Fito, el pequeño gran superviviente

0
268

El cuerpo de Fito presenta numerosas marcas, marcas que en su día le afectaron profundamente y que, sin embargo, hoy sólo pueden observarse en su aspecto, ya que a pesar de todo lo sufrido, este cachorrito vuelve a confiar en la especie que le maltrató salvajemente y acabó con la vida de su hermano, convirtiendo su primer mes de vida en una pesadilla propia de la más brutal película de terror.
Al recibir el caso de estos dos pequeños cachorros, los sentimientos de todas las personas que trabajan por la protección animal, al igual que ocurre en muchas otras historias, se unieron en un profundo escalofrío, una inmensa impotencia y preguntas, muchas preguntas. Es indiscutible que las cicatrices de Fito ocultan una terrible y cruel historia, historias de maltrato animal cada día más comunes en nuestro país.

El pasado mes de octubre, una vecina de Badajoz escuchó unos alaridos procedentes de un contenedor de basura, alaridos que probablemente salvaron la vida de Fito. Cuando se acercó a ver lo que ocurría, se encontró una caja de cartón, en cuyo interior había una bolsa de plástico con dos cachorritos moribundos. Ambos tenían graves y recientes cortes en hocico, orejas, lenguas… y el rabo amputado, restos que se encontraban también en la caja, junto a unos guantes quirúrgicos. Un panorama dantesco más típico de un guión de cine gore que de lo que debería ser la sociedad actual; sin embargo, desgraciadamente, la historia de Fito es real, tan triste y tan real como que su hermano tuvo que ser sacrificado inmediatamente y nuestro pequeño superviviente estuvo varias semanas debatiéndose entre la vida y la muerte por la infección y las graves heridas, luchando por conseguir sobrevivir en un mundo que tanto daño le había hecho nada más nacer, para lograr la vida que a su hermano ya le habían arrebatado.

Ahora, Fito es lo que siempre debía haber sido: un cachorro cuya única y mayor preocupación es jugar y recibir cariño, todo ese cariño que tanto merecían y que ninguno de los dos recibió hasta aquel día. No obstante, Fito es todo un luchador y ha dado una segunda oportunidad a las personas, ¿quieres ser tú quien le dé la oportunidad que él nunca tuvo? Si quieres adoptarlo, contacta con Adana Badajoz en el teléfono 639.911.792 o escribe a adana@adanabadajoz.com

Dejar respuesta