¿Finalizan las críticas al Real Madrid de Pablo Laso?

0
80
Parece que la apuesta del técnico vitoriano está dando buenos resultados. / Fuente: V. Carretero (ACB Media)
Parece que la apuesta del técnico vitoriano está dando buenos resultados. / Fuente: V. Carretero (ACB Media)

Por la vía rápida, así ha logrado el Real Madrid su billete a la Final Four de la Euroliga. Tres partidos, el último de ellos fuera de casa, fueron suficientes para dejar en el camino al Maccabi Electra y silenciar a todos los críticos aparecidos a raíz de la mala racha de resultados cosechada por el conjunto dirigido por Pablo Laso en semanas anteriores. Dos años después, los blancos vuelven a luchar por el máximo título continental, aunque en esta ocasión las sensaciones son superiores a las de esa ocasión.

Como aficionado al baloncesto en general y al deporte en particular, he de decir que la clasificación del Real Madrid a la Final Four es una buena noticia para el mundo del deporte de la canasta. El estilo propuesto por Pablo Laso, con la primacía de los ‘bajitos’ sobre las grandes torres, se ha mostrado solvente en el playoff de la Euroliga, mostrando de lo que es capaz cuando todos sus jugadores están totalmente centrados.

Las dudas acerca del proyecto, sin un hombre dominante en la pintura, se sucedían desde principios de temporada y se acrecentaron tras sumar tres derrotas en los últimos cuatro partidos del Top 16 de Euroliga. No sería atrevido afirmar que ese cuestionamiento de las formas madridistas ha desaparecido – o debería haberlo hecho – tras la exhibición defensiva llevada a cabo contra el Maccabi, un equipo que llegaba a esta fase promediando cerca de 80 puntos y que ha sido incapaz de promediar más de  60 en sus duelos frente a los hombres de Laso.

Una real muestra de la evolución de este equipo, capaz de apretar al máximo cuando la situación así lo requiere. Todas las alabanzas que recibía el Real Madrid a principio de temporada eran por su faceta ofensiva, donde cuenta con cinco jugadores – Jaycee Carroll, Rudy Fernández, Sergio Llull, Nikola Mirotic y Sergio Rodríguez –  capaces de anotar veinte puntos en cualquier momento. Ahora, con una menor fluidez en ataque fruto de un cansancio acumulado motivado por el calendario – por el nuevo sistema de competición de Euroliga, llevan disputados 56 partidos oficiales a estas alturas de la temporada – han mostrado su seriedad defensiva, donde dicen que se ganan los títulos. Rayando a este nivel, pueden ser dos los trofeos que levanten a final de temporada, una gesta que no se consigue desde 1980.

Un doblete posible aunque no es recomendable pensar mucho en ello ya que, como me dijo Guillermo Ortiz en la entrevista realizada el pasado mes de diciembre, desde que Arvydas Sabonis abandonase el equipo en 1995, la sección de baloncesto del club madrileño sólo ha ganado cinco títulos. El año en que el lituano cambió España por los Portland Trail Blazers de la NBA el equipo blanco ganó su última Euroliga, conocida entonces como European Championship FIBA.

Soberbia temporada de Felipe Reyes saliendo desde el banquillo / Fuente: V. Carretero (ACB Media)
Soberbia temporada de Felipe Reyes saliendo desde el banquillo / Fuente: V. Carretero (ACB Media)

Dieciocho años sin tocar el cielo en el Viejo Continente son demasiados para un equipo de la categoría del Real Madrid, puede que sea hora de romper la racha. Hace dos tuvieron la oportunidad, con ‘Lele’ Molín en el banquillo tras la renuncia de Ettore Messina a mitad de temporada, pero el equipo poco tenía que ver con el actual, sin una estrella del calibre de Rudy y con unos jugadores inexpertos en estas lides como Llull, ‘El Chacho’ o Mirotic. Estos tres últimos, junto a Mirza Begic, Carlos Suárez y Felipe Reyes – gran temporada del capitán desde la ‘segunda unidad’ – son los únicos supervivientes de esa época.

Además, los siempre importantes americanos – solo pueden inscribirse dos por equipo, por lo que hay que elegir bien – de aquel momento eran Clay Tucker, un jugador que en Madrid sólo mostró su habilidad para lanzar ‘mandarinas’, y D’or Fischer, quien tuvo una temporada aceptable que no le sirvió para renovar. Ahora son el letal ‘Boom Boom’ Carrol y Marcus Slaughter, probablemente uno de los mayores aciertos de la directiva madridista por la intensidad que pone en cada uno de los minutos que pasa sobre el parqué. Una diferencia realmente cuantitativa.

Por ello, poco tiene que ver la situación con lo visto en la Final Four que se jugó en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde el Real Madrid perdió los dos partidos por diferencias cercanas a los veinte tantos. Los rivales pueden conocerse esta misma semana, ya que a Olympiakos (contra Anadolu Efes), Panathinaikos (Barcelona Regal) y CSKA de Moscú (Caja Laboral) están a una sola victoria de certificar el pase. El 12 de mayo se sabrá la resolución de esta historia, ¿la vuelta del Real Madrid al Olimpo baloncestístico?

Dejar respuesta