Feminismo + Rigor + Humor

0
247

La editorial Reservoir Books, sello del grupo editorial Penguin Random House, presenta en España el cómic Los sentimientos del príncipe Carlos, de Liv Strömquist, publicado originalmente en 2010. En esta obra, la ilustradora e historietista sueca —además de locutora de radio y televisión y activista feminista— plantea un análisis socio-cultural de las relaciones románticas y de la evolución de las mismas a lo largo de la historia, así como de los roles mayoritarios, marcados por la herencia del patriarcado y de la tradición heteronormativa.

Tal y como anuncia el eslogan con el que se publicita el cómic (y que encabeza estas líneas), en sus páginas encontramos un humor sarcástico y mordaz; una lectura feminista de las relaciones de pareja y de los conceptos con que las construimos; y toda una tarea de documentación, rigurosamente citada en cada viñeta cuando corresponde, que se resume en una bibliografía final. El libro de Strömquist es, en realidad, un ensayo. Gráfico, pero ensayo al fin y al cabo. Lo estructura en capítulos de longitud desigual en los que centra el foco en un tema concreto como, por ejemplo, los peores novios de la historia, donde, presentado como concurso, expone qué hombres célebres se llevan la palma en el mal trato (e incluso maltrato) que han dado a sus parejas. U otro capítulo dedicado a los sentimientos de la princesa Diana de Gales (en alusión al título de la obra), de tono más abstracto; o capítulos absolutamente ensayísticos dedicados a la evolución de las parejas y del amor.

Es, por tanto, una obra densa, con páginas en blanco y negro de dibujo sencillo, de aire naif, pero abarrotadas de texto y de teorías sociales, políticas, antropológicas, psicológicas… alrededor del mundo del amor romántico. El estilo de la autora, combinado con ese rigor del que hace gala, convierten este cómic en una opción perfecta para delectarse a la vez que se reflexiona de manera crítica, con una propuesta concisa mediante su dibujo, acerca de cuestiones, actitudes, situaciones que todos reconocemos y con las que nos identificamos.

El único pero, tal vez, sean las numerosas referencias culturales suecas, alejadas del lector español, que no conoce quién sea el presentador de moda o el cantante de turno. Pero gracias a las notas de la traductora, Alba Pagán, incluso esos detalles que vinculan el libro con el presente inmediato de su escritura quedan bien resueltos.

Los sentimientos del príncipe Carlos es el segundo cómic de la autora aparecido en nuestro país, después de que la misma Reservoir Books reeditara el año pasado El fruto prohibido (publicada originalmente en 2014), una obra que Strömquist dedica a la historia cultural del aparato reproductor femenino.

Dejar respuesta