Falta de estilo propio

2
217

Un conocido me dijo hace poco que mi estilo a la hora de escribir no era especialmente destacable, ni original y que era uno más entre otros. Lo definió como “el estilo de Alfonso Usía con menos vocabulario y menos mala leche”. Vamos, que no le gusta. Evidentemente cualquier crítica es bien recibida ya que hay que seguir aprehendiendo y, además, para gustos existen los colores. Así que, igual, seguramente, posiblemente, este conocido tiene toda la razón del mundo. Aunque no quiera usarlo como justificación, cierto es, que no le puedo dedicar todo el tiempo que quisiera al arte de escribir. Normalmente mi parcela del día para redactar artículos suele ser nocturna acompañada de cantidades extremas de sueño y algún que otro bostezo. Y como, normalmente, quienes critican mis textos son los seres que me dieron la vida y que me quieren a pesar de los pesares y por encima de todo, no suelen ser muy voraces para no hundirme en la miseria. Eso sí, nunca pasan por alto mi mala manía de escribir sin tildes. Muy mala, por cierto. La cuestión es que esta persona me dio alguna que otra idea para que mis artículos llamarán más la atención.”Consejos para ser rica y famosa” los llamo.

Medio en broma, medio en serio me propuso buscar un nuevo enfoque para lo que escribo. Y dado que el partido de hoy del Real Madrid no he podido verlo por: motivos estudiantiles (un examen de historia del periodismo que me trae de cabeza), motivos económicos (no hay dinero para pagar el plus), por motivos técnicos (Internet me ha echado a los quince minutos de partido por “sobrecarga en la línea”) y por motivos profesionales (desgraciadamente el Real Madrid no me concede ni un solo pase de prensa para ningún partido y una entrada supera mi presupuesto mensual de treinta euros, además que el partido de hoy era en las Canarias). He decidido leer las crónicas y ver los resúmenes (goles y jugadas polémicas) de televisión, para hacer una versión totalmente innovadora (con permiso concedido por el propio creador de la idea) y bastante alocada, casi desquiciada. Así que por primera vez en varios meses no esperen encontrar nada parecido a lo anterior. Probemos a ver qué tal se me da esto de innovar. Empiezo proponiendo el supuesto punto de vista del césped sobre el encuentro (nadie tiene mejor perspectiva de lo ocurrido): “pues yo solo puedo decir que…me han pisado mucho y el árbitro, no solo no ha pitado penalti, sino que encima se ha unido a la falta”. Las declaraciones se han quedado cortas porque estaba bastante enfadado. Al ver que no era suficiente he acudido a las porterías, ellas también tienen una buena vista de lo que pasa en el terreno de juego: “pues mire, yo he visto un partido muy bueno, no han jugado mal y, al menos ,a mí solo me han golpeado dos veces. Así que me voy contenta a dormir” comentaba una, la otra algo alterada nos decía que ella, sin embargo, se llevaba tres moratones y se lamentaba por “sus chicos” porque se han ido cabizbajos. Recordemos que el Madrid jugaba hoy contra el Tenerife en casa del equipo canario. No he podido sacar mucha más información ya que, ambas, han confesado no entender mucho de fútbol, les aburre, ellas prefieren ir al cine o hablar sobre los vecinos. La versión que me ha dado el esférico no la puedo reproducir por exceso de palabras mal sonantes. Haré un breve resumen, algo modificado, en el que transmito la amarga queja del balón por ser tratado como a una simple pelota. También debiera haber intentado entrevistar al árbitro, pero suelen ser seres parcos en palabras. Intentan, no siempre lo consiguen, pasar desapercibidos. Seguro que en Tenerife esta noche se acordaran bien de Rafael Ramírez Domínguez por ese penalti que ha pitado. Hay que aclarar que, sea o no penalti, para el equipo que recibe la pena máxima, y por tanto también a su afición, siempre les parecerá que el colegiado necesita una gafas, prismáticos o un cerebro para entender que ese leve empujón, ese brazo que para sin querer queriendo el balón o esa patada que ha roto una pierna “¡en la vida!”, repito, “¡en la vida puede ser penalti!”. Total lo único que les puedo decir esta noche es que el Real Madrid ha ganado por cinco goles a uno al Tenerife. Y respecto a mi innovación, sinceramente, creo no haber conseguido que el artículo sea más atractivo, ni mejor, que otras veces. Debe ser que no soy un genio literario y que tendré que conformarme con el titulo de: escritora de andar por casa. Releyendo lo escrito no me convence. Pero como dice el refrán “en esta vida hay que probar de todo”. Así que el Madrid y yo estamos en la misma situación, ninguno de los dos hemos encontrado, aún, nuestro estilo propio. El Madrid gana pero sin que su juego sea lo que debiera ser, o lo que todos queremos que sea. Los periodistas deportivos titulan que arrasan con su contra-ataque pero precisan que no brilla especialmente el juego que hacen y vaticinan que habrá noches de goleadas, pero también amargas derrotas. Y yo, de vez en cuando, pongo todas las tildes necesarias y escribo alguna frase mágica que le da cierto toque a mis crónicas corrientes. Investigaré que falla y que falta en mis noticias, supongo que el Madrid también lo hará. Y aprovecho para disculparme con mi conocido, si es que lee también esta reseña, te prometo que lo he intentado, pero de momento creo que no seré famosa y, desgraciadamente, tampoco rica.

Fuente de la imagen
www.as.com

2 Comentarios

  1. jajaja. Muy divertido el articulo. Ademas de divertido se une la sinceridad de admitir que no has visto el partido no como muchos que critican un partido habiendo visto solo los resumenes y ademas les pagan por ello. Creo que deberias haber insistido mas a los postes, sabian mas de lo que han contado.

Dejar respuesta