Fernando Trueba volverá a competir por el Oscar con “El baile de la Victoria”

0
207

El baile de la victoria. Esta es la película elegida por la Academia de Cine para representarnos en la próxima edición de los Oscar, aunque antes tendrá que pasar por una criba en la que competirá contra cerca de 150 películas de todas las partes del mundo. De ahí, saldrán las 5 nominadas que, en poco más de 4 meses, pasearán por la alfombra roja del teatro Kodak con un único objetivo: volver a casa con la estatuilla.
Lo cierto es que ya se sabía de antemano que Fernando Trueba se llevaría el gato al agua… o al menos se intuía. Unos quince minutos antes de que diera comienzo la rueda de prensa (con notario presente y todo) a alguien “se le escapó” un: “bueno, y Trueba ¿dónde se va a poner en la mesa?”. Suspicacias a un lado, el director madrileño goza de buenas relaciones entre los miembros de la Academia y sabe promocionarse como pocos. A pesar de no haberse estrenado la película (a diferencia de las de Coixet y Sánchez Arévalo) fueron numerosas las proyecciones que se prepararon de El baile de la victoria para que los académicos pudiesen visionarla.

Porque no importa que un film haya sido visto por el gran público ni haya sido despedazado o alabado por la crítica, lo realmente importante es que las personas que votan la hayan visto. Un claro ejemplo de esto es el intento de Garci en 2008 de colar su Sangre de Mayo en la carrera hacia los Oscar cuando, aún sin fecha de estreno, a base de proyecciones para los académicos logró ser finalista. Eso sí, en aquella ocasión la cinta elegida fue Los girasoles ciegos.

Los 1200 miembros que actualmente componen la Academia de Cine tuvieron que elegir entre la que a la postre sería la seleccionada como candidata, El baile de la victoria, Mapa de los sonidos de Tokio de Isabel Coixet y Gordos de Daniel Sánchez Arévalo. Como es de suponer, el voto de estas personas es secreto y no hay obligación de votar, lo hace quien quiere. Como curiosidad, en esta ocasión, Alex de la Iglesia, como presidente de la Academia prefirió no votar por ninguna de las tres, ya que dijo sentirse muy vinculado a todos los proyectos.

Eso sí, antes de poder optar entre una de las tres finalistas, hay una ronda previa que sigue los criterios de la Academia de Hollywood: que se trate de una cinta estrenada entre el 1 de octubre de 2008 y el 30 de septiembre de 2009 y que el inglés no sea el idioma predominante (de ahí que Ágora de Alejandro Amenábar no pudiera ser seleccionable… aunque de estrenarse en cualquier cine de Los Ángeles podría optar a cualquiera de sus categorías principales).

A esta lectura para conocer la película que luchará por representarnos en la carrera por los Oscar estuvieron, además del presidente de la Academia, la actriz Pilar López de Ayala (quien leyó la que iría como candidata a los premios de Hollywood) y el director mexicano Juan Carlos Rulfo, que dio a conocer la cinta que competirá en los premios Ariel de México a los que por primera vez acudirá una película española. Para ambos certámenes el film elegido fue el de Fernando Trueba.

Conocido ya por todos que El baile de la victoria ha sido la seleccionada por nuestros académicos, queda lo más difícil. Y es que de entre las más de 150 películas que aspiran al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, la Academia de Hollywood tendrá que hacer una primera criba en enero de 2010, quedándose con 9 títulos. Para posteriormente, el 2 de febrero, dar a conocer a las 5 nominadas que competirán por la estatuilla dorada.

Ya no sólo eso, pues los rivales con los que tendrá que enfrentarse son de altura, tales como Juan José Campanella con la aclamada El secreto de sus ojos, el austriaco Michael Haneke con La cinta blanca (Palma de Oro en Cannes) o Jacques Audiard con El Profeta. Aquí, se podría dar el caso de que Ricardo Darín tuviera que competir contra sí mismo, pues protagoniza, además del film de Fernando Trueba, el de Campanella.

El director, mostró gran alegría por este reconocimiento que le han dado los compañeros, remarcando el honor que supone aspirar a conseguir el premio más importante en la industria cinematográfica representando a España y su cine, agradeciendo el enorme esfuerzo y dedicación de todo el equipo de la película.

Fotografías:
Roberto García

Dejar respuesta