Fernando Moleres: “Tú, como preso pobre, no existes”

0
269

[Fotografía] Portada

Fernando Moleres (Bilbao, 1963), reciente premio de fotografía Tim Hetherington, responde a las preguntas de la Huella DigitalGanador de tres categorías distintas del premio World Press Photo, el reportero gráfico es autor de reportajes ubicados en  Kurdistán, el Sáhara, Ruanda, Calcuta, Guatemala o la región asiática. Su trabajo sobre la situación de los presos en la cárcel de Pedamba en Sierra Leona relata gráficamente las miserias y falta de justicia a las que se enfrentan los habitantes del paísPodremos verle el próximo martes, 12 de febrero, en el Teatro Calderón, en un encuentro con otras grandes personalidades del fotoperiodismo. 

Pregunta: ¿Cuándo y cómo tomó la decisión de agarrar la cámara y tomar un billete fuera del país? ¿Cuál fue su primer destino? 
Respuesta: Mi primer destino a trabajar como fotoperiodista fue el Kurdistán al final de la primera guerra del Golfo, cuando Sadam atacó a los kurdos iraquíes y estos en masa se  refugiaron en las montañas de la frontera con Turquía.

P.: ¿Qué le inspiró a hacer fotografías? ¿Siempre ha incluido el carácter social en su trabajo? ¿Podría mencionarnos tres fotógrafos o autores que le hayan marcado a la hora de establecer su estilo?
R.: El participar en los hechos del mundo que me interesan, el tener voz. El carácter social  estaba antes de que hiciera fotos, luego es el mismo camino. Fotógrafos que me han influido… Sebastián Salgado el que más, con mucha diferencia. Por su forma de trabajar mucho más allá de la estética, es un fotógrafo con una visión global que se refleja en su trabajo. 

P.: ¿Ha tenido trabas por parte de las autoridades de los países que ha visitado para desempeñar su función periodística? ¿Ha sido sometido a censura previa en algún país?
R.: Generalmente no, porque yo casi nunca viajo como periodista. Por ejemplo, si ya no puedo viajar a Irán, entro como turista (como periodista es caro y muy difícil de trabajar). A raíz de un reportaje ahora estoy en la lista de no visados.

P.: Desde su punto de vista, ¿qué perspectiva han reproducido los medios de comunicación en occidente sobre el conflicto en Sierra Leona? ¿Cree que hay más facilidades para publicar este tipo de fotoperiodismo en medios extranjeros o en nacionales?
R.: La perspectiva difundida es la de una guerra civil muy cruel, así fue, fruto del comercio  de los diamantes y oro. De entrada África  a los medios españoles les queda lejos y quitando   grandes crisis o marruecos aquí en el estado español no se cubre la actualidad africana. En Europa los medios de comunicación abordan  países y temas dependiendo de que país  abordes, mi tema de Sierra Leona aunque es un país anglófilo tuvo gran repercusión en Francia y mucho menos en Alemania que mira más al Este. 

P.: Usted  empezó a publicar acerca de Sudáfrica desde los ’90, ¿encuentra sucesos similares a lo largo de la historia, con el reciente asesinato de los 34 mineros de la cuenca de Marikana?
R.: Si se refiere a sucesos anteriores en Sudáfrica, este país ha tenido matanzas de mineros  en repetidas ocasiones. Lo tremendo es que ocurran bajo un gobierno heredero de la ANC de Mandela. 

[Fotografía Interior]P.: ¿De qué forma logró acceder a la cárcel de Pedamba? ¿Cuál sugeriría que es el porcentaje de menores en ella?
R.: En  una  cárcel  de  estas características  siempre  se  entra  de  manera  indirecta  ,  yo  estuve  dentro  de  un  equipo  de  investigación   de  una  universidad. El  porcentaje   es  alrededor  del  3%  pero  eso  es  una  treintena  de  menores   viviendo  en una  cárcel  de  máxima  seguridad  en  terribles  condiciones.

P.: En anteriores entrevistas usted menciona una situación que evoca a “El Proceso” de Kafka, en lo referente al conocimiento del proceso judicial por parte de cada preso en Pedamba;  ¿cómo calificaría la labor de los órganos judiciales más bajos del país? ¿Cree que existe seguimiento alguno de estos casos una vez los sospechosos ingresan en prisión?
R.: Ninguno. Tú como preso pobre NO EXISTES. Nadie se hace cargo de nada y si no tienes  alguien fuera estás jodido y a merced de una justicia que es inoperante.

P.: ¿En el caso de Abdul Sesay y en el del resto de niños del centro penitenciario estima que habría algún tipo de ayuda a la reinserción social sin la colaboración de Free Minor? ¿Cuál es el número de personas que han logrado ayudar en su excarcelamiento?
R.: No hay ninguna ayuda de nada. En Sierra Leona los presos y ex presos están estigmatizados. Cuando fui a pedir a Don Bosco en Freetown colaboración en un programa de reinserción social con los jóvenes que salían de la cárcel, el director Lothar (alemán) me  dijo que no quería saber nada de <<offenders>>, que él sólo trataba con víctimas. Aquellos pobres desgraciados, la mayoría niños de la calle tras una guerra civil, eran claramente víctimas de una situación de desamparo. 

P.: Tras recibir el galardón Tim Hetheringthon, ¿podría comentarnos si se encuentra preparando algún nuevo trabajo? ¿Cuáles son sus proyecciones sobre las actividades de la ONG Free Minor?
R.: El premio Tim H. es una beca para continuar un proyecto y éste es hacer el seguimiento de aquellos jóvenes que yo fotografié en la cárcel de Pademba en el 2010. En una semana vuelvo para impulsar el trabajo de la ONG Free Minor Africa y seguir ahondando fotográficamente en las nuevas realidades de los jóvenes  ex presos. La finalidad es acoger al máximo número posible de ellos en el programa de ayuda de Free Minor África.

Fotografía de Antoniazzi, F. Moleres
Imágenes cedidas por Brandigg, Freedomcreate

Dejar respuesta