

0
91

Algo o alguien toca a mi puerta. Abro.
    Un viento frío entra por mis brazos y piernas.

Una flor de muerte. En el piso.
    Brilla como el sol. Muere y se apaga como una estrella.

Quisiera regalártela. Igual que un pedazo de cielo.
    O darte un rayo de luz. Un anhelo dirigido a tu sonrisa.

 Pienso antes: “la flor es de muerte”.
    Su tallo está ensombrecido como mis poemas.

Nadie los sentirá. Nadie sabrá repetirlos.
    La flor es mía. Como un recuerdo muerto.

Estoy ajustando mi corazón como a un viejo reloj,
    para vivir. O para decir te quiero y poder morir.

Fotografía: Colores Mari.

Dejar respuesta