“Fin de fiestas”: el espejismo de la juventud perdida

0
214

José S. de Montfort nos brinda un juego de doce relatos sencillos, interconectados por un hilo común: una extinta banda de jóvenes rockeros rescatada del olvido por sus antiguos componentes, que siguen añorando sus raíces.

FIN-DE-FIESTAS-J.S.-DE-MONTFORT-225x300El relato es uno de los géneros que puede ganarse al lector con más facilidad y es una puerta abierta a la creatividad formal en la producción literaria. Sobre esa premisa descansa Fin de fiestas, el primer libro del autor castellonense José S. de Montfort (1977): el tiempo estirado en una pirueta entre el presente y el pasado, abierto éste en forma de baúl de los recuerdos de juventud, y revivido desde las respectivas memorias de los protagonistas. En su obra debut, Montfort construye con facilidad pequeñas ventanas a las que se asomarán, entre otros personajes, algunos de los antiguos componentes de una pandilla de rockeros, de chaleco vaquero y botas de punta, que hoy sobreviven entre trabajos precarios, relaciones tormentosas y alcohol, víctimas de un futuro decadente del que nadie les previno y que no imaginaron que tardaría tan poco en llegar. 

Deslizándonos por este libro, que podemos consumir en una o dos tardes a lo sumo, a ratos cuesta no hacer semblanza entre José Luis, Asier y otros chavales de la panda de la “Tremenda Crew United” y los Rebeldes de Susan E. Hinton. Con sencillez, pero también con humor y con vetas de crítica social, se van construyendo leves “postales” de personajes y paisajes levantinos. Pareciera que el surrealismo pugna por hacerse un hueco en estas páginas –como se aprecia en el caso del pasaje de Lídice- que, a grandes rasgos, se definen por su simplicidad y su estilo llano; acaso encontramos también ciertas estelas “peterpanescas” entre estas líneas. Resulta curioso que en esta obra gana sin discusión el enfoque masculino, como también podemos apreciar algunos elementos “oscuros”: un personaje pirómano o atormentado por la desaparición de una chica en extrañas circunstancias son ejemplos de detalles inquietantes que le dan un ligero toque tenebroso a Fin de fiestas. 

Sin embargo, es la nostalgia lo que podríamos definir como elemento central de este libro. Cualquier recuerdo valioso, cristalizado en el tiempo, hace aflorar una añoranza que parece servir de excusa a las voces protagonistas para recrearse en una adolescencia tardía en la que no existían las preocupaciones. Esta “malla” de relatos, disponible en formato digital en Suburbano, es entretenido viaje del que uno regresa como de un ensueño no tan lejano, aquel que fue la España de los 90, el espejismo pre-burbuja que le otorga el tinte pesimista a estas páginas. 

 

Fotograma de la película Rebeldes (1983)

Dejar respuesta