Farrell: “Me encantaría que se celebrase una Copa del Mundo de mi disciplina en España”

0
126

Jan Farrell es el actual campeón del mundo de velocidad de esquí. De origen británico, vive en España desde los cinco años. Además es el director de la empresa Liberalia y en esta entrevista nos habla de su vida como profesional del deporte y de su forma de compaginar sus dos factores más importantes: esquí y Liberalia.

Buenos días. Primero darle las gracias por haber concedido esta entrevista a La Huella Digital, teniendo en cuenta que acaba de empezar la temporada. En España, el kilómetro lanzado no es un deporte conocido. ¿Qué fue lo que hizo que quisiese practicar este deporte?

Empecé compitiendo en esquí Alpino y ski Cross hasta que en 2011 competí por primera vez en kilómetro lanzando y me enganché. Empecé noveno del mundo en 2012, quinto en 2013, hasta conseguir el primer puesto en 2014 convirtiéndome en Campeón de la Copa del Mundo SDH. Siempre me había sentido atraído por la velocidad, cuando era pequeño me tiraba ya en línea recta por todos lados, mis padres se preocupaban bastante (risas). Siempre he dicho que girar es frenar.

Fotografía cortesía de Jan Farrell./ Víctor Moscardó
Fotografía cortesía de Jan Farrell./ Víctor Moscardó

También relacionado con la pregunta anterior, ¿hubo alguna persona que le incitase a ello?

Al mundo del esquí sin duda me incitaron mis padres. A los dos años me pusieron unos esquís por primera vez. Mi padre era alpinista y me pasé toda la infancia yendo a las montañas. Con cinco años nos fuimos a vivir al País Vasco, y siguió llevándome a la montaña y a esquiar cada vez que podíamos.

En los últimos años ha ido subiendo puestos en la competición a gran velocidad hasta llegar a ser el primero. ¿Qué sensación se le queda tras todo el esfuerzo?

Pues una sensación excepcional. Cuando te preparas día tras día, año tras año para conseguir un objetivo y finalmente lo alcanzas el sentimiento de satisfacción es indescriptible. Pero también algo efímero, porque al poco tiempo ya estaba pensando en el próximo reto y como volver a superarme.  

No solo se dedica de forma profesional al Kilómetro Lanzado, sino que además dirige una empresa que creó a los dieciocho años. ¿Qué le instó a crear una empresa a edad tan temprana?

La idea de crear, desarrollar, el afán de superación y de competición que se dan en el deporte son valores positivos que traslado al mundo laboral. Siempre he sido muy inquieto, sumergido en proyectos diversos y reconocí por aquel entonces lo que creía un nicho de mercado… y en septiembre Liberalia cumple ya 13 años.

Ser un profesional deportivo y además director de una empresa, debe hacer que su vida sea muy ajetreada. ¿Qué es lo que más le cuesta compaginar?

Pues la verdad que no es fácil, aprovecho cada segundo de tiempo ¡hasta trabajando en los remontes entre bajada y bajada! Cuando estoy entrenando fuera de casa me levanto antes que todos los demás para planificar el día en la oficina y me acuesto contestando a los mails del día; cuando estoy en la oficina, tengo un ski room y a veces entre reuniones tengo que pulir y encerar los esquís…Los dos mundos se entrelazan de alguna manera en mi día a día.

Continuando con esto, muchas personas abandonan su actividad deportiva por verse incapaces de compaginarlas con el trabajo. ¿Qué diría a estas personas?

No debe ser nada fácil tomar esta decisión, pero es comprensible en cuanto que si además añades a la combinación tener una familia, hijos… debe ser un reto poder seguir adelante con todo.

He preguntado a varias personas sobre si sabían de la existencia del kilómetro lanzado, y la gran mayoría ha afirmado que lo desconocían. ¿Crees que esto se debe a que es España no se practica este deporte o que el kilómetro lanzado es también víctima de la sombra que crean los medios de comunicación con el fútbol en España y otros países?

Puede haber algo de ambas cosas. El kilmetro lanzado es un deporte bastante minoritario dentro de lo que es el esquí, donde el esquí alpino es el más conocido y además, no existen tampoco muchos deportistas españoles que lo practiquen o clubes que lo apoyen. Se añade a esto que en España el esquí es un deporte muy condicionado por las estaciones, básicamente se practica sólo en invierno, pero en países como Austria o Canadá el mundo del esquí tiene muchas más visualización porque se practica todo el año.

En su página oficial aparecen diversos objetivos que tiene de cara al futuro y nos gustaría preguntarle sobre ellos. Entre sus objetivos se encuentra la idea de reinventar el kilómetro lanzado y la idea de velocidad sobre el público en general. ¿Qué es exactamente lo que pretende conseguir con esto?

Pues se relaciona un poco con la pregunta anterior. No existe para el kilómetro lanzado una creación de contenidos de calidad ya que al no ser un deporte mayoritario no existe un interés por crearlo y cuando se crea, las bases que se toman son por ejemplo las del esquí alpino. Nosotros llegamos a alcanzar velocidades superiores a los 200km/h en una bajada de 20s, aceleramos de 0 a 100 km/h en menos de 4s, grabar contenido de calidad y donde se aprecie además la velocidad, la pendiente, la sensación que se tiene sobre los esquís… todavía no se ha logrado pero estamos trabajando en ello.

Una de las cosas que más me llamó la atención entre sus objetivos fue que en las próximas tres temporadas le gustaría batir siete récord Guinness. ¿Cuáles son?

Pues todavía tengo prohibido desvelarlos, a excepción del primero que ya lo hemos hecho público y será el de descenso en duna sobre unos esquís, que está en los 92,12 km/h. La fecha exacta no se sabe pero seguramente sea en primavera. Lo que sí te puedo adelantar es que todos los récord están relacionados con la velocidad, como podíais esperar (risas).

Por último, otro de sus objetivos es llevar un evento de la Copa del Mundo de kilómetro lanzado a España, Islandia, Argentina y Chile. ¿Por qué a esos países concretamente?

En España obviamente porque es el país donde vivo y me encantaría que pudiese celebrar una Copa del Mundo de mi disciplina, tenemos muy buenas pistas de nieve y sería un orgullo correr en casa. El resto porque  son países con montañas espectaculares que ofrecen unas condiciones inigualables para una competición. Por ejemplo en Argentina se encuentra la que considero la pista perfecta: más inclinada que Vars, con más desnivel que Les Arcs y con una salida potencial a casi 4000 metros, el cóctel perfecto para un nuevo récord del mundo.

 Muchas gracias por todo y suerte en su próxima temporada.

Dejar respuesta